Primavera huevera

Hoy, 20 de marzo, es el equinoccio de primavera, que marca de forma científica, aunque no siempre climatológica, el inicio de esa estación de flores y alergias. El hecho ha sido recordado por un diario chino, el China Daily, con esta tierna foto de niños chinos poniendo huevos de pie.

Al parecer, una de esas milenarias leyendas chinas que circulan dice que el comienzo de la primavera es el único día del año en el que un huevo se puede poner en esta postura, sin necesidad de darle un golpe como hizo el famoso navegante Cristóbal Colón. He probado en mi casa y, en efecto, no he tardado ni cinco minutos en conseguir algo que en el pasado había intentado sin éxito:

Al buscar en internet información sobre este fenómeno y sus posibles explicaciones, ya fueran legendarias o científicas, me he encontrado con un buen libro del tristemente desaparecido Martin Gardner (el Eduard Punset estadounidense, aunque quizá sería mejor decir que Punset es el Gardner español) en el que trata ampliamente esta creencia de los huevos primaverales.

Según explica Gardner, se trata de un maravilloso caso de autosugestión, como en la ouija: quieres creer en algo “sobrenatural”, y tú mismo, casi sin querer, haces que ese algo sea así.

En realidad, con paciencia y buen tino se puede poner un huevo de pie en cualquier día del año, haga frío, lluvia o calor. El asunto es que mucha gente -como yo- sólo prueba a hacerlo hoy, y ésa gente pone más concentración y “fe” en el día de hoy que en otra jornada. Es probable que si mañana me vuelvo a poner (si me acuerdo lo intento) no conseguiré colocar el huevo de pie, pero no por magia, sino porque “no quiero conseguirlo” para que se mantenga esa “magia”.

Gardner también señala que esta creencia tiene su origen en leyendas antiguas chinas, y explica que llegó a Occidente de una forma muy interesante, a través de los corresponsales estadounidenses en China durante la Segunda Guerra Mundial. Él cita en concreto un artículo de la revista “Life”, del 19 de marzo de 1945, firmado por Annalee Jacoby, aunque por lo que dice el mismo artículo, ya en semanas anteriores debieron hacerse eco de los “milagrosos huevos” otros periodistas estadounidenses, quizá los de diarios y agencias.

Sí amiguitos, el de la foto es Einstein!  ¿Qué tiene que ver con los huevos chinos? Luego lo explico.

Ya que estamos, quiero expresar mi admiración por esos corresponsales estadounidenses de guerra que, desde Chungking, entonces capital provisional de China (la actual Chongqing, mi nueva ciudad china favorita), entre noticias de bombardeos, muertes, batallas y obuses, encontraron el tiempo, la energía y el humor para escribir sobre la tradición china de poner huevos de pie. Gracias a gente como Annalee Jacoby (quien falleció en 2002 y fue seguramente la única mujer que informó de la guerra en China) sigo creyendo que el periodismo y el bloguerismo pueden también contar las pequeñas cosas de la vida.

Pero en fin, que me desvío del asunto… Bueno, pues el artículo, que podéis leer también vosotros aquí (está en la página 36) relata el asunto de los huevos -con perdón- y también el revuelo que habían causado en Estados Unidos las noticias de ello, un revuelo tal que hasta el mismísimo Albert Einstein había sido preguntado sobre la leyenda china (de ahí que saliera una foto suya en la página) y expresó su escepticismo.

El artículo de “Life” hasta muestra a portavoces y funcionarios del Gobierno del Kuomintang colocando huevos de pie… ¡No me imagino a los líderes comunistas actuales jugando con huevos, la verdad!

Gracias a ése y otros artículos, el apasionante fenómeno de los huevos primaverales caló en Estados Unidos, hasta el punto que más de medio siglo después todavía hay milagreros, gurús new age y otros hippies que congregan cientos o miles de personas cada 20 de marzo (o cada 21, que hay gente que no se aclara con el equinoccio) para poner huevos de pie en masa.

Una última curiosidad de este cuento: como sabréis, o deberíais saber, el inicio de la primavera no es igual para los chinos que para los occidentales. Los chinos dan por iniciada la estación con el Año Nuevo Lunar, que dependiendo del año cae en enero o en febrero, aunque siga haciendo un frío del carajo. Para ellos, por tanto, el supuesto día ideal para poner huevos de pie está en enero o en febrero, según el año. Sin embargo, aquellas noticias de los corresponsales de guerra en Chungking debieron ser malinterpretadas en EEUU, y entre los estadounidenses lo que quedó es que el día de los huevos erguidos es el del comienzo de “su” primavera, el 20 de marzo (o 21, he de añadir nuevamente). Ya veis: no sólo es una falsa leyenda, sino que se transmitió con errores.

Pero… ¿os acordáis de la foto del principio de este largo post, el de los niños chinos? ¡Si hoy es el inicio de la primavera occidental, no la china! ¡La leyenda viajó de China a Occidente, donde se cambió la fecha, regresa a China cambiada, y los chinos ni se enteran! Lo que puede entretener un rumor…

PD: El comienzo de la primavera ha dado mucho de sí en Pekín: no sólo me ha iniciado en el inacabable mundo de la geometría ovoidal, sino que también nos ha traído una fantástica nevada de un palmo, que además ha compartido mañana con un radiante cielo azul, por lo que la ciudad estaba -cosa rara- preciosa.

Aunque ya he puesto alguna foto en el Grupo de Facebook sobre esa nieve, que por culpa del sol no ha durado mucho, republico (popularo chino) esas imágenes también aquí para el que no visite la red social:

 

Mi bici, casi no la encuentro…
Vista desde mi dormitorio.
Jardines junto a mi casa.
Mi perra Once de incógnito.

ACTUALIZACIÓN (Al día siguiente): Me he acordado, lo he intentado de nuevo… y en efecto, se pueden poner huevos de pie en días diferentes al equinoccio de primavera. Y el color no influye.

1 Comment

  1. Enviado por Jose (Melilla)
    (Contacto Página)
    Esos huevos parecen de gallina pero, pregunto:
    ¿Que pasa con huevos de otros animales?, ¿Se pueden poner de pie todo el año?

    La duda me corroe

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Pues los de codorniz deben ser bien complicados de erguir, pero el resto no creo que haya problemas…

    Me han dicho que cerca de mi casa hay un sitio donde venden huevos de avestruz, igual me compro uno para probar.

    ~~~
    Enviado por Lur
    (Contacto Página)
    Se trata de con paciencia dejar que la yema del huevo haga de base,creo,pero bueno original el tema y preciosa la foto que lo enlaza. abrazos

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    cuando ponga en pie el huevo de avestruz te aviso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.