Playmobido por la emoción

 

Tengo unos pocos de remordimientos porque la semana pasada no dediqué ningún post a homenajear al inventor de los clicks de Playmobil, que falleció el 30 de enero. Los famóbiles (en España se llamaban así, creo que porque la alemana Playmobil entró en el mercado español asociándose con Famosa) fueron mi principal juguete en la infancia, y además tenía muchos, porque heredé decenas de mis vecinos. ¡Que digo mi principal juguete, fueron una de las bases de mi educación! Recuerdo que con ellos organizaba olimpiadas, y que el equipo chino lo formaban aquellos clicks que tuvieran camisa y pantalón amarillos. Ah, qué tiempos, pero están ya muy lejos. Soy tan viejo que mis primeros famóbiles no tenían manos, para qué os voy a contar más.

Curiosamente, entre los muchos clicks que tuve no hubo, que yo recuerde, ninguno chino, aunque hacía pasar por orientales a los blancos vestidos de amarillo. Sí hubo algún famóbil negro (con la boca y los ojos blancos) y algún árabe (con barba de quita y pon, y sin bigote). Pero ningún oriental. Creo que por aquel entonces Playmobil no producía ninguno.

Playmobil ha evolucionado mucho con los años, y aunque todavía no presta demasiada atención a Asia como tema para sus colecciones, sí que hay algún oriental metido en la colección medieval, o algunas otras. Hay por ejemplo una familia asiática (el padre, cómo no, tiene una cámara), aunque me imagino que no debe ser china porque tiene dos hijos, no uno.

También hay una especie de emperador chino, un khan mongol, un karateka y un ninja japoneses, y hasta una familia de pandas:

(Este karateka es un poco raro, porque tiene pelo en el pecho

y los asiáticos suelen ser más bien calvos en esa zona).

He de decir que los Playmobil no parecen muy populares en China, aunque venderlos los venden en algunos centros comerciales. Les pasa lo que a los Lego, que también tienen poco éxito en el país asiático: su precio suele ser bastante mayor que el de los juguetes fabricados en China, y a los niños chinos, con tanto que les hacen estudiar, les compran pocos juguetes.

PD: Para este post me ha servido de mucha ayuda una bizarra web dedicada exclusivamente a la forma en que los asiáticos son inmortalizados en los juguetes occidentales, sobre todo en el mercado de EEUU.

PD 2: ¡Rodillas para los famóbiles ya!

1 Comment

  1. Enviado por Quijote
    (Contacto Página)
    Pues yo con los playmobiles no jugaba mucho. He de alegar en mi dafensa que soy más joven (18 años) y yo he jugado mucho (pero que mucho) con los Lego, y me lo he pasado teta con ellos.
    El otro día vi el Lego más caro del mundo, el Halcón Milenario (en Star Wars, la nave esa gigante, la que es esférica no, la otra): 599 € (en el Corte Francés).
    Dejo enlace: mirad el precio!!
    http://shop.lego.com/ByTheme/Product.aspx?p=10179&cn=416&d=322

    ~~~
    Enviado por Aorijia
    (Contacto Página)
    La verdad es que las caracterizaciones de «lo asiático» en estos juguetes me parecen algo estereotipadas.

    La «familia asiática» (he buscado en esta página: http://is.gd/iXhA) se representa con el pelo oscuro y los ojos en media luna; el papá, con su cámara de fotos, y la mamá con su guía de viajes (han de ser japoneses o de Corea del Sur, no hay otra). El resto de las familias que hay en la página, también están representadas por su etnicidad; son familias homogéneas (ejemplo: el hispanito con la hispanita y con sus hijos, «la parejita» de niños hispanos). Además, los hijos se representan con el juguete que les determina las gónadas con las que nacen (la niña con la muñeca y el niño con el balón, y así con todas las familias).

    -Sí, el crío en casa puede mezclar como le venga en gana, pero la imaginería inicial propuesta por Playmobil no se sale de los paradigmas tradicionales, por más que pongan a las familias atuendos contemporáneos-

    Creo que voy a seguir…

    ~~~
    Enviado por Aorijia
    (Contacto Página)
    El muñeco que más me ha impresionado es el ninja, un fumanchú de ojos diabólicos, perillita y rictus de pocos amigos…

    No me hagáis mucho caso; es sólo por buscar tres pies al gato 🙂 A mi hija le regalaré el barco pirata; siempre me moló, pero los Reyes sólo me echaron un Nenuco tras otro.

    ~~~
    Enviado por Sak
    (Contacto Página)
    Inolvidables los famobil (o playmobil después), aún recuerdo mi barco pirata, la de batallas anacrónicas que tenía con un pequeño barco de recreo actual y los vaqueros por allí metidos cargándose piratas.

    ~~~
    Enviado por luise
    (Contacto Página)
    mas que rodillas codos,que ni una cervecica se pueden llevar a la boca

    ~~~
    Enviado por Dani
    (Contacto Página)
    Dios, Chinochano, me encantan estos posts tan frikis… Insuperable.

    ~~~
    Enviado por Nacho
    (Contacto Página)
    Jajaja lo de las rodillas me ha recordado a un chiste.

    Entra un click de Famobil (o lo que es lo mismo, un Playmobil) en un bar y le dice al camarero:

    -Ponme una copa
    -Claro, ¿de qué?
    -De lo que sea. Total, me la voy a tirar por la espalda…

    ~~~
    Enviado por Nacho
    (Contacto Página)
    Jejejej, no habia leido tu comentario Luise, veo q tu ya te lo sabias.

    Mi favorito sin duda era el Barco pirata seguido muy de cerca por el castillo medieval.
    Larga vida a los clicks!!!

    ~~~
    Enviado por Ana
    (Contacto Página)
    Para los amantes de estos clicks…un día pasando por una juguetería ví uno en un escaparate, de tamaño «gigante», o sea, de 1,3 m. No conseguí que me lo vendiera pues era de «adorno», pero contactando con la «casa» direcatmente, lo pueden vender: 300€.

    Las Barbies, otro clásico, acaban de cumplir 50 años…¿hay versiones orientales???

    ~~~
    Enviado por Clara
    (Contacto Página)
    Buena pregunta, Chano, ¿has visto por esas latitudes a Barbichina? A mi hija estoy segura de que le encantaría.
    Saludos, Clara.

    ~~~
    Enviado por eva
    (Contacto Página)
    Lo del karateka de pelo en pecho es un homenaje a Chuck Norris, ¡seguro! 😉

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Quijote: yo, y creo que muchos de mi generación, fuimos más de Tente, pero claro, la marca multinacional batió a la local…

    El chiste del playmobil, un clásico, sí señor. Me recuerda al del esqueleto que entra a un bar y pide «camarero, una cerveza y una fregona».

    Clara y Ana: aquí tenéis varias Barbies asiáticas:

    http://www.kattisdolls.net/faces/bethnic2.htm

    o esta, cuya visión me turba bastante:

    http://www.barbiecollector.com/images/showcase/products/20866_9993_main.jpg

    ~~~
    Enviado por Clara
    (Contacto Página)
    Esas barbichinas son preciosas, intentaré comprar una y darle la sorpresita a mi princesa. No me extraña nada que te turbe bastante … es preciosa ji ji ji
    Saludos, Clara.

    ~~~
    Enviado por Yulong
    (Contacto Página)
    Que recuerdos!! Pues yo en cambio crecí con los cliks de playmobil, parte de lo que soy (y de lo que no soy) se lo debo a ellos!! (a los sin manos articuladas). Me alegro que alguien más hiciera olimpiadas con los clicks, llegué a tener más de 200!. Por supuesto los amarillos eran China, los azules italia, rojos España….el negro del barco pirata, el verde y el naranja eran el triunvirato que mandaba en mi mundo playmobil, por eso de que eran casi imposibles de conseguir. Tb hice con ellos mundiales de futbol, saltos de trampolin en la bañera, justas medievales, maratones y carreras de caballos por la casa (con garbanzos y dado)…que recuerdos….¡y que viva el barco pirata!

    ~~~
    Enviado por Yulong
    (Contacto Página)
    Hablando de barbies chinas…merecen la pena la colección de «Barbies» de las 56 minorías etnicas con sus trajes típicos…yo Kens vi bastantes menos…aqui he encontrado una foto…
    http://www.vagamundos.net/2006/img/p2050020_dali_barbie_bai.jpg

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    casualidades de la vida, he encontrado este video que menciona la maldición de los playmobiles:

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.