Réquiem por el hotel amigable

Las dos veces que he nombrado en este blog el Hotel de la Amistad -lugar en el que viví entre 2001 y 2003- prometí que más adelante dedicaría un post a ese mítico lugar. Creo que ya está bien de posponer esa promesa, así que hoy os voy a hablar de ese hotel, que forma parte de la historia de la ciudad.

El Hotel de la Amistad (Youyi Bingguan) se construyó en 1954 para alojar en él a los ingenieros, expertos y otras personalidades de la URSS, en aquellos tiempos en que Moscú y Pekín aún eran amigas. Ello lo convierte en uno de los más veteranos de la ciudad, junto al Beijing Hotel (aunque éste tiene más de 100 años).

Cuando me dijeron, antes de ir a China, que me iba a alojar en un lugar llamado “Hotel de la Amistad”, aquello me sonó a lugar muy comunista. Sonaba como aquellos Juegos de la Amistad que creó la URSS como alternativa a los JJOO, cuando boicoteó los de Los Ángeles 84. En el mundo comunista, la palabra “amistad” a veces llevaba la connotación de “yo dirijo mis misiles en la misma dirección que lo hace Moscú”. Por cierto, en casi cada ciudad de China hay un “Hotel de la Amistad”, pero no os confundáis, el que más historia tiene es el pequinés.

Durante medio siglo, en el hotel se alojaron entre otros los llamados “expertos”, extranjeros que trabajaban para el Gobierno chino. La palabra “experto” no significaba necesariamente que fueras inteligentísimo, sino simplemente que estabas a sueldo de Pekín. Yo, con 25 años recién cumplidos, trabajé como experto, aquí donde me tenéis. Y claro, me alojé en el hotel amistoso.

El hotel era un poco decadente y con cierto estilo neoclásicosoviético, pero tenía -y tiene- su encanto: arquitectura tradicional pequinesa de ladrillo gris, muchos jardines, una plaza con conciertos veraniegos… Ah, y una de las pocas piscinas al aire libre de Pekín.

Hasta bien entrados los 90, el lugar se asentaba en las afueras de la ciudad, entre campos, pero la ciudad fue creciendo y cuando yo llegué a Pekín ya se podía decir que el hotel estaba en plena urbe, un poco alejadillo del centro pero definitivamente rodeado de carreteras, centros comerciales y edificios de varias plantas.

El hotel ajardinado tenía ya su atractivo per se, pero lo realmente especial del lugar era la gente que lo habitaba: tus vecinos eran iraquíes, estadounidenses, qataríes, indios, bangladeshíes, birmanos, camboyanos, rusos, letones, canadienses, cubanos… Un mezcladillo de naciones que en Pekín también puede verse en las universidades donde se estudia chino, aunque en el caso del hotel era más curioso, porque había muchas parejas mixtas, muchos niños… y gente con mucha historia detrás…

Hasta los 80, la mayoría de los que vivían en el hotel tenían que ser simpatizantes del comunismo chino, o por lo menos parecerlo. Pero poco a poco, esas exigencias se relajaron, y a mí por ejemplo no me hicieron ningún test de marxistidad. De hecho muchos de los que vivían en el hotel eran anticomunistas a muerte, y más de uno practicante.

Pero en los años en que estuve, que ya fueron los últimos en que el hotel mantuvo su espíritu “amistoso”, todavía había restos de antiguas épocas… En el hotel vivía, por ejemplo, una estadounidense de más de 90 años que llevaba en China desde los primeros años del maoísmo (incluso se había quedado en el país durante los años de la Revolución Cultural, aunque tuvo que esconderse para que no se la cargaran).

También había personas que “huían” de la situación de sus países. Iraquíes, por ejemplo, (algunos pro, otros anti Sadam), o palestinos, o europeos y asiáticos que habían formado parte de guerrillas comunistas en sus países, muchas décadas antes, y que ante la posibilidad de ser detenidos y procesados, se refugiaron en China y formaron allí su familia.

Seguramente muchas de esas leyendas eran difundidas por los vecinos más cotillas, que en vez de decir “creo que el vecino del cuarto es un borracho” decían “creo que el vecino del cuarto es un Brigada Roja”. Pero quizá realmente alguno de los inquilinos, de joven, había sido un violento revolucionario, miembro de los Tupamaros o amigo del mismísimo Lumumba.

En el hotel circulaban leyendas de todo tipo, no sólo políticas: que sí el butanés del tercero se había fugado con la malaya del segundo sin que su marido el tunecino se enterara, que si uno de los estonios se había suicidado porque no aguantaba más vivir en el exilio o sin vodka… (aviso que las nacionalidades las estoy cambiando un poco por si acaso).

El hotel tenía cierto tufo decadente, incluidas nuestras habitaciones, que tenían aspecto de llevar medio siglo igual, quizá para que admiraramos el trozo de historia en el que estábamos.

Muchos de los que allí estaban desde hacía años, señores mayores de países ex comunistas o lugares en conflicto, daba la sensación de que habían perdido guerras o familias… Aunque cuando yo llegué la cosa había cambiado bastante, y lo que más abundaba eran los que, como yo, habían llegado a China para ver cómo era el país, acumular experiencias, mejorar su curriculum, pasárselo bien…

Aquella extraña comunidad “amistosa”, mezcla de históricos y de jóvenes con ganas de ver mundo, no iba a durar mucho. Hacia el año 2004, el gobierno de Pekín levantó a los extranjeros la prohibición de vivir en lugares “normales” de la ciudad (antes estábamos confinados a ghettos como hoteles, zonas diplomáticas y lugares así). Al levantarse este veto, que la verdad es que era bastante racistoide, mucha gente se marchó del hotel, para vivir en lugares más céntricos, más baratos, o con un ambiente más autóctono.

Ahora, en el hotel siguen viviendo unas pocas familias de extranjeros, pero cada vez menos, y el establecimiento se dedica sobre todo a organizar conferencias y convenciones, que además le dan más dinero que alojar todo el año a esos expertos de antaño. Me joroba mucho que muchas de las habitaciones ajadas no las arreglaron hasta que no nos fuimos los extranjeros, cuando comenzaron a alojar a conferenciantes y a ricachones.

Por una parte, creo que está bien que se acabara con el ghetto del Youyi Bingguan, pero es cierto que con él se fue una comunidad muy especial, curiosa y que seguro que daría para novelas y películas, si alguno se dedicara a investigarla más de lo que yo lo hice… En los años 80 y 90, por ejemplo (esto lo digo de oídas pues yo no estaba) en el hotel se encontraba prácticamente el único bar de la ciudad, así que había unas noches locas en el lugar, a las que iban estudiantes, pintores y rockeros pequineses, los primeros empresarios occidentales que se aventuraban en China… Eso me hubiera gustado verlo.

En fin, aquella época se acabó, ahora hay extranjeros en cada vez más lugares de Pekín, y cada vez de más distinto pelaje, lo cual es bueno, sí señor.

Pero no olvidemos los tiempos del Youyi Bingguan, que están en los corazones de muchos, incluyendo el mío. Y no sólo por el servicio de habitaciones (que nadie sea malpensado).

¡Roguemos por el alma de aquellas barbacoas en el jardín!

1 Comment

  1. Enviado por jacinta
    (Contacto Página)
    HOLA! llevo una temporada leyendo tu blog, es realmente bueno!El caso es que no tenía ni idea de para quien trabajas hasta hoy…que buscando en el google delegación EFE en Pekín apareciste tu a la cabeza.
    Y te preguntarás tu, ¿a que coño viene todo esto? pues me explico, resulta que yo también “soy-seré periodista” algún día y de momento he tenido la suerte de toparme con una beca de la Fundación EFE y la Fundacón la Caixa que me permite hacer prácticas un año aquí, en Santiago de Compostela, y otro en el extranjero. Mi primera opción para marcharme es, sin duda, Pekín. No tengo muy claro porqué pero sé que me quiero marchar ahí.
    Si mis fuentes no fallan, hay una chica este año haciendo prácticas ahí con mi misma beca, no? pues este comentario es más que nada para ver si entre tu y ella, si es que puedes facilitarle mi mail, me informais un poco de como va el trabajo ahí y esas cosas. Y bueno, en el mejor de los casos nos acabaremos conociendo no?
    Felicidades por tu blog y gracias

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Hola! No por dios, a la cabeza de EFE no, como se entere mi jefa…

    lo mejor es que me mandes un email a chinochano2008@yahoo.es y yo te doy algo mas de informacion (o te doy desde alli el email de la oficina para que lo puedas preguntar alli).

