¿Revival de mascarillas?

Pekín sigue enterrado en arena. A los que viváis aquí, qué os voy a contar, y los que viváis allá, a lo mejor lo habéis visto en la tele. La capa amarilla que lo cubría todo se ha ido un poco, pero en el aire sigue oliendo a Kalahari, la nariz pica y uno intenta no apoyarse en ninguna pared, automóvil o cualquier cosa al aire libre, para no mancharse la ropa.

Además de la arena, el aire está lleno de borrillas de polen, y también se habla de una plaga de polillas que azota el norte de China (aunque no parece tan gorda como la que hace cosa de 10 años se sufrió en Madrid). Ya sólo falta que lluevan ranas para confirmar que Pekín está siendo pasto de las siete plagas.

Debido a que el aire tiene regusto a ladrillo y no es apto para alérgicos, han comenzado a reaparecer, tres años después del SARS, las mascarillas que se pusieron de «moda» en aquella aciaga época. Hoy en mi viaje de ida y regreso a casa he visto varias en el metro. Siempre hay alguna en primavera, también en circunstancias «normales», pero en el día de hoy he advertido bastantes más de lo normal.

Eso me ha recordado los tiempos del SARS, que en Pekín vivimos con gran intensidad. No hablábamos de otra cosa, no pensábamos en otra cosa que en el Síndrome Respiratorio Agudo y Grave.

En aquella época yo llevaba mascarilla en el metro también, y había una compañera de trabajo que la llevaba hasta en la oficina, durante toda la jornada laboral.

El tema de las mascarillas dio entonces para muchas bromas, que todavía pululan por Internet. La que hay a continuación está basada en algo que pasó de verdad: en un pueblo de China, la gente no tenía dinero para comprarse mascarillas y usaba sujetadores.

Y ahora una foto de una chica que usó demasiado tiempo la mascarilla, como mi ex compañera de ex trabajo:

1 Comment

  1. Enviado por Carmen
    (Contacto Página)
    Hola desconocido y dicharachero españolito. Tengo unos amigos viajando por China, el jueves llegan a Pekín, y buscando información sobre la tormenta de arena, he encontrado tu página.
    El nombre ya me ha hecho sonreir, luego la curiosidad me ha animado a conocer un poco tus andanzas por oriente. Te aseguro que voy a regresar por estos lares, pues tu verbosidad persuasiva, es decir, mucha lavia, y tu interés por ofrecer información, merecen cierta reciprocidad.
    En julio de 1995 realicé un largo viaje por China, desde el sur hasta el norte, desde Shanghai hasta Pekín pasando por Xian, Guilin y la Venecia de oriente (mucho cuento chino) entre otras.
    Recuerdo la emoción que sentí cuando sobrevolé el desierto del Gobi,ese mismo que te está agobiando con su fina arena y su sabor a tierra. ¡Era evocar las clases en el instituto cantando la geografía!
    No sé cómo te llamas, ni si lo has puesto en tu página; yo me llamo Carmen y vivo en Valencia, España antes de los estatutos autonómicos. Bye

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Carmen: gracias por el comentario, comparto al 100 por 100 eso de que la Venecia de Oriente es un cuento chino. Así llaman a Suzhou, que es un lugar bastante artificial y realmente poco interesante, a menos que uno sea jardinero.
    Seguro que si volvieras a China nuevamente te quedarías alucinada del cambio que en sólo 10 años ha dado el país, y no siempre para mejor. Yo sólo llevo cinco años y ya lo noto, y los que han estado aquí en esas épocas lo confirman.
    Yo también he visto el anaclético desierto de Gobi desde el avión, y la Gran Muralla, es realmente impresionante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.