Prohíban noviembre

Noviembre es para mí un mes maldito. Lo odio con todas mis fuerzas, y no sólo porque en él se suele pasar bastante frío en Pekín (las primeras dos semanas ya refresca mucho, pero la calefacción no llega, por decreto, hasta mediados de mes), sino porque en él se me juntan dos trámites bien odiosos: me caduca el visado y tengo que renovarlo, y me vence el contrato del piso, por lo que tengo también que renovarlo, a menos que quiera cambiarme de casa, lo cual es aún peor.

LA VISA DE LAS NARICES

Por circunstancias que sería aburrido explicar aquí, a mí la visa de periodista (en realidad debería llamarlo “permiso de residencia”, pues desde hace un par de años es lo que nos dan) me caduca a mitad de noviembre, cuando a la mayoría de los juntaletras como yo les vence el 31 de diciembre. Para hacerme una nueva, tengo que conseguir una nueva tarjeta de periodista del Ministerio de Asuntos Exteriores, pero éstas las suelen dar a finales de noviembre o principios de diciembre, por lo que me paso buena parte del mes discutiendo con Asuntos Exteriores para que me den la tarjeta antes que al resto de periodistas, y después con la policía de visados para ver si me pueden hacer un permiso de residencia que me caduque en diciembre del año venidero, no en noviembre, y así el año siguiente no tener que estar rogando otra vez a Exteriores y pasando por las mismas dificultades… No se si se entiende lo que digo, pero tranquilos, que yo tampoco lo entiendo, por lo menos os podéis hacer una idea de lo aburrido y pesado que resulta.

En resumen, que todos los años tengo que dar decenas de explicaciones, siempre se extrañan de mi caso, siempre me lían la manta, y al final acabo igual, con un permiso de residencia hasta noviembre del año siguiente, que 12 meses después volverá a darme los mismos dolores de cabeza. Es mi particular Día de la Marmota.

Este año, algo agotado ya de soportar mi creo que séptimo año consecutivo de discusiones burocráticas totalmente calcadas de años anteriores, me he acercado a la ventanilla policial donde hacen los permisos de residencia permanente, esas deseadísimas “green cards” que podrían librarme de la tortura que cada año me condenan a vivir. Podrían sacarme del Día de la Marmota, podrían llevarme al Nirvana tras reencarnarme una y otra vez en animales desdichados a los que la visa se la han hecho mal…

Pero la señora de la ventanilla me ha dicho que, siendo periodista, no puedo tener permiso de residencia permanente ni aunque pase 80 años en la China. Ante tamaña discriminación, le he preguntado que, si algún día dejo de usar la máquina de escribir Olivetti, qué requisitos debo cumplir para poder tener la green card… Me ha dicho que en ese caso tengo que estar casado con una china cinco años. Así que ya lo sabéis, si alguna está interesada que vaya comprando anillos.

En fin, no me desahogo más, que otros años ya os he contado otros dolores de cabeza causados por el tema visado.

EL PISO DE LAS PELOTAS

El segundo gran problema de noviembre es el que los no propietarios de inmuebles tenemos en todo el mundo, pero bueno, con características chinas. En realidad el contrato de mi piso acaba en diciembre, pero claro, noviembre es el último mes del alquiler anual, por tanto el mes en el que hay que regatear con el casero. Este año las negociaciones han sido similares en dificultad a las que están teniendo en la NBA, porque mi taimado señor de las tierras, que dicen los ingleses (landlord), insistía en subirme el alquiler para el año que viene un 25 por ciento, algo que contrasta fuertemente con lo que me han subido el sueldo en los últimos cuatro años (un 0 por ciento). Absolutamente indignado, me disponía a dejar el piso echando leches, pero tras un vistazo al mercado he comprobado, con gran dolor, que en efecto, los alquileres en esta zona han subido todos más o menos ese porcentaje.

Al parecer, los alquileres en China se están poniendo por las nubes precisamente por las medidas gubernamentales para frenar la burbuja inmobiliaria que hay en el país. En Pekín, el precio del metro cuadrado estaba completamente desbocado, incluso más alto que en España, así que el Gobierno decidió tomar medidas tales como impedir a la gente que comprase segundas viviendas (con muchas excepciones, eso sí) o reducir el dinero que los bancos pueden conceder a préstamos hipotecarios. Ello parece haber contenido los precios de los pisos en venta, pero a cambio ha disparado los alquileres, y aquí es donde me veo afectado.

De todos modos, se ha hablado mucho aquí en China de esas medidas estatales, y no dejo de leer noticias en la prensa china en las que se habla de que cada vez hay menos pisos vendiéndose, que el sector inmobiliario se contrae… Pero, si esto es así, ¿cómo es que las agencias inmobiliarias se han convertido en uno de los establecimientos más frecuentes en las calles de Pekín, hasta el punto de que pueden llegar a superar un día de estos a los mismísimos restaurantes o, esto sí sería histórico, a las peluquerías?

