Pequeña historia musical de Pekín

Hay ciudades del mundo a las que les gusta salir mucho en las canciones contemporáneas. Nueva York, París, Roma, Las Vegas… Pekín, la ciudad desde la que se escribe este blog la mayoría de las veces, no ha sido tan asidua del pop o el rock internacional, aunque sí exista más de una canción sobre ella en mandarín, para el público chino. Por ejemplo, la popular One Night in Beijing, que han interpretado desde los 90 varios grupos chinos.

Quizá el artista chino que más y mejor le ha cantado a Pekín es Wang Feng, que empezó su carrera en los 90 y desde entonces ha dedicado a su ciudad natal varias canciones, entre ellas Buenas noches Pekín y Pekín, Pekín, temas que pongo a continuación.

Pekín, por tanto, ha sido tradicionalmente inspiración sólo para el mandopop (pop en mandarín), aunque en los últimos años la cosa está cambiando y la capital china se está internacionalizando un poco musicalmente, aunque sea gracias al auge de internet y los memes.

Quizá la primera foránea que se atrevió con Pekín en su música fue Katie Melua, con una bonita canción llamada Nueve millones de bicicletas, en la que la chica afirmaba que ése era el parque ciclístico de la capital china (no se sabe si se había basado en datos demográficos o lo había dicho a ojo). Recuento de bicis aparte, la canción no tenía tampoco mucho que ver con Pekín, pero bueno, fue un bonito inicio de la ciudad en el mundo de la música moderna internacional.

Tres años después, Pekín sería durante unas semanas la capital mundial del deporte, por los Juegos Olímpicos, y quién sabe si aprovechando esa coyuntura un cantante amateur sacaba máximo provecho a una versión karaoke de una canción de Joaquín Sabina para grabar en la primavera de 2008 Pongamos que hablo de Pekín. Ese «artista» era yo, para qué seguir hablando en tercera persona. Qué morro, diréis, es ponerse a uno mismo en una antología musical, pero es lo que tiene tener blog propio, que uno abusa todo lo que quiere y más. Y oye, que fui de los primeros laowais en cantarle a Pekín, tiene su mérito…

Poco después, un gran elenco de celebridades chinas entonaría una canción que al menos en Pekín escucharíamos sin parar todo aquel verano olímpico: Pekín te da la bienvenida, el tema oficial de Pekín 2008. Y no estaba mal, fue para los pequineses lo que el temazo de Freddy Mercury y Montserrat Caballé representó para los barceloneses en 1992.

Tras ello Pekín, ley de vida, volvió a pasar a un segundo plano internacional y musical, aunque en los últimos años, gracias a algunos fenómenos interneteros y a la llegada de auténticos monstruos musicales a la comunidad extranjera de Pekín, ha habido interesantes experimentos. Pekín, sin ir más lejos, tuvo sus propias versiones del Gangnam Style en otoño de 2012, de las que quizá la mejor fue realizada por unos estudiantes extranjeros que bautizaron a su obra Laowai Style.

Poco después, en febrero de 2013, el gran encargo a los frikis de todo el mundo fue crear versiones del Harlem Shake. En Pekín hubo muchas, aunque posiblemente la más visionable y la de sabor más pequinés (aunque sea por la puerta que aparece de fondo) fue ésta.

Meses después, llegó la que seguramente es la mejor canción sobre Pekín que se ha hecho en inglés, aunque en realidad sea una versión del New York State of Mind de Jay Z y Alice Keys. Gran letra, y excepcionales cantantes, ayudaron a que el Beijing State of Mind nos llegara a los pequineses al corazón.

En el inicio de 2014, se repitió en cierta manera el fenómeno del Gangnam Style o el del Harlem Shake con el magnífico tema Happy: gentes de todo el mundo hicieron sus propias versiones, y en Pekín también tenemos una muy guapa, eso sí, envuelta en el clásico smog invernal que sufre esta ciudad.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.