Qué lugares tan gratos para conversar

 

Pekín es una ciudad con una vida nocturna pequeña pero intensa. Pequeña porque hay relativamente pocos pubs y discotecas para el gran tamaño que tiene, pero intensa porque los fines de semana estos bares -algunos de ellos bar/restaurante- suelen estar llenos a rebosar y habitados por gente de medio mundo, entre ellos mucha gente peculiar (por no decir fatal de la olla). Además, en esta ciudad se sale muy guapo y elegante, sobre todo las chinas, que en los últimos años han aprendido a ponerse rompedoras.

Hace cosa de dos meses, antes de irme de vacaciones, me recorrí algunas de las calles de bares más conocidas de Pekín, pero no en su momento álgido, sino de día, con el fin de fotografiar las fachadas de algunos de los locales más populares de la capital. El objetivo, mostraroslos luego aquí a modo de pequeña guía para aquel que venga nuevo a la ciudad y quiera salir de copeteo.

La idea tiene muy buenas intenciones, aunque tiene algún problema: por ejemplo, que en Pekín los bares cambian de la noche a la mañana, así que a lo mejor en dos años este post ha perdido todo su sentido. Para entonces, si se cumplieran estos presagios, pues considerad más bien este texto como una reseña histórica de lo que era la movida pequinesa de 2011.

Sin más dilaciones, comencemos a repasar el ambiente copero de la capital:

SANLITUN

Esta calle y sus alrededores, en el este de la ciudad, es el centro neurálgico de la marcha pequinesa. Situado junto a Embajadas y centros comerciales, es desde hace muchos años el lugar de encuentro de los extranjeros, aunque hace ya mucho también que los chinos se han apuntado a la fiesta. Hay de todo: restaurantes para tomar las primeras copas, bares de conversar, discos pequeñas, pubs pijos… Durante mucho tiempo el lugar fue bastante lumpen y feo, pero desde que se construyeron hace cosa de tres o cuatro años los centros comerciales del Village, 3-3, Nali Patio, la zona ha mejorado ostensiblemente.

Allí tenemos el Aperitivo, regentado por un italiano y muy similar a un bar español: barra para apoyarse en ella viendo partidos de fútbol en la tele, vinitos, queso y cuasijamón (prosciutto)… Este bar tiene para mí un importante significado: en él vi a España ganar el Mundial de fútbol. Por eso va el primero de la lista, bueno por eso y porque empecé allí el paseo.

Enfrente tenemos el Luqas Lugas, un pequeño local casi en semisótano también muy bueno para comenzar la noche de palique, mientras te tomas unas Coronas y te comes unos nachos que añadirán dolor de estómago a tu resaca del día siguiente. Hay otro Luqas más grande por allí cerca, con mesas de billar y actuaciones.

Al ladito nos encontramos con historia pura y dura de la ciudad, de la que va en letras de oro: el Kai, famoso por sus cubatas a 10 yuanes (1 euro). Ahora, que por ese precio no esperes algo que no sea venenoso… Desde hace cosa de unos meses está en un conocido edificio de la calle de atrás de Sanlitun, compartiendo sitio con otros bares.

Antes el Kai estaba aquí, en una callejuela perpendicular a la del Luqas, el Aperitivo y el Kai actual, callejuela que ha cerrado prácticamente todos los bares que había y que probablemente se convertirá en tiendas. Era una zona de muchas peleas, por cierto.

En este callejón en ruinas quedaban todavía, cuando hice las fotos, las ruinas de otros tugurios que fueron parte fundamental de la vida social de la ciudad, como el Shooters o el Smugglers. Hoy son historia, pero igual reaparecen en otro lugar.

En el edificio del nuevo Kai, una estructura que se llama Tongli Studio, hay otro bar muy popular de Pekín que se encuentra en una terraza al aire libre, el Kokomo. Es uno de los bares más concurridos en verano, y suele poner la música más vendida de todas: salsa, Enrique Iglesias y tal. En los meses estivales hay que ir allí o es como si no hubieras salido.

Siguiendo en la calle del Luqas y demás, tenemos un bar de nombre muy español, el Salud, que como el Luqas, también tiene un hermano mayor con su mismo nombre, aunque éste se encuentra en Nanluoguxiang, otra zona de bares pero más céntrica. El Salud de Sanlitun es un bareto pequeño, donde me cogí la más extraña borrachera que jamás tuve: bebí absenta, y por una vez puedo decir que no recuerdo qué pasó esa noche. Era un lugar visitado muy a menudo por mi pandilla, hasta que un amigo mío empezó a deberles demasiado.

Enfrente, también en el edificio del nuevo Kai pero entrando por otra puerta, tenemos otros dos grandes exponentes de la nocturnidad pequinesa, como son el Cheers y el Bar-Blu. El segundo es de ingrato recuerdo para mí: me puse a hacer el mongo en la barra que tienen en la zona de baile (una barra como las de las stripers) y perdí el móvil, que debió salir volando por la fuerza centrífuga y no regresó jamás. El primero es conocido por las actuaciones de uigures rumberos, los fines de semana. Ambas cosas -barra de striper y uigures rumberos- también las tenéis en el Kai, por cierto.

En la misma calle tenemos un pub en el que hace años que no entro pero que es uno de los más antiguos del lugar: ahora por lo que veo tiene el nombre de Youth Club, pero a mí que no me engañen, ese sitio siempre fue y será el Poachers. Recuerdo que tiene una pista elevada donde bailan las chinas guapas para enseñar palmito.

No lejos de allí, aunque ya algo esquinado, se encuentra el Second Floor, un bar algo más elegante que los anteriores, y que según dicen mis amigos es el único que vende alcohol no radiactivo en la zona.

Y al lado nos encontramos, en un curioso edificio de una planta alargado y blanco, el Carmen, un bar restaurante español, regentado por un paisano, y donde puedes oír flamenco, rumbas y demás a cargo de grupos chinos y españoles. También dan tapas (aunque un poco caras) y ha popularizado la paella entre los chinos que salen de copas: entras allí y no paras de ver a los camareros sirviendo paellas y más paellas a los nuevos ricos pequineses.

Junto al Carmen se encuentra un edificio también de aires mediterráneos, pero mucho más grande, de seis o siete pisos, conocido como el Nali Patio (algo así como el «Patio Allí»). Este lugar es como la embajada oficiosa de España en Pekín: hay una tienda de productos españoles («Taste Spain»), una joyería española («Paloma Sánchez»), otro restaurante de paellitas (el «Niajo») y, esto es lo más importante que tenía que decir en un post sobre bares, un pub también con dueño español llamado Migas que es uno de los más pijos de la ciudad. Tiene un primer piso restaurante, muy chic, y el segundo está en terraza, como el Kokomo, con magníficas vistas de la ciudad (mejores que las del Kokomo). Y dos huevos gigantes en los que te puedes encerrar con tus amigos, aunque debe haber que pedir hora para ello porque siempre los veo ocupados. Las copas son caras, todo hay que decirlo.

Al lado del Nali Patio está otro edificio señero de Sanlitun, el 3-3, también con muchos bares, aunque en este caso no hay sabor español. Destacaré el Butterfly Club, pero sólo porque antaño había en ese mismo lugar uno de los que más buenos recuerdos nos dejó a todos, el Lantern (que por cierto ahora ha reabierto en otro lugar: los bares de Pekín son muy nómadas y muchos han tenido dos o hasta tres emplazamientos).

En otra esquina del 3-3 nos encontramos un restaurante que igual no debería figurar en esta reseña de baretos, pero lo pondré porque sirve las mejores pizzas de la ciudad: se llama simplemente La Pizza, y su dueño es italiano, como el del cercano Aperitivo. Decidle al orondo dueño que os enseñe «la Ferrari del prosciuto», una máquina cortadora de jamón que presenta el mismo aspecto rojo metalizado que la máquina de Lloronso.

3-3 y Nali Patio ya se encuentran en la calle Sanlitun propiamente dicha, donde nos encontramos también con el Bocata, cuyo dueño es el mismo español que el del Carmen. Aquí, como su mismo nombre indica, tenemos bocadillos de todo tipo, con pan tostado y deliciosos (aunque yo, por tradición, siempre pido el mismo: frankfurt con mostaza). Y como veis, es uno de los restaurantes mejor diseñados de la colección, en cuanto a fachada.

Los que no seáis de Pekín os estaréis sorprendiendo de tanto nombre español en esta zona de bares, ¿no? Pues aún queda… Ya veis que los hispanos aquí nos sentimos como en casa y luego no queremos volver…

Lo cierto es que, aunque en Pekín «ir a Sanlitun» sea sinónimo de ir de copas, en la calle propiamente dicha no se sale tanto. No es que no haya bares, hay muchos, pero lo cierto es que los que vivimos aquí no solemos entrar en ellos, los consideramos «para turistas». Nos parecen demasiado ruidosos (suele haber en ellos grupillos haciendo versiones pop chinas), horteras, no nos gusta que en ellos no se pueda bailar (son más de ver al grupo sentados, en plan cabaret) y nos carga que al pasar por ellos uno de sus empleados nos grite para intentar que entremos. No obstante, hice una foto de uno de ellos que me parece chula. Ni sé el nombre, ¿alguien sabe el nombre de alguno de estos bares para guiris?

Ya casi saliendo de la órbita de Sanlitun, nos encontramos con otro bar español, aunque reconozco que nunca lo he catado: el Olas.

Y al lado, el Nearby the Tree, muy frecuentado por los periodistas españoles que residen en Pekín (aunque yo menos, que no soy muy gremial).

Como el Salud y el Luqas, tiene un hermano: el By the Tree, situado cerca del callejón donde estaba el antiguo Kai, por lo que no sé si tiene también los días contados (espero que no, pues es otro histórico). Grandes pizzas en él.

Ahora os iba a hablar de Sanlitun Sur, pero creo que con tanta foto el post se ha quedado largo y es mejor dejarlo para una segunda parte… Acabamos aquí hoy, y en el próximo post, si la actualidad nos lo permite, proseguiremos el paseo.

PD: el de la foto del comienzo es un vendedor de artesanías que siempre va de bar en bar, una de las caras más conocidas de Sanlitun.

1 Comment

  1. Enviado por fite
    (Contacto Página)
    La primera vez que fui a sanlitun sin muchas referencias me tope con la calle principal ´la de turistas´y la verdad es que sali horrorizado y veia un futuro juergil muy gris en pekín pero al llegar a la parte trasera de sanlitun donde están el kai, poachers etc… fue un gran alivio.

    También hay que indicar que la vida nocturna en algunas zonas de pekín y shanghai (donde se mezclan extranjeros y chinos)es un gran excepción en China. Los clubes de chinos para chinos son lo peor de lo peor sin pista de baile y lleno de mesas donde la gente se sienta a jugar a los dados y pidiendo botellas sin ningun espacio para socializarse.

    ~~~
    Enviado por Jordi
    (Contacto Página)
    La vez que estuve en el Kokomo, subiendo a la terraza, al pasar por el primer piso tenían puesto el Volare, versión Gipsy Kings. Desde entonces que me creeré cualquier cosa que postees sobre rumberos uygures y similares.

    Aunque de Sanlitun, seré guiri, pero donde me divertía yo de verdad era en el Ya Show. Hasta entonces regatear me había parecido una actividad violenta.

    Y lo de que las chinas se arreglan, no sé si han progresado en tres años, pero lo que yo vi era que cuando se arreglaban se ponían muy kitsch, como imitaciones chinas de las otakus japonesas.

    ~~~
    Enviado por FJ
    (Contacto Página)
    ¡Me encantan estos artículos!

    Muchas gracias, es como hacer turismo sin moverte de casa. 😀

    ~~~
    Enviado por TheChinaClipper
    (Contacto Página)
    nunca, nunca, nunca debieron cambiar el Kai. La pasada noche lo vi cerrado, ya como si estuviera en ruinas (aunque siempre me lo pareció, aún creo que la barra de la pista de baile también hacia de columna de carga); me dio mucha pena verlo así ya que ese fue el primer sitio al que me llevaron en la noche pequinesa… Sanlitun, tu antes molabas

    ~~~
    Enviado por Sender
    (Contacto Página)
    Joder, como cambian las cosas.
    El mitico callejon ya está desaparecido!!
    Bueno, me volveré a actualizar en un par de semanas que voy a dar un voltio por Pekin.

    Espero que siga molando como antes y no diga lo de «tu antes molabas» jajaja

    ~~~
    Enviado por Raül
    (Contacto Página)
    Muy buen articulo! por cierto Chinochano, no se si tienes más información del atropello a una niña en la ciudad china de Foshan que está dando tanto que hablar en internet. Mucha gente esta aprovechando esta noticia como otras veces, para atacar al colectivo chino..

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    pues yo lo he comentado en el grupo de Facebook, y también lo he escrito para el curro… pues es un horror y una muestra de que algo no funciona bien en la psique colectiva china. No es posible que a una niña la atropellen dos veces (cuatro, mejor dicho, pues cada coche dos veces) y pasen 12 personas y es que ni se la miren. Esto es una atrocidad, y por dios que sirva para que la sociedad china se horrorice por ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.