Servicio a oficilio

No pude evitar el otro día echar una lagrimita cuando me enteré de que Pizza Buona, un restaurante italiano que hay en la misma calle donde está mi oficina, se mudaba de allí para ir a un lugar más pijillo. Pizza Buona llevaba la friolera de 15 años, más o menos lo que yo llevo en Pekín, en la calle de mi oficina, algo que para un restaurante de comida occidental -y casi que china también- es una proeza increíble en una ciudad donde muchos negocios son proyectos de pocos años y donde los caseros son ladrones abusivos amparados en la falta de protección legal para los inquilinos. Vamos, que a nada que tu restaurante tenga éxito, te van a cuadruplicar el alquiler.

El restaurante, ya cerrado y con cartelito de “nos mudamos”.
Arriba, ya lo veis: “Desde 2001”, como yo.

Con la marcha de Pizza Buona se va el poco de glamour que había en la pequeña callejuela por la que se entra a mi oficina, una calle que pese a ser posiblemente la que más he recorrido en mi vida, aún no sé como se llama. En esa misma calle teníamos hace años también un hotel boutique muy mono y de ventanas multicolores, el Hotel G -al que le dediqué un añejo post cuando empezaba a andar- pero hace tiempo que cerró, y con él la hamburguesería y el restaurante de comida japonesa que había en sus bajos, y que tantas veces visité.

Ahí a la derecha está el edificio morado del antiguo Hotel G, que como veis ya está un poco descascarillado.

Pero ay, las leyes de mercado son las que son, y la veleidad de los consumidores ni te cuento… En mi oficina, por ejemplo, durante unos años Pizza Buona era nuestro sustento, les llamábamos a diario para que trajeran ensaladas o pasta -la dieta casi universal de la oficina desde que tengo recuerdo- pero un día llegó alguien con un menú de Annie’s, la cadena de restaurantes italianos más popular en Pekín, y abandonamos de inmediato Pizza Buona. Mis actuales compañeros, que llegaron en la época Annie’s, creo que ni se habían percatado de la existencia de Pizza Buona cerca de nuestro curro.

De todos modos, el reinado Annie’s no fue para siempre, porque hace cosa de dos años alguien llegó con un menú de otro restaurante italiano, Scott’s Family, y ahora los pedidos a éste son los que imperan, porque los platos son un poco más baratos y porque nos regalan pan de pizza. Algún nostálgico alguna vez pide Annie’s, pero si de verdad quisieran volver a los orígenes, tendrían que haber echado mano de Pizza Buona. Quizá así no se hubieran mudado a otra calle más hipster.

1 Comment

  1. Enviado por Leo
    (Contacto Página)
    Annie’s… siempre que visito BJS, paso por este restaurante “familiar” italiano…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Yo con la de veces que he comido de Annies creo que sólo he estado una vez en sus restaurantes…

    ~~~
    Enviado por TheChinaClipper
    (Contacto Página)
    Pizza Buona, Annie’s… seguirá abierto Alio olio? Me ha entrado morriña por tu post, ya llevo viviendo en Shanghai casi el mismo tiempo que estuve en Pekín, pero Pekín solo hay uno…

    Me han entrado ganas de volver leyéndote, espero que sigas muchos años por China, avisa si pasas por Shanghai 😉

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    ¡Así me gusta, que vuelvas a los orígenes! (lo digo tanto por lo de Pekín como por lo de leer este blog).

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.