Servicios mínimos desde Waterworld

 

Llegó el momento de disfrutar de las vacaciones invernales, y en esta ocasión las paso en Java, y tal vez en Bali si el tiempo (atmosférico y de reloj) lo permite. Escribo este post desde Yakarta, ciudad a la que llegué ayer y que está algo inundadilla por las lluvias que caen sin cesar. Es la primera vez, por cierto, que visito el hemisferio sur de nuestro planeta. Si fuera marinero tendría que poner mi cabeza en un cubo de basura y soportar alguna otra humillación más, pero como no lo soy, mi penitencia va a ser pasar varias semanas a remojo, porque por lo que veo aquí lo de la estación de las lluvias va muy en serio.

Sólo llevo un día en Yakarta, así que no puedo contar mucho, únicamente que he tenido suerte de llegar en fin de semana y la ciudad parece que en sábados y domingos tiene menos tráfico que en días laborales, así que me he librado -relativamente- de una de las peores cosas que según dicen tiene este lugar, sus atascos y el ruido de sus motos y coches. Supe del caos en que viven las ciudades indonesias cuando visité Medan, en Sumatra, hace tres años, así que venía curado de espantos. Con lo que quizá no contaba tanto es con estas calles con agua que te llega hasta los tobillos a nada que haya un buen chaparrón.

En el paseo por Yakarta que me he dado hoy he pasado fugazmente por el barrio chino de la ciudad, Glodok. Indonesia es, por cierto, el país con más chinos del mundo después de China (unos nueve millones). Los chinos de Indonesia han sido tradicionalmente gente muy rica y con poder, y al mismo tiempo han sufrido muchas persecuciones y matanzas a lo largo de los siglos, la última de ellas hace bien poco, a finales de los 90, en las revueltas que debido a la fuerte crisis económica local acabaron con el terrible gobierno del dictador Suharto. En el mismo Glodok, al parecer, hubo miles de muertos, en las rapiñas y los ataques que se concentraron contra un colectivo que en aquel entonces era culpado de la crisis, o acusado de no repartir riqueza en un país donde más de la mitad de la población vive bajo el umbral de la pobreza. Ahora parece que los chinos de Indonesia nuevamente viven tranquilos. En cualquier caso, al menos para un turista recién llegado como yo, es bastante difícil diferenciarlos del resto de indonesios.

En fin, que estoy en Indonesia durante las próximas tres semanas, y sin ordenador (el que he traído ha muerto en el primer día) así que imagino que actualizaré el blog poco y mal. ¡Se hará lo que se pueda!

1 Comment

  1. Enviado por Guillem
    (Contacto Página)
    Tu primera palabra indