Pepe Mostachos

China es uno de los pocos países donde todavía queda un lugar que homenajea a José Stalin. Antes, hubo muchos sitios en el mundo, incluso ciudades enteras, que adoptaron el nombre del gran purgador, pero en los años 50 y 60, cuando hasta en la URSS lo consideraron un gobernante desastroso, muchos cambiaron el nombre. (Por ejemplo, la rusa Stalingrado volvió a llamarse Volgogrado, aunque la Batalla de Stalingrado siempre se conocerá por ese nombre).

China nunca bautizó una ciudad como «Stalinzhou», «Stalincheng» o «Stalinjing», que a lo mejor hubiera sido la opción, pero sí tuvo, y continúa teniendo, un parque llamado Stalin (Sidalin Gongyuan). Se encuentra en la ciudad de Harbin, en el extremo noreste de China, cerca de Rusia. Ya la he nombrado en el blog otras veces: es famosa por sus edificios de influencia arquitectónica rusa, por su frío (hasta 40 bajo cero en invierno) y por su Festival del Hielo.

El parque Stalin está a orillas de un río, el Songhua, bastante peligroso por sus deshielos. En el parque hay estatuas de nieve y hielo en invierno, bares y restaurantes, un paseo al lado del río, y varias casetas de madera con aspecto ruso. No recuerdo mucho más porque las dos veces que lo he visitado hacía un frío que congelaba los mocos, y no me entretuve mucho contemplándolo.

Resulta curioso que China conserve algo dedicado a Stalin… Se me ocurren dos teorías para ello:

1) China y la URSS fueron muy amigas en la época de Stalin. Cuando murió éste, en 1956, llegó Kruschev al poder, y soviéticos y chinos comenzaron a distanciarse, por muchas razones que sería largo de explicar aquí. En esa época la URSS comenzó a desestanilizar nombres de ciudades, calles y otros lugares, allí y en otros países de Europa Oriental, y quizá fue entonces cuando los chinos, por JOROBAR, pusieron al parque ese nombre y lo mantuvieron a capa y espada.

2) En chino, «Stalin» se dice «Sidalin», formado por los caracteres «si», «da» y «lin». El carácter «lin» significa «bosque», por lo que queda bastante bien para llamar a un parque. Quizá ese «lin» ha hecho que el nombre perdiera toda su connotación política, y que los chinos, al pasear por ese parque, piensen en un «Bosque de Sida» más que en un viejo bigotudo que vivió hace más de medio siglo.

Por si acaso, aclaro que en chino «Sida» no es una enfermedad. Ellos la conocen como «Aisi», que viene de «AIDS».

Mao y Stalin, Stalin y Mao… Dos tipos bien peligrosos, pero que sin embargo no causan la misma animadversión que otros dictadores como Franco, Mussolini, Hitler… La prueba es que de estos tres últimos no se suelen hacer relojes para los turistas…

1 Comment

  1. Enviado por Santi
    (Contacto Página)
    [COMENTARIO PERSONAL OFFTHERECORD] yo que tu borraba el ultimo comentario, porque sino algunos te llamaran facha. [OFF]

    Te falta el amigo Fidel, jeje. Por cierto, que hay un restaurante en DongZhimenwai que se llama «el che» y que han abierto hace poco. No lo he probado pero me han dicho que esta bien.

    ~~~
    Enviado por Raquel
    (Contacto Página)
    Mira, en Korea (la del Norte) habra aun mas «recuerdos» de Stalin. No estoy muy segura, pero creo que aqui en Rusia en algunas ciudaditas lejanas se puede encontrar un monumento a Stalin (o al Caudillo, como lo solian llamar). lo importante es si la gente se da cuenta de quien era esta hombre.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Santi: huy, se me ha escapado el off the record… no, no, que nadie se equivoque, yo no digo que Mussolini, Franco y Hitler fueran buenos, sino que Mao y Stalin eran tan malos como ellos.

    Muy buena la comida del A-Che.

    Raquel: Sí, dicen que Corea es todavía un régimen estalinista, pero nunca he entendido muy bien a qué se refieren con ello.

    ~~~
    Enviado por Santi
    (Contacto Página)
    no me referia a que tu fueras facha, sino a que ultimamente hay mucha mania de defender segun que personajes de la historia solo porque son de izquierdas y llamar facha al que no piensa como ellos.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    no creo yo que se forme un debate político tan extremo si lo único que he dicho yo es que se hacen relojes de Mao y de Stalin. Pero bueno, de todas formas, tampoco creo que haya mucha gente, ni siquiera muy de izquierdas, que todavía elogie los regímenes de Mao y Stalin (aunque el tema Fidel Castro sí es más complicado). Una cosa es ser de izquierda y otra ser de extrema izquierda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.