Qué hacer si USA te quiere hundir

Aunque desde Europa no puedo seguir con la misma intensidad que en mis años pequineses la actualidad política de China, obviamente no se me ha escapado el gran revuelo que ha causado la decisión de Google de dejar de ofrecer sus servicios para smartphones a Huawei. La decisión de Google, obligada por el hecho de que el Gobierno de Estados Unidos haya incluido a Huawei en una lista negra de empresas presuntamente perjudiciales para la seguridad de los EEUU, no es sino un capítulo más en el largo y tortuoso conflicto entre Washington y el gigante chino de los móviles, que ya se vio venir con la detención el año pasado de la vicepresidenta de Huawei cuando estaba en Canadá (por petición de las autoridades estadounidenses) o antes, cuando Washington dijo que la firma china no podía participar en el desarrollo de redes de telefonía 5G en ese país. Si antes no lo teníamos claro, ahora es transparente como el agua: Estados Unidos quiere que Huawei, líder mundial en hardware de redes y tercera mayor vendedora planetaria de móviles, se arruine y cierre lo antes posible.

El conflicto se produce cuando los dos países aumentan aranceles y enardecen por tanto la guerra comercial mutua. El affaire Huawei no es exactamente parte de esta guerra comercial, pero tiene que ver con una misma tendencia: Estados Unidos ve cómo China amenaza su trono de hierro como primera economía mundial, y antes de entregarlo hará lo que haga falta para impedirlo. De momento usa estas armas, porque un bloqueo comercial estilo Cuba o Venezuela es casi imposible, y una intervención militar en plan Irak, además de no estar lo suficientemente justificada (aunque Washington con Bagdad no necesitó demasiada justificación) es impensable contra un país dotado de armas nucleares y con uno de los ejércitos más potentes del planeta, aunque sea en principio menos potente que el norteamericano. Llega por tanto la opción empresarial, la OPA hostil, típica cuando se tiene a un depredador de los negocios como Donald Trump en el Despacho Oval.

Washington justifica su cerco a Huawei en supuestas sospechas de que esa empresa trabaja para el Gobierno chino, pero sin dar demasiadas pruebas, alegando que revelarlas también sería peligroso (how convenient). Alega, en todo caso, que el fundador de la firma, Ren Zhengfei, trabajó en el departamento de tecnología del Ejército de Liberación Popular antes de crear la empresa en 1987, aunque procura no mencionar que aquel trabajo fue en los años 70, cuando la tecnología militar china era bastante rudimentaria y nada de lo que ahora produce su empresa existía siquiera en nuestras imaginaciones.

En cuanto a Google, cuya relación con China también ha sido muy complicada desde hace muchos años y a la que hay que admitir que Pekín nunca ha tratado bien, puede escudarse en que obedece órdenes de Washington, pero en realidad se excede al amenazar con dejar sin Android o Google Maps a todos los móviles del mundo, cuando se trata de una normativa nacional, que debería circunscribirse a los celulares estadounidenses. No sería la primera vez que Estados Unidos quiera con sus leyes regular o prohibir cosas fuera de su jurisdicción, algo que viola las leyes internacionales, pero recordemos leyes como la Helms-Burton (que sanciona empresas de terceros países que quisieran invertir en Cuba) para entender que no es algo nuevo.

Es cierto que China tampoco le ha puesto las cosas fáciles a Google. El popular buscador de la empresa, su producto estrella, lleva bloqueado en el país desde principios de esta década, lo que ha favorecido a competidores locales como Baidu, que es el buscador que los internautas chinos suelen usar (aunque desde fuera nos parezca increíble no acudir a Google como página habitual de inicio). Pero aquí habría que decir dos cosas: la primera, que quizá aquí China sí tenga «razones de seguridad» justificadas para vetar a Google, si tenemos en cuenta que, según las revelaciones de Edward Snowden en 2013, la inteligencia de Estados Unidos utilizó programas como el PRISM o el MUSCULAR para espiar a millones de personas de todo el mundo a través de programas como los correos de Google (Gmail) y Yahoo. La segunda, que aunque lo de Snowden fuera una patraña, que somos libres de creerlo o no, China como mucho estaría privando a Google de un mercado nacional (grande como el chino, pero uno al fin y al cabo), mientras que Google, con su no a Huawei, le quiere privar de todos. Llevarle a la ruina, vamos.

He hablado con algún usuario de Huawei y no parecen tan preocupados. Hay quien confía en que se negocie una solución, o que China desarrolle software propio para sustituir al de Google en los celulares, como el iOS de los iPhones de Apple. En el otro lado de los estados de ánimo, en la radio he escuchado a gente que no duda ya sólo de comprar un móvil Huawei, sino cualquier teléfono chino (Xiaomi, Lenovo, ZTE…), no vaya a ser que Estados Unidos se proponga arruinar otras marcas de ese país.

Y creo que ese temor que nos trae EEUU es lo más grave de todo: la idea de que Washington está dispuesto a llevar a la bancarrota a empresas, sectores, competidores extranjeros en sectores estratégicos si no le gustan los Gobiernos de donde son, sin importar si esas empresas tienen o no que ver con política. Pasando por encima de los consumidores y su libre elección, por los miles de trabajadores de grandes multinacionales, y lo que haga falta. Sabíamos que Estados Unidos podía jugar sucio, pero además, con el empresario Donald Trump al frente, ahora su suciedad se parece a la del Lobo de Wall Street.

12 Comentarios

  1. Enhorabuena! Como siempre tus análisis «balanceados», indicando la posición de ambas partes y sin caer en el sensacionalismo tan «de moda». Se esté o no se esté de acuerdo con lo que escribes, lo bueno es que tus argumentos están respaldados por buenas fuentes e información.

  2. Estoy totalmente en contra de tu comentario. Estados unidos hace bien con Huawei ya que hace national service al gobierno Chino y lo deberia haber echo antes. No solo eso, deberia vetar tambien otras companyias como Hikvision con la cual han recopilado informacion no solo dentro de china. Estas companyias por cierto, estan muy controladas por el gobierno chino a traves de su accionariado.
    Por mucho que conozca tu posicion editorial (llevo leyendote mas de 10 anyos y me gustas), comparar lo que puede hacer un gobierno americano cogiendo nuestros datos con lo que puede hacer un gobierno chino me parece cuanto menos desafortunada. US nos guste mas o menos Donald Trump tiene check and balances. China no tiene ningun check and balances. Es mas, hace unos anyos habia mas controles ya que dentro del gobierno chino habia mas centros de control. Ahora todo china depende solo de un hombre. Como podemos estar seguro que en unos anyos esta inmensa fuente de datos/poder no sea malamente utilizado por alguien «malo».
    Me encanta China como cultura, pase los mejores anyos de mi vida alli. Pero hay que dejarse del buenismo tipico Europeo que nos ha llevado a tantas guerras (y mal preparados). Cito a Obama, en esta vida hay guerras que son justas, y en mi opinion, esta guerra comercial/tecnologica es justa y necesaria.

    • Nada hombre, del desacuerdo y el debate salen ideas mejores. Bajo mi punto de vista, estamos comparando lo que HACE el Gobierno estadounidense (según denunció Snowden) a lo que PODRÍA HACER el Gobierno chino (según acusaciones estadounidenses con razonamientos que no conocemos porque son alto secreto). Así que aquí yo estoy del lado chino, y sabrás que no siempre estoy. Donald Trump tiene mecanismos que le controlan, pero gobierne el partido que gobierne, la injerencia norteamericana en las políticas y economías de otros países, no sólo China, tiene un siglo largo de historia y en muchas ocasiones ha sido fatal.

      • Hola ChCh, otro seguidor de decadas.
        En esta estoy tambien de acuerdo con Alvaro. Y me temo que aunque no me guste nada el sujeto que esta de la Casa Blanca, esta «parada de pies» era necesaria.
        Yo vivi 8 anios en Shanghai.
        Sabes que esta pasando alli ahora?, redadas contra «Laowai» con el pretexto de «anti-drogas», te detienen, te van a buscar al trabajo, te cortan el pelo (te dejan marcado), deportaciones, etc.
        Y todo esto te pasa solo por haber sido delatado por alguien, o aparecer en la lista de wechat de alguien que haya salido positivo, no importa si consumiste o no (quejate de un falso positivo). Gente la han retenido hasta 14 horas en comisarias para que digan «5 nombres» (Fascimo de manual). Es entonces cuando uno se acuerda el Estado de Totalitarismo que es China, que cuando enfuerza las leyes te cagas.

        • Por esa regla de tres, boicoteemos a Apple porque la policía estadounidense mata a afroamericanos sólo por el hecho de serlo…

          No podemos abrazarnos a las injusticias que haya en un país, que en todos las hay, para boicotear todo lo que de él salga.

          No es lógico ni recomendable: con boicots y bloqueos, lo único que conseguiremos es que un país empeore y se vuelva aún más agresivo al exterior y totalitario.

  3. Lo verdaderamente pasmoso es que Estados Unidos haya tardado tanto tiempo en reaccionar ante un país y sus empresas que llevan una década campando a sus anchas por todo el planeta mientras censura Facebook, Twitter, YouTube, Guasap y, sobre todo, Google. China lleva demasiados años jugando con ventaja sin hacer consesión alguna a sus contrapartes salvo maratonianas rondas inacabables de negociaciones que jamás pueden perder por un orgullo mal entendido. De la cesión de tecnología y know how o de las barreras a la presencia extranjera en su sistema económico ya no vamos siquiera a hablar. Y si Estados Unidos pasa por encima de los consumidores y su libre elección ya me dirás, pues, que hace el Gobierno del bueno de Xi. Hoy, Wechat, Baidu o la red social esa china comosellame, serían la mitad de la mitad si China hubiese dejado escoger en su momento a sus ciudadanos y permitido la libre competencia que tanto cacarea, ¿no crees? Criticas el arbitrario abuso de poder de Estados Unidos y su carácter amenazador, que desde mi punto de vista difiere poco del chino, y tú conoces muy bien la cantidad de frentes abiertos que tiene por islotes, mares territoriales y fronteras. Esta es una lucha de gigantes y cada cual usa sus armas. Ambos juegan sucio por lo que no entiendo esta defensa cerrada de China en este asunto. En cuanto al espionaje, hombre, no dudo que Google sea el Gran Hermano, pero sé que el régimen chino es el Gran Hermano del Gran Hermano. Todo dicho desde el gran aprecio que te tengo, mi estimado Chinochano.
    Por cierto, aún se avecina lo peor para Huawei: Ojo a ARM: https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2019-05-23/arm-android-huawei-procesadores-que-es_2017658/

    • Siempre he pensado lo mismo y lo sigo pensando: las prácticas chinas y las estadounidenses son muchas veces reprobables, con la diferencia de que China las impone dentro de su país, no a otros, mientras que EEUU las impone dentro y fuera. Ésa es la verdadera diferencia, y la razón de que en este caso me incline por apoyar a China. Y ojo, que yo uso iPhone y soy fan incondicional de la marca estadounidense.

  4. Francamente, aunque no tengo un huawei, creo que los telefonos que están ya en el mercado no podran quedar sin google. Sería una perdida para la empresa americana puesto que tiene un contrato en vigor para eses terminales ya creados. Por otro lado se puede vivir sin google. La tienda se puede sustituir por Aptoide ( yo la uso ) y existen otras app que pueden utilizarse. Seria suficiente crear un sistema propio con base a la parte open source de android. Apertas

    • los móviles ya en el mercado no quedarán sin Google, porque éste ya fue instalado en el proceso de producción antes de que surgiera este conflicto, pero no podrán actualizar su sistema operativo Android ni las apps de Google, por lo que en poco tiempo podrían quedar obsoletos (yo cada día en mi iPhone tengo que actualizar una decena de apps). Ciertamente se puede vivir sin Google, y hasta sin móvil, pero esto tendría que ser una decisión propia del consumidor, no impuesta por multinacionales que primero nos bombardean con su producto, para que todos lo tengamos, y luego amenazan con quitárnoslo a muchos: eso es estrategia típica de narcotraficante que te da la primera dosis gratis.

  5. Chinochano,
    Comparto en gran medida tus opiniones. Lo que hace el gobierno de los EEUU es la típica conducta del abusón acosador. Estamos muy concienciados en erradicar estas conductas cuando lo vemos en los niños y en los colegios, pero cuando el abusón es a nivel de país, pues se mira para otro. Sobre todo si es el país que hoy por hoy es el más poderoso del mundo. Lo englobamos en que todo es geopolítica y todos hacen lo mismo, y tenemos la conciencia más tranquila. Pero aquí lo que hay es una actitud gansteril por parte del gobierno de los EEUU.
    Es irónico que uno de los argumentos de los EEUU de vetar a Huawei era que esta empresa no podría resistirse al gobierno chino en caso de que le solicitase algo. Pero lo que se ha visto claramente es exactamente eso, pero en los EEUU. Con una simple orden ejecutiva, todas las empresas de los EEUU han obedecido. Si el gobierno de los EEUU solicitase cualquier tipo de cosa, espionaje, veto, embargo, etc. argumentado razones de seguridad nacional, ninguna de sus empresas es independiente. Todas pasan por el aro. Veo más que nunca que el ladrón cree que todo el mundo es de su condición. Como EEUU sabe perfectamente que han usado redes de telecomunicaciones para espiar y ellos lo han hecho, piensa que china puede obrar de la misma forma, aunque no hay ninguna prueba concluyente. La única prueba es que ellos lo hacen.
    Lo que tiene que hacer Huawei es seguir trabajando, innovando y ofrecer productos de calidad para sus clientes. Desarrollar tecnologías propias que no estén sujetos a designios de ningún político de ningún país. No creo que sea adecuado boicotear a nadie, y menos a Apple. Apple es una empresa muy innovadora, da trabajo a muchos chinos y no me parece justo castigar a Apple por una cosa en la que no tiene ni voz ni voto. Apple es un ejemplo para muchas empresas chinas. De Apple se puede aprender mucho, de las mejores empresas siempre se aprenden. Hay que seguir con las puertas abiertas. El intercambio de ideas trae el progreso, al menos de forma más rápido.

    • Suscribo todas tus palabras, y los puntos y comas que las aderezan. Y en efecto, mi admirada Apple no puede en absoluto ser un daño colateral de este sindiós.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.