Puedo prometer y prometo fidelidad al Partit

El primer acto público que los “nuevos” siete líderes del Partido Comunista de China han llevado a cabo (entrecomillo lo de “nuevo” porque dos de ellos, Xi Jinping y Li Keqiang, ya estaban antes) ha sido muy simbólico: visitar el lugar donde hace casi un siglo se fundó el partido, en una antigua casa de Shanghái que hoy en día es un museo y que está, irónicamente, en la zona más pijilla de la ciudad, Xintiandi. Una vez allí, ante una bandera roja con la hoz y el martillo, Xi y sus seis colegas del Comité Permanente han jurado fidelidad a los principios marxistas y leninistas:

Me ha encantao la pose de los siete magníficos, con Xi un pasito por delante de los otros seis para que se vea que es el que manda. Les ha faltado un baile coreografiado a lo girl band surcoreana, pero no se le puede pedir tanto a los cuadriculados líderes chinos…

En un país con menos censura la foto de los siete líderes chinos sería carne de meme, pero en China va a ser difícil que se publique algun photoshop cañero. El artista chino Badiucao les ha puesto una decoración discotequera, pero desde el “exilio”.

La visita de los líderes comunistas a Shanghái ha tenido una víctima colateral: Shanghái. Como siempre pasa cuando Xi va a una ciudad china, esa ciudad tiene que paralizarse para que el presidente pueda pasear tranquilo y solitario por ella. La web Shanghaiist nos ha mostrado hoy imágenes de decenas de avenidas cortadas para que fueran de disfrute exclusivo de los gerifaltes. Qué engorro.

2 Comentarios

    • Supongo que tienen su público… hay gente para todas las ideologías en la viña del señor. A mí me aburren a plazos estos señores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.