Popurrí de tontás

Tenía guardadas en el ordenador fotos de cosas que me han parecido curiosas yendo de viaje, paseando por Pekín o simplemente navegando por internet, todas ellas a la espera de que un día decidiera que tenían suficiente enjundia como para protagonizar un artículo en esta web. Pasaban los días, las semanas, los meses, y seguían allí, señal de que su salida al exterior podría no ocurrir nunca.

Sin embargo, estos días en los que la política española se ha vuelto a poner intensita, con crisis de Gobierno y mociones de censura, son un buen momento para relajarse un poco aquí, así que he pensado liberar esas imágenes todas de golpe, con breves explicaciones a pie de foto de cada una para intentar explicar por qué las guardé. Son las siguientes:

Cartel de la II Guerra Mundial en Australia, en el que se animaba a luchar contra la invasión japonesa metiendo miedo ante la posibilidad de que los australianos acabaran siendo esclavizados y tuvieran que tirar de los rickshaws de sus amos japoneses. Irónicamente, no parecía mal en aquella época que los asiáticos transportaran a hombres blancos en esos mismos rickshaws.
Estos anuncios tan cutrongos de un licor chino capaz de recrear con sus botellas armas de los tres ejércitos se pudieron ver bastante tiempo en el metro de Pekín.
Mítico momento de la película Forrest Gump -sólo duraba unas décimas de segundo- en el que el inolvidable protagonista agarraba una paleta de tenis con la cara de Mao.
Óptica de mi barrio que tiene un nombre seguramente japonés, pero que en español sería ideal: “Aojo”.
Está de moda hacer fotos a juguetitos en sitios bonitos, así que yo le hice ésta a una ranita de hojalata en la Ciudad Prohibida.
No sé por qué se prestó a un curro tan soso, pero Leonardo Di Caprio ha hecho en meses pasados publicidad de una web china de venta de coches de segunda mano que podía verse sobre todo en marquesinas y ascensores.
Me fascina, en los supermercados chinos, la cantidad y variedad de setas que tienen y venden. Éstas de aquí son sólo la mitad de todos los estantes que hay en el súper de mi barrio.
En la ciudad india de Amritsar hay una zona donde se conmemora la célebre matanza que en esa ciudad perpetró el ejército británico contra población civil que pedía libertades. En el lugar hay setos cortados con forma de fusileros.
En una pared de un hotel en Beichuan (provincia de Sichuan) descubrí que en ese establecimiento está prácticamente prohibido todo.
Esta marca china “Trumpchi” creo que intenta seguir la estela de fama del presidente estadounidense.
Los asiáticos le ven siempre formas a las rocas que yo jamás veo, pero en Vietnam vi claramente en este paisaje una cara humana.
También en Vietnam, en las Montañas de Mármol de la ciudad de Danang, vi el Ojo de Saurón en una cueva budista.
Una última foto de Vietnam, con una expresión vietnamita que no sale bien parada al ser leída por un español.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.