Puertas a l’ast

Segundo post del año, y segundo post del año que habla de accidentes, aunque en esta ocasión, afortunadamente, no hay muertes que lamentar… Sí hay, en cambio, que llorar por la pérdida de patrimonio cultural, porque el pasado fin de semana se nos ha quemado en China una bella puerta fortificada con siglos de historia. Es la de la antigua localidad de Weishan, en la provincia de Yunnan. Así era y así ha quedado tras el incendio, que aún no se sabe muy bien a qué se debió:

Es curioso, pero no es la primera vez que a una de estas puertas chinas tan típicas, pertenecientes a antiguas murallas, le ocurre una desgracia en los últimos años. Casi se diría que corren más peligro estos monumentos ahora que en la época en la que se suponía que debían hacer frente a invasores y asedios. Ved, si no, el antes y después de la puerta de Zhengding, otra ciudad monumental (en esta ocasión de Hebei, cerca de Pekín). Unos fuegos artificiales la quemaron a principios de 2010, pocos meses después de que yo me tomara unas cervezas a sus pies:

Y esto no es todo, aunque para el siguiente ejemplo cruzo fronteras y me voy a la cercana Corea del Sur, donde uno de los monumentos más famosos de Seúl, la puerta Namdaemun, fue incendiada premeditadamente por un señor que protestaba por un problema de tierras en 2008 y creyó, lógicamente, que nada mejor para defender sus derechos que poner un buen monumento histórico a la barbacoa:

Al menos esta última ya la han reconstruido, creo.

Jorge Camacho, en Facebook, nos cuenta también que algo similar pasó con una de las puertas de la histórica localidad taiwanesa de Hengchun, que quedó destruida por un tifón:

En fin, que menuda racha, ¿no? Es como si estas puertas, que a veces son el único vestigio del casco antiguo de muchas ciudades en Asia, estuvieran condenadas también a la destrucción.

Inciso lingüístico: en chino, a las puertas, tanto las de casa como estas fortificadas, se las denomina «men», palabra cuyo caracter chino realmente parece una puerta. Aunque más que una palabra es casi un sufijo: todas estas construcciones se llaman «algo-men»

en chino tradicional aún es más puerta:

En Pekín, por cierto, muchas puertas de este tipo, algunas de ellas enormes y muy bellas, también quedaron destruidas, pero fue antes, en los años 50 y 60, y no por accidente sino de forma deliberada, cuando se ordenó echar abajo la muralla que rodeaba la ciudad con el fin de construir el anillo de circunvalación que hoy día conocemos todos aquí como «el segundo anillo».

Los pequineses hoy en día recuerdan esa destrucción como una de las grandes barbaridades del maoísmo, pero también hay que decir que en Europa, España incluida, muchas ciudades destruyeron sus murallas medievales a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando hubo que empezar a dejar sitio a los coches y a los ensanches.

Así era la muralla de Pekín antes de que se acabara con ella, y todos los «men» del mapa son los de antiguas puertas fortificadas: muchos os sonarán porque ahora son paradas de metro. La línea 2, una de las más veteranas y populares de la ciudad, coincide prácticamente con la muralla de la «Inner City».

Para los que conozcan el metro pequinés: Las paradas de metro de Hepingmen, Jianguomen y Fuxingmen, aunque se llamen así, no eran originalmente puertas.

Unas pocas puertas de esta antigua muralla aún existen o han sido reconstruidas. Se trata de las siguientes:

Yongdingmen, la gran entrada de Pekín en la antigüedad (reconstruida).

Zhengyangmen, que la mayoría de la gente llama por error «Qianmen», por el nombre de la parada de metro donde está. A sus pies está el kilómetro cero chino.

En realidad Zhengyangmen no es una torre sino dos, una a pocos metros al norte de la otra.  La segunda es denominada oficialmente «torre de arqueros de Zhengyangmen». Ambas están al sur de la plaza de Tinananmen.

Deshengmen, también conocida como «la torre de la que salen los buses a la Gran Muralla». Si hasta en la foto los tenéis…

Dongbianmen: esta fortificación no estoy seguro de si era una puerta o simplemente un torreón, pero bueno, la pongo en todo caso. Era una de las esquinas meridionales de la principal muralla de Pekín.

Xibianmen: es la otra esquina del sur, aunque bastante menos espectacular.

Tras las que aún quedan en pie, a continuación llega la parte triste, repasar las que ya no están:

Youanmen.

Fuchengmen.

Chaoyangmen.

Xuanwumen.

Guanganmen.

Xizhimen.

En Xizhimen, hago otro inciso, hay ahora unos rascacielos curvados que hace poco se incendiaron, ironías de la vida:

Seguimos con las puertas antiguas: Andingmen.

Dongzhimen.

Guangqumen.

Chongwenmen.

Zuoanmen.

Muchas de ellas eran bastante más grandes y espectaculares que la «men» que al final ha acabado siendo la más famosa de Pekín, pese a ser pequeñita en comparación con la mayoría: Tiananmen, que en realidad es un poco diferente a las anteriores porque es la puerta de un palacio, más que una fortificación integrada a una muralla.

Para que no nos perdamos en tal empacho de puertas, mejor las recopilamos ayudados por el mapa del principio. Hala, a descansar, ¡no encendáis cerillas cerca de fortificaciones antiguas!

1 Comment

  1. Enviado por Manuel
    (Contacto Página)
    Este mapa que has hecho con todas las puertas y sus sitios originales es de Patrimonio Unesco!! Que chulada!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    ¡Gracias! ¡Y además le concedo especial mérito porque lo hice a la velocidad de la luz, por la sencilla razón de que me estaban dando las tantas y estaba agotado!

Responder a chinochano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.