Se hunde el icono más kitsch de Hong Kong

Inesperada y triste historia la que ha llegado estos días desde Hong Kong: uno de los lugares más famosos (y horteras) de la isla, el Restaurante Flotante Jumbo, se ha hundido en alta mar. Concretamente en aguas del Mar de la China Meridional, cerca de las islas Paracel (que el 90 % de los medios llaman siempre, erróneamente, Paracelso).

El restaurante Jumbo, inaugurado en 1976, no atravesaba sus mejores momentos. En 2020, a causa de la pandemia, cerró sus puertas, despidió a su personal, y sus dueños se sentaron a esperar que llegaran tiempos mejores para reabrirlo, pero éstos no han llegado.

Estos dueños llegaron a ofrecerse a donar el barco-restaurante, pero como no encontraron a nadie que lo quisiera ni regalado, hace una semana lo empezaron a remolcar lejos de Hong Kong. Misteriosamente, nadie desveló a dónde se lo llevaban.

Comienzan las operaciones de ¿remolcado? ¿remolcamiento? ¿remolque? Bueno, que se lo llevaron.

Muchos hongkoneses acudieron entonces a despedirse de él, haciéndole las últimas fotos. Poco podían imaginar que una semana después se iba a anunciar que el Jumbo se había hundido debido al mal tiempo en la zona donde estaba siendo remolcado. No sé vosotros, pero abrigo la sospecha de que a lo mejor decidieron hundirlo los mismos dueños, porque se había convertido en una carga.

El restaurante Jumbo se inauguró hace casi 46 años en Aberdeen, no la ciudad escocesa homónima sino una localidad portuaria del sur de la isla de Hong Kong (los mayores rascacielos y las peores aglomeraciones están en la parte norte). Su primer dueño fue el magnate de los casinos de Macao Stanley Ho, fallecido en el mismo aciago 2020 en que dejó de servir platos su restaurante.

Inauguración en 1976, gran año.

Jumbo era el más grande de tres restaurantes flotantes que Ho llegó a tener  en la zona: los otros dos eran el Tai Pak, 20 años más antiguo y que no he logrado averiguar si sigue funcionando, y el Sea Palace, que fue llevado en 2000 a Manila y cerró sus operaciones en la capital filipina en 2008.

Isabel II en el Tai Pak.

Se quería que comenzara a funcionar un gigantesco restaurante flotante llamado Jumbo ya a principios de los 70, pero cuando estaba siendo construido hubo en las obras un aparatoso incendio en el que murieron 34 personas y otras 42 resultaron heridas, en octubre de 1971.

Las noticias que he leído del asunto son poco claras: no sé si el Jumbo inaugurado en 1976 era el mismo que se quemó de forma tan aparatosa cinco años antes, ni si el proyecto corría a cargo de los mismos dueños, pero está claro en que hay relación entre ambos.

En el Jumbo y sus dos restaurantes hermanos se servía comida china, claro está, pero también occidental y de otras gastronomías asiáticas. Celebridades como Elizabeth Taylor, John Wayne, Tom Cruise o Chow Yun-fat comieron en ellos.

Y Richard Branson.

Fueron además escenario de muchas películas: clásicos de acción de Jackie Chan, de Stephen Chow…

Escena en el interior del restaurante Jumbo para la película Infernal Affairs II.

También he leído en algún sitio que la escena en la que James Bond juega a las cartas en El hombre de la pistola de oro se rodó en el restaurante, pero no he podido confirmarlo. La información sobre el restaurante está en general bastante confusa, incluyendo su triste final. En esa película, por cierto, también hablan de cosas grandes que se hunden, pero eso ya lo conté hace unos meses.

En fin, que se ha hundido un icono de Hong Kong. Yo lo vi en 2003, la primera vez que estuve en la ex colonia (y la única en la que fui a Aberdeen), pero no logro recordar si llegué a entrar en él y a comer en una de sus mesas. Quizá simplemente lo vi desde el muelle, o desde una barca con la que me di una vuelta por entre los sampanes que había en la zona.

En todo caso, conocía muy bien su importancia: en las tiras cómicas de Lily Wong, que leía por aquel entonces y que retrataban el Hong Kong de los años 90, se solía hablar del restaurante como una tourist trap con menú excesivamente caro y marisco de pésima calidad.

Portada de un recopilatorio de las tiras, con el Jumbo de fondo.

Irónicamente, el marisco que vaya a haber a partir de ahora en el Jumbo será fresquísimo.

 

2 Comentarios

  1. Te confirmo que este restaurante, que era flotante y se ha convertido en submarino, es donde se rodó la escena de «El hombre de la pistola de oro».

    • desde Twitter me dicen sin embargo que fue en Macao… Sigo con dudas. No he podido ver fotos del interior de los restaurantes flotantes que coincidieran con el decorado de la peli.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.