Ayer, por ejemplo, vi en una calle cuatro agencias inmobiliarias, cada una de una cadena diferente, pegadas una junto a la otra. Y le hice una foto a tan sorprendente competencia, aunque fuera una mala foto:

Una de estas cadenas, Home Link (el letrero verde de la foto) es una auténtica epidemia: en la calle donde vivo, Dongzhimen, hay por lo menos cuatro establecimientos en sendas manzanas contiguas (la mía incluida). Y a lo mejor son más, pero no me he recorrido toda la calle para comprobarlo… Pues oye, menos mal que el sector está contraído.

1 Comment

  1. Enviado por Diego
    (Contacto Página)
    Mi estudio en Lishuiquiao nan me cuesta 3.200 yuanes y eso que esta a las afueras de pekin. Estoy ahora en España y voy a volver a pekin la semana que viene. Ahora solo me han dado 60 dias de visado de turista incluso enseñandoles el contrato de casa y me dijeron que dé gracias. Joder, antes me daban 90 dias y sin nada. Aparte, ahora me cuesta 80 euros. Vamos que el visado si que ha subido de precio

    ~~~
    Enviado por Alejandro
    (Contacto Página)
    Todos se quieren hacer de oro y la ostia va a ser muy fuerte…

    ~~~
    Enviado por alvaro
    (Contacto Página)
    Pues a mi los que peor me caen de china son los agentes de esas inmobiliarias. Para mi, mi fecha mas odiosa es el dia siguiente de mudarme a una casa, dia en el cual me doy cuenta que funciona realmente y que no, los problemas de la casa.. haha.. pero sin eso, beijing no seria beijing asi que a disfrutar de los noviembres CHCN!

    ~~~
    Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    El “meiyou wenti” es estribillo oficial, hasta que como dice alvaro te mudas y empiezas a ver que hay mucho wenti, pero a wenti pagado no le hagas ni caso.
    Los precios, caros caros, al menos para lo que es el nivel de vida medio de aqui: Señores entre 3000 y 4000 US$ de renta media anual, y viendo el coeficiente Gini de China, ese numero esta en la categoria de imaginario.
    Con los del visado hemos topado. Curiosamente esta raza no tiene caracteristicas China. Vayas donde vayas son iguales: O bajas la cabeza o te la cortan.
    Chino Chano creo que la green card permanente en Pekin estan pensando equipararla a la loteria, en 5 años 311 tarjetas (igual hasta salimos ganando): 据统计,在京获得永久居留资格的311名外国人中,任职类39人、突出贡献类37人、亲人团聚类123人、侨民换发112人。Eso si, si te toca la loteria e inviertes un paston creo que es mas facil.
    Pero chiquillo, con ese trabajo reaccionario que tienes, running dog of the global imperialist media, y quieres tener una residencia permanente? Yo,en eso,creo que estoy peor que tu.

    ~~~
    Enviado por woni
    (Contacto Página)
    Si te sirve de consuelo te voy a contar lo absurdamente ilogicos que pueden llegar a ser por aquí, a mi parienta (china) para pedir permisos a mis suegros para ir a nuestra boda y para el nacimiento de nuestro hijo, le han pedido el certificado de nacimiento (el de mi parienta) con su sello notarial y traducción (sobre 200 euros), lo malo es que en los tramites del viaje por el parto del niño, no les valía el certificado que ya teniamos, claro, no vaya a ser que de un año a otro (el tiempo que tardo nuestro hijo en nacer desde la boda)mi parienta hubiera nacido en otro sitio o de otra madre; así que de nuevo mis suegros tuvieron que costearse un viaje a pekin y su notario (que al menos nos dio la razón y dijo que era ridiculo que pidieran de nuevo el certificado de algo así ya certificado) y la traducción (que por cierto, no valía la de mi propia parienta aunque sea licenciada en castellano y haya trabajado de traductora y profesora de idiomas entre otras cosas).

    ~~~
    Enviado por Lx
    (Contacto Página)
    Solo puedo desearte muchos ánimos para pasar este terrible mes en el país donde para mi gusto son los más burocráticos en papeleo, rozando la irracionalidad. Jia You!

    ~~~
    Enviado por Jordi
    (Contacto Página)
    Con lo que dices de las agencias immobiliarias a punta pala, aquí en Guangzhou estamos igual. Es un escándalo las que hay en cada esquina. En mi pueblo natal cerca de Barcelona pasaba lo mismo en 2008, ya sabeis que vino después ¿verdad?… no soy economista, pero despues de haber vivido lo vivido en España ya se que es lo que viene despues de esto y ver más gruas y immobiliarias que fruterias. Saludos desde el sud!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    gracias por los ánimos… bueno, el visado ya va más o menos encarrilado, y parece que me han dado la solución para terminar con los apuros de noviembre. Ahora se pasarán a diciembre, jeje… El piso, pues nada, en breve firmo el contrato por 1.000 yuanes más. No quiero ni ver la pérdida de poder adquisitivo que he tenido en un lustro, porque igual me deprimo…

    ~~~
    Enviado por Albertohv
    (Contacto Página)
    Woni, supongo que son “coñazo” por que se nos cuela mucha gente, y luego ya sabemos la basura de leyes que tenemos con los inmigrantes… No obstante tomo nota para evitar que mi suegra venga a vernos a España, jajajajajaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.