Requiem por Shanghaiist

El viernes nos enteramos del cierre repentino y sin aviso previo de DNAinfo, la empresa que gestionaba las populares páginas “ist” en las que se informaba de cotilleos y tendencias de siete ciudades del mundo: Gothamist sobre Nueva York (la primera de estas webs que surgió, hace 14 años), Chicagoist en Chicago, DCist en Washington, LAist en Los Ángeles, SFist en San Francisco, Londonist en Londres (aunque creo que esta web la gestiona ahora otra empresa) y Shanghaiist en Shanghai.

Los logotipos de las siete páginas, con esos landmarks silueteados, son fantásticos.

El cierre, que al parecer se debe a un cabreo entre el empresario dueño de la firma con los periodistas que para ella trabajaban (porque decidieron sindicarse, ya veis cómo pintan las cosas en EEUU) supone una importante pérdida para los extranjeros que vivimos en China, porque Shanghaiist era una muy socorrida fuente de noticias curiosas, insólitas o graciosas ocurridas no sólo en Shanghai, sino en todo el país. Muchas veces se dedicaba simplemente a recopilarlas de otros medios, con pocas exclusivas propias, pero era una herramienta bastante útil y me dio más de una inspiración.

Tengo que reconocerle además a Shanghaiist que fue una de las primeras páginas web que nombró ésta, Chinochano: fue en febrero de 2006, cuando esta web contaba con tres meses de vida. Hay que decir que lo hizo porque picó el viejo anzuelo de poner fotos de chicas guapas en un artículo:

En agradecimiento, mi siguiente post fue bilingüe, en español e inglés, y trató un tema muy anglosajón, la cerveza. Shanghaiist recogió el guante y volvió a nombrarme (coloco los dos artículos aquí por si acaso, ahora que deja de actualizarse, esa web un día de éstos deja de estar disponible):

Mucho ha llovido desde entonces, y reconozco que no siempre me ha gustado lo que he visto en Shanghaiist (sobre todo en los comentarios, donde el tono a veces es algo ofensivo y he tenido mis rifirrafes con otros lectores), pero en el mundo de internet es fácil ofenderse y aún más olvidarse, así que me quedaré, ahora que parece que se van, con lo bueno que tuvieron: el humor que a veces falta en la información sobre China, abundante contenido a diario, y buen ojo para seleccionar noticias pequeñas pero interesantes.

No te olvidaremos, Shanghaiist (y si este obituario acaba sobrando porque las cosas entre el dueño de DNAinfo y los periodistas se arreglan, mejor que mejor).

ACTUALIZACIÓN (16/11/2017): Tras unos días offline, Shanghaiist ha resucitado y parece ser que finalmente va a volver, aunque avisa que va a cambiar de servidores y de imagen (como yo este año, jeje). No estaba muerto, estaba de parranda. 

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.