Quince elefantes se aventuraban

Una manada de unos 15 elefantes lleva semanas liándola pardísima en el sur de China. A principios de este año, aún no se sabe muy bien por qué, dejaron la reserva natural donde vivían, bautizada con el largo nombre de Xishuangbanna (una zona con selvas vecina a Laos y Birmania), y comenzaron a emigrar hacia el norte. Llevan meses avanzando sin descanso en esa dirección.

Durante su viaje han atravesado zonas pobladas por el ser humano, algo muy raro en elefantes salvajes. Al hacerlo han causado más de un desmán: han «robado» comida de tiendas, maíz en granjas… Afortunadamente, no han causado daños a las personas de las localidades por las que han pasado, aunque sí que han pisado sin querer alguna gallina.

También han atravesado numerosos campos de cultivo, donde han destruido más de una cosecha, incluyendo plantaciones de té, muy abundantes en la provincia donde está ocurriendo todo esto (Yunnan, una de las más bonitas de China).

Esta migración sin precedentes ha causado sensación en China, donde las autoridades de Yunnan están haciendo todo lo posible para que elefantes y humanos no tengan encontronazos durante este éxodo: la policía escolta de lejos la manada, a veces pone barricadas en accesos a grandes ciudades para que los elefantes no pasen por zonas muy urbanizadas, les intenta atraer con toneladas de comida por caminos más seguros… También los están siguiendo desde el cielo, con decenas de drones que siguen todos sus movimientos para intentar predecir su itinerario y tomar así medidas preventivas.

El seguimiento con drones ha tenido un efecto secundario inesperado: las imágenes de los elefantes viajando por la China del Sur han fascinado a millones de personas, y los han hecho famosos en todo el mundo. La travesía de los 15 elefantes, que aún no se sabe dónde acabará, está causando sensación.

Una siesta en el camino.

Aunque hablo todo el rato de 15 elefantes, la composición de la manada ha variado ligeramente: parece ser que un macho que formaba parte de ella dejó el grupo no se sabe muy bien cuándo, pero para «compensar» una de las hembras tuvo una cría durante el viaje que ya camina con el resto de los paquidermos. ¡A lo tonto, llevan ya 500 kilómetros recorridos!

Como decía al principio, se sigue ignorando el motivo de esta inusual migración: los expertos apuntan a que puede haber ocurrido algo en la reserva de Xishuangbanna que les ha asustado, o les ha impelido a dejar su hogar. En el sur de China, sobre todo en las zonas vecinas al sureste asiático, viven unos 300 elefantes: en unos 40 años esta población casi se ha doblado, pues en los años 80 apenas eran 160.

2 Comentarios

  1. Tu último párrafo parece ser una pista: quizás la población ha aumentado tanto que este grupo ha decidido buscar un nuevo acomodo. Estaría bien que volvieses a informar dentro de un tiempo qué ha sido de ellos si logras averiguarlo. Un saludo

    • Cierto, los más optimistas dicen que es por eso que se han ido, porque cuando una comunidad de elefantes alcanza un número grande una parte decide emigrar para que unos no se molesten a los otros. Pero no sé si se cumple en este caso, porque 300 elefantes tampoco parecen muchos. En fin, seguiremos informando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.