    ~~~
    Enviado por Javier Moreno Carnero
    (Contacto Página)
    Te salió una nota muy nostálgica,me gustó mucho. 🙂 Quizás también te gustaba más porque eras más joven…

    ~~~
    Enviado por Jordi
    (Contacto Página)
    Realmente hablas como si hubieran pasado 30 anyos… pero te entiendo, Pekin cambia muy rapido. Yo nunca estuve en el dichoso Hotel de la Amistad, pero en mi estancia durante el verano de 2003 (3 meses) en Pekin, me hospedaron en la Residencia para expertos extranjeros de la Academia de Ciencias, que me imagino que debia ser un equivalente a eso del Hotel de la Amistad para cientificos (en mi caso aun era aprendiz ;-). Afortunadamente, ahora uno ya puede alquilar y vivir en su apartamento tranquilamente…

    Y aprovecho para hacerte una pregunta a ti y a demas residentes en la ciudad: tambien teneis que ir a la estacion de policia mas cercana cada vez que salis del pais y volveis a entrar? Es que yo nunca lo habia hecho (me registre al llegar a China hace un anyo) y ahora los polis la han tomado conmigo porque durante este anyo he salido tres veces de china y no se lo he notificado…)

    ~~~
    Enviado por Ainhoa
    (Contacto Página)
    Me ha encantado tu relato del Hotel de la Amistad. Nostálgico pero a la vez entretanido, como un relato de aventuras que describe como China avanza a paso de caracol saliendo de sus mas rancias costrumbres comunistas poco a poco.

    Chinochano, tengo una pregunta. Ya te comenté que voy el 20 de abril y quiero saber si hay alguna tienda o centro comercial en el que se pueda comprar tecnología a buen precio en Pekin. Mis amigos estan pesados con el tema y querían que te preguntase. No sé, creo que Pekin no es el paraíso de la tecnología pero si sabes de algún lugar que merezca la pena mejor que mejor.

    Otra duda de mi viaje. En la excursión a la muralla y al palacio de verano, no sabemos si visitar las tumbas Ming. He leído mucho de ellas para hacer la guía que te comenté y hay que gente que no las recomienda, que no merecen la pena. Me gustaría que me dijeras tu opinión. Si crees que no podemos perdernos la visita o que si las vemos bien y si no también.
    Gracias por tus comentarios.

    ~~~
    Enviado por Raquel
    (Contacto Página)
    Hola Chinochano
    Vuelvo a pasarme por el blog tras unos días un poco infernales, me ha encantado el post del hotel de la Amistad, pero sobre todo me encanta tu capacidad de contar esas aventurillas casi como si nada, son estupendas y es divertido leerlas. Encontré ayer una frase en un diario que te dejo aquí a ver qué opinas, es de un tal Robert Ménard de Reporteros sin Fronteras: “Cuba es la segunda cárcel del mundo para los periodistas, después de China”. Cañera la frase no? Recuerdo lo que comentásteis tú y Sanclemente sobre la información y demás y no sé si este reportero exagera o no… en cualquier caso, da qué pensar sobre la labor periodística que hacéis allí y vuestra forma de sortear las dificultades…y a mí me da envidia sana, os admiro mucho.
    Gracias y espero seguir apareciendo por aquí muchos días más!
    Por cierto, allí ni rastro de la semana santa no?? jajaja!

    ~~~
    Enviado por Javier
    (Contacto Página)
    Perdon por meterme en la labor de Chinochano, porque Ainhoa pregunta por un lugar para comprar tecnologia. Yo compre en Beijing una bateria para mi ordenador portatil en una zona comercial enorme llena de equipos informaticos de todo tipo a muy buen precio. La zona se llama Zhong Guan Cun, dice mi mujer aqui al lado. No me suena el nombre pero debe tener razon, acaba de localizarlo por internet, asi que sera asi. Si a Chinochano le suena puede confirmarlo o corregirlo.
    Yo he visitado la Gran Muralla en tres ocasiones y en la ultima pasamos por las Tumbas Ming, en contra de mi opinion. Creo que estan bien como colofon de una paliza de dia subiendo hasta la torre de Badaling, si queda energia. A mi no me quedaba asi que no entre, he visto las fotos. En fin no es apasionante.
    Suerte y feliz visita, seguro que volveras muy satisfecha de la visita.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Jordi: si, hay que registrarse en la comisaria de tu barrio, y menos mal que me lo recuerdas, porque aun no me he registrado en mi actual vivienda. Creo que por unas semanas que te retrases no pasa nada, pero conviene no pasarse.

    En general no es dificil, con llevar el contrato ya esta, aunque depende de lo puñeteros que sean los maderos.

    Ainhoa: como dice Javier, el mejor sitios es Zhongguancun, concretamente un gran edificio de 10 o 12 pisos, todo lleno de pequeñas tiendas de ordenadores, que se llama Hailong Dasha (la casa del dragon marino). Se puede regatear un poco, pero no dejaras las cosas a mitad de precio. La pega es que es un caos total, lleno de gente hasta los topes. Un sitio mas tranquilo y que no esta mal es Landao, en Chaoyangmenwai.

    Las tumbas Ming no las conozco, por la misma razon que tu, todo el mundo dice que no valen la pena asi que nunca me decido. Sinceramente, creo que son prescindibles.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Raquel: bueno, suena un poco fuerte dicho por el señor de RSF, pero lo que quiere decir es que China es el segundo pais del mundo en numero de periodistas encarcelados.

    En eso RSF tiene razon, aunque quizá lo que es mas discutible, o al menos hay quien lo discute, es lo de Cuba.

    ~~~
    Enviado por Raquelilla de Cuba
    (Contacto Página)
    Mi comentario no pretende siquiera ser jocoso, sino simplemente de agradecimiento por hacernos recordar el “Friendship Hotel” de nuestra estancia en China. Yo me senti muy bien alli, y debo confesar que ahora hasta me arrepiento de haberme portado como una cubana atipica, algo antisocial, y no haber asistido a todas las parrilladas y otras actividades. Te quedo muy bonito, de veras. Un abrazo desde mi cielo azul de siempre verano

    ~~~
    Enviado por Ainhoa
    (Contacto Página)
    Muchísimas gracias a javier y a ti Chinochano. Como os lo currais. Pues me pasaré por ambos sitios si consigo encontrar como llegar. Bueno, si seguis enrollados y os apetece comentarme como llegar hasta allí os lo agradeceré en el alma.
    Ya estoy viendo que voy a pasar de las tumbas Ming. A mi de por sí eso no me llama pero con los ánimos de los demás pues como que ir será perder un valioso tiempo al ir solo 9 días.

    Oye, por otro lado, lo del derribo de la casa del artículo de No nos moveran, menuda putada, ojala cumplan su oferta los constructores.
    Ayer no escribiste, chinochano, me imaginé que a lo mejor era por que andabas liado con la visita de la vicepresidenta. Se te echa de menos cuando no escribes
    Muchas gracias de nuevo. Un besote gordo para todos.

    ~~~
    Enviado por Jordi
    (Contacto Página)
    El autobus num. 47, que sale de Xi’dan (la zona de los grandes almacenes) te llevara directa a Zhongguancun.

    ~~~
    Enviado por Javier
    (Contacto Página)
    Bueno Ainhoa creo que Jordi se mueve por Beijing mejor que yo. Recuerdo de la visita que el medio que mas le gusta a Ya es el metro hasta el punto mas proximo a Zhong Guan Cun y alli seguir en taxi, dice que es lo mas barato. No tengo idea, yo me conformo a veces con tratar de saber donde queda el Norte geografico y gracias. Respecto a lo que comenta Chinochano, es totalmente exacto, en cuanto a la enorme cantidad de personas (raro en China, verdad?) y un poco caotico (tambien raro), sobre regatear yo solo lo hice un poco, pero hay precios interesantes al menos en informatica, encontre un modelo exacto a mi ordenador portatil por un precio excelente, pena porque ya tenia el mio y suerte porque consegui una bateria de repuesto a buen precio.
    Lo dicho, suerte y feliz visita.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Raquel: bueno, cada uno es cada uno… Yo tambien fui solo a una pequenha parte de las festividades, pero bueno, lo que vi me gusto, y ahora que lo veo con perspectiva, aun me gusta mas.

    Ainhoa: cuando viene un politico espanhol, suele acompanharle una comitiva de periodistas, en rara ocasion informamos nosotros del tema. Esos viajes son agotadores, mejor que sea asi.

    Para ir a Landao el metro mas cercano es Chaoyangmen, y desde alli un taxi te lleva en cinco minutos. Creo que diciendo “lantao” es bastante facil que te entienda.

    ~~~
    Enviado por ainhoa
    (Contacto Página)
    Espero hayais pasado una buena semana santa. El post de el día de los muertos es buenísimo.
    Muchísimas gracias por vuestra colaboración. Con tanta ayuda el viaje va a salir genial.
    Aprovechandome de vosotros quiero haceros una nueva pregunta. Tengo dudas de como va la electridad. No sé si es 220w o 110w y como son los enchufes. Parece una bobada pero lo necesito saber para el cargador de la cámara y el del movil.
    De verdad, muchas muchas thank you, por toda la info. Si puedo ayudaros yo de cualquier manera, aqui estoy. Dudo que nadie necesite info de España o de Zaragoza pero oye, lo que sea. OK
    Besotes

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    va igual que en España, (220 si no me equivoco, pero vamos, que no hace falta transformador ni nada).

    Los enchufes son planos, pero con un convertidor de los de a 100 pesetas ya puedes usar cualquier cosa.

    A mandar!

    ~~~
    Enviado por Juan Garcia
    (Contacto Página)
    Hola chinochano. aunque tarde, acabo de leer tu trabajo sobre el Hotel de la Amistad. Coincido contigo en cuanto a los buenos recuerdos y en un momento me has traido a la mente y al corazon, todos los buenos ratos (incluyendo las parrilladas en el jardin) que pase del 1996 al 2000. Ya veo que Raquelita hizo tambien su comentario. Yo me fui cuando ella llego.
    Saludos Desde Cuba.
    Juan

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    las parrilladas continúan, por cierto, aunque mucha gente ya no vive allí escogen ese lugar, con nostalgia, para hacerlas.

    Tendríamos que montar una asociación de ex-expertos de Xinhua…

    ~~~
    Enviado por gorki
    (Contacto Página)
    Decididamente tu receta como escritor esta en mezclar, un litro de nostalgia con una copa de ironía y añadir unas gotas de tristeza.

    Coincido con los comentarios literarios de bastantes de tus lectores, Sigue por ese camino y tendremos un nuevo Somerset Maugham,

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    No he leído nada suyo, pero soy plenamente consciente de que eso es un pedazo de elogio… ¡Muchas gracias! Me siento abrumado.

    No sé si valdría para escribir libros, debido a mi formación como periodista estoy muy acostumbrado a escribir cosas rápido, con estructura de sota caballo y rey… No sé si valdría para una novela, aunque si algún día logro reunir algo más de tiempo libre, igual lo intento.

    ~~~
    Enviado por Albino Chacón
    (Contacto Página)
    Tengo en Pekín 4 meses, contratado como experto extranjero en la Universidad de Estudios Internacionales, localizada en las afueras del este de Pekín. Pero el asunto no es este, sino que mi primer viaje a Pekín fue hace 30 años (sí, como lo oyen, tambien como experto y cuando solo tenía 24 años). Así las cosas, viví do años, de 1976 a 1978, en el Hotel de la Amistad y me tocó la muerte de Mao y el final de la Revolución Cultural. Lo que cuenta Chinochano de lo que sucedía a inicios de los 90 era el pan diario en esos años setenteros. Había también mucho dolor, de parte de familias que no podían poner un pie de regreso en su país: bolivianos, chilenos (Pinochet mediante, aún lustrando su bayoneta), colombianos del M-19… O Pepe Castedo, español ex militante de la guerra civil española, toda una institución entonces en el Hotel de la Amistad y a quien tanto le debo. En fin, lo dejo aquí.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    qué interesante, a ver si nos vemos un día y me cuenta más cosas de esa época… escríbame a chinochano2008@yahoo.es (o deme su correo) y vemos de cómo tomar un café o algo, ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.