Protestas bajo la silla

Después de tres meses trabajando en Ginebra, algo así como la capital mundial oficiosa de los derechos humanos, me he dado cuenta de que es como si me encontrara «al otro lado del espejo» en comparación con cuando vivía en China. Los temas tabúes dentro de aquel país -Tíbet, Xinjiang- son precisamente los que más se tratan públicamente aquí, mientras que aquello de lo que Pekín presume (su poderosa economía, por ejemplo) pasa prácticamente desapercibido. En la entrada de las Naciones Unidas, frecuente escenario de pequeñas protestas de activistas de derechos humanos, ya he podido ver manifestantes tibetanos…

…y también uigures.

Los tibetanos son de momento los más fieles de todos los manifestantes que he visto en Ginebra: celebran su acto de protesta creo que el día 12 de cada mes (no sé si coincide con el día del mes en el que se levantaron contra China en 1959, o algo así) y no fallaron ni siquiera en los fríos y lluviosos meses de diciembre y enero, en los que hubo muchas menos manifestaciones de las que está habiendo ahora que llega mejor clima. En realidad sólo son dos o tres tibetanos, pero como veis montan una buena parafernalia de banderas y fotografías, y reparten folletos a todo el que se acerca a verles.

Los uigures (los de la bandera azul con luna y estrella blancas) eran también muy poquitos, y en realidad estaban manifestándose junto a gente de Azerbaiján (los de la bandera azul, roja y verde) que denunciaban al parecer una masacre que sufrieron a manos de los armenios en los años 90, cuando la guerra aquella de Nagorno Karabakh. Uigures y azeríes, pese a estar separados por miles de kilómetros, comparten etnia y cultura túrquica, como todas las repúblicas exsoviéticas que acaban en «stan» (menos Tayikistán) y como la propia Turquía.

Éstas y otras muchas protestas, en general muy tranquilas y poco concurridas, se celebran en la llamada Plaza de las Naciones, que constituye una de las entradas del Palacio de las Naciones, el recinto donde se encuentran las oficinas europeas de la ONU (que heredó de su antecesora, la Sociedad de Naciones).

En esta plaza se encuentra uno de los monumentos más populares y fotografiados de la ciudad, la Silla Rota, que homenajea a las víctimas de las minas antipersona.

Junto esa silla, que en principio iba a ser una «performance artística» para sólo unos días pero que acabó quedándose allí por su popularidad, he visto ya protestar a todo tipo de gentes y estoy comenzando a coleccionar fotografías de ellos:

Venezolanos contra Maduro.
Bolivianos contra Evo Morales.
Iraníes contra el régimen de los ayatolás (esta es la manifestación más masiva y mejor organizada que he visto).
Chalecos amarillos (los más ruidosos, y curiosamente tocaban pasodobles con una trompeta).
Hazaras (una de las etnias de Afganistán).
Tamiles de Sri Lanka (a veces más que protestas se montan una especie de casetas informativas o de exposiciones de fotos sobre casos de violaciones de derechos humanos).
Kurdos.
Y otra etnia oprimida: los becarios de la ONU, que la semana pasada protestaron pidiendo que a ellos y a otros aprendices del mundo les paguen su trabajo.

No he visto en la plaza protestas de catalanes, pese a que Ginebra es frecuentada por políticos independentistas, aunque Marta Rovira, vecina de esta ciudad tras huir de los jueces españoles, dio hace poco declaraciones con la silla de fondo:

Como veis, no se aburre uno en la plaza, que cuando no tiene este tipo de actos políticos está llena de turistas, con un fuerte predominio de visitantes chinos. Conforme va llegando el buen tiempo estas protestas van aumentando, y últimamente hasta coinciden unas con otras: las de los iraníes, los uigures/azeríes y los tamiles se produjeron el mismo día, por lo que sobre todo los segundos estaban un poco tristes, se veían algo eclipsados por los cantos y la buena organización de la oposición iraní.

Seguiré recopilando imágenes de protestas, pues paso por esa plaza todos los días para ir al trabajo (mi oficina está en el Palacio de las Naciones).

ACTUALIZACIÓN (20-3-2019): Como prometí, sigo recopilando fotos de manifestantes de todo el mundo junto a la sillota. Aquí os adjunto nuevas incorporaciones a la colección:

Sirios opuestos a Bachar al Asad.
Balochis (pueblo de Pakistán, creo que ligado a los iraníes).
Saharauis.
Judíos.

ACTUALIZACIÓN (24-4-2019): En las últimas semanas, pese a que el clima va mejorando en Ginebra, no ha habido demasiadas protestas. Coloco aquí las únicas que he visto últimamente, ambas relacionadas con el Magreb:

Argelinos, que recientemente han logrado que Buteflika deje el poder tras 20 años en él.
Manifestantes de Libia, país donde el conflicto se ha reavivado en las últimas semanas.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.