Poca Asia en Brasil

El Mundial sigue dominando las conversaciones y el ambiente de las calles, al menos en Pekín, quizá en España no lo estéis siguiendo ya tanto…

Me llama la atención de esta Copa del Mundo, junto a la gran decepción de la Roja, la paupérrima participación que han tenido los países asiáticos (o mejor dicho, los que representaban a la confederación asiática, pues también entre ellos debe contarse a Australia).

Australia, Irán, Japón y Corea del Meridión.

Entre los cuatro equipos no han logrado ganar ni un sólo partido (Australia perdió los tres) y todas ellas han acabado como farolillos rojos de sus respectivos grupos. Los cuatro combinados juntos sumaron tres puntos (por sendos empates), por lo que ni sumándolos todos dan como para pasar hipotéticamente la primera fase, y encajaron la nada envidiable cantidad de 25 goles. Asia vuelve a ser lo más débil del mundo, futbolísticamente hablando, tras el pequeño arreón que dio la pasada década, gracias sobre todo al Mundial de Japón y Corea 2002.

Sus partidos han sido de lo más olvidable del Mundial, con la honrosa excepción del Holanda-Australia, en el que los «socceroos» llegaron a jugar de tú a tú con la Naranja Mecánica durante algunos momentos del partido. Quitando eso, nadie se acordará de la participación de ninguno de los cuatro equipos: ha sido tristísimo. Como mucho podremos decir que los fans japoneses fueron los más locamente vestidos en las gradas brasileñas, y que los iraníes protagonizaron una de las anécdotas de los primeros días de torneo, al conocerse que su federación estaba tan mal de presupuesto que había pedido a los jugadores que emplearan la misma camiseta para todos los partidos (por supuesto, al final de los encuentros no podían cambiársela con los rivales).

Qué gran diferencia con el pasado Mundial 2010, en el que Asia estuvo bastante más presente… Japón y Corea del Sur pasaron entonces a octavos (donde cayeron por poco, respectivamente, ante Paraguay y Uruguay). Los japoneses, en concreto, marcaron algunos de los goles más bonitos de Sudáfrica, aquellos de Honda y Endo… Australia no pasó a octavos pero casi lo consiguió, sólo se lo impidió la diferencia de goles frente a Ghana. Ah, y Corea del Norte fue la peor selección de aquel campeonato, pero al menos le puso color al torneo con los lagrimones de su jugador Jong Tae-se cuando sonaba el himno norcoreano, la goleada por 7-0 ante Portugal, el gol que le marcaron a Brasil, la hinchada de falsos seguidores norcoreanos que en realidad eran chinos…

A ver si en el Mundial de Rusia 2018 la confederación asiática está un poco más presente, porque además algunos partidos, aunque sean poquitos, serán en Asia… Una de las sedes en 2018 es la ciudad de Yekaterinburgo, que está geográficamente en la parte asiática de Rusia (por poco, porque está tan sólo unas decenas de km al este de los Urales, las montañas que separan ambos continentes).

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.