Que tengo miedo a perderte,
perderte después

La semana pasada la marca de moda italiana Benetton, que llevaba unos años un poco olvidada después de aquellos anuncios polémicos de los 90, presentó una campaña publicitaria en la que el gancho son líderes del mundo besándose en la boca (Obama con Chávez, el Papa con un imán musulmán, los líderes de las dos Coreas, etc). No podía faltar, por supuesto, un apasionado beso entre el presidente estadounidense y el chino, Hu Jintao.

Benetton, que cuando llegó a Huesca cambió completamente la hasta entonces gris forma de vestir de los que entonces éramos críos en los 80 (recuerdo haber llevado de esa marca un pantalón amarillo fosforito, ¡elegido por mí!, aunque no tuve valor de ponérmelo una segunda vez), ha buscado como siempre la polémica, y aunque estamos más curados de espantos ahora que hace 15 o 20 años, pues ha conseguido que se hablara de ella. No está mal la jugada, pero que Benetton sepa que sus besos entre políticos llegan con décadas de retraso, pues los líderes comunistas en la época de la URSS y sus países satélites ya gustaban mucho de besarse…

Leonidas Breznev y Erich Honnecker, quizá el beso más famoso de esa época. (Dicen que Honnecker, líder de la RDA, era el más apasionado besador a ese lado del Telón de Acero).
Honnecker, ya mucho más mayor, y Gorbachov, en la caidita del Muro de Berlín.
Breznev y Gierek, líder comunista polaco que tenía casi el mismo mítico grosor de ceja que Leonidas.

He buscado en los desiertos de Google Images a ver si Mao Zedong también besó en los morros a algún líder de la Internacional socialista, pero al poner las palabras “Mao” y “Kiss” lo único que me he encontrado es esto, que no sé si calificar como fracaso o triunfo en la búsqueda…

Y poniendo “Zhou Enlai” (mano derecha de Mao) y “Kiss” me ha salido una escena del líder chino y Kiss…inger comiendo con palillos. Una escena que, sin ser un beso, tiene cierto toque romántico… Zhou Enlai, ante los apuros que, imagino, tenía Kissinger para usar los palillos, le pone comida en su plato, un acto que los chinos consideran muy tierno y que suelen hacerlo los padres con los hijos y los novios entre sí.

Aunque meses después el bueno de Zhou “le puso cuernos” a Kissinger con el mismísimo Nixon, ante quien repitió la acción… en la foto ya se ve que Nixon los palillos los va a tirar en breve a la papelera para ponerse a comer con las manos, que es la única opción digna que ve viable.

En fiiiiiiin, que volviendo a los besos y a la foto de Benetton… Si Hu y Obama un día se llegaran a besar tan apasionadamente… ¿Qué pensarían uno y otro?

¿Qué se os ocurre a vosotros? La plantilla la tengo ya hecha…

ACTUALIZACIÓN (27/11/2011): propuesta de Manuel:

1 Comment

  1. Enviado por Manuel
    (Contacto Página)
    Yo le pondría uno a Obama que dijera: “Creo que éste ha comido huoguo…”

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Gracias por la propuesta… la añado al post. ¿Alguno más se anima?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.