Recuerdos del Yucatán

Como de costumbre, ordenar las fotos del último viaje me ha dejado bastante exhausto (suelo hacer demasiadas) y ahora necesito pensar que el esfuerzo ha servido de algo enseñándolas al resto del mundo, quiera éste o no.

Así que os pongo algunas imágenes que tomé en mi reciente viaje a México, mi primera escapada transoceánica desde que empezó la pandemia. Ya tenía ganas de viajar, leñe.

Antiguo convento en el pueblo de Uayma (lo vi fotografiado en una exposición en la Mérida mexicana y dije «tengo que visitarlo»).
Campeche, una ciudad bellísima pero con los peores cantantes callejeros del mundo.
Anochece en el interminable plano hipodámico de Mérida.
Izamal, la ciudad amarilla, todas las casas están pintadas de ese color. Quizá mi lugar favorito del viaje (lo que es seguro es que fue donde más calor pasé).
La pirámide Kukulkán de Chichen Itzá, lo más famoso que visité.
Panadería en Pisté, el pueblo de al lado de Chichen Itzá.
Cenote de Ik Kil, algunos dicen que el más bonito de México (lo que es seguro es que es el que más turistas tiene).
Otro pueblo con iglesia, Temozón. Pasé y paré por muchos.
Y otro cenote, éste mucho más tranquilo, cerca de las ruinas mayas de Ek Balam.
Claustro de un antiguo convento en Valladolid.
Ooootro pueblo con iglesia, en éste paré también porque me gustó su nombre: Tixcacalpupul.
Las perfectas aguas turquesas de Bacalar, que no están en el mar: es una laguna.
Ruinas mayas de Coba.

5 Comentarios

  1. Fotos muy bonitas. Pero eso del calor, aunque por donde estás hace mucho, aquí en España estos días no nos quedamos cortos.Ya dijo un amigo de Extremadura que iba a poner los garbanzos en remojo y cuando llegó ya se habían puesto ellos. Y no digamos los incendios forestales que asolan a toda Europa. Que sigas disfrutando de tu viaje.

    • pues sí y además en sitios tan cálidos como México hay aire acondicionado en todas partes así que en el hotel hasta te puedes congelar.

    • Me encantó, aunque ya me encantaba antes, soy un gran fan de los tacos, las quesadillas, los nachos, etc, de toda la vida. También me gustaron mucho las bebidas no alcohólicas: agua de jamaica, jugo verde, horchata (diferente de la española), etc.

      Una cosa que mola de la comida en Yucatán es que no es picante si tú no quieres que sea picante… el picante lo ponen aparte, en forma de salsas, y tu lo añades o no. Es una gran cosa que actúen de esa forma, porque su picante lleva mucho pimiento habanero: a su lado hasta las guindillas más potentes son una mierdecilla.

Responder a Olga Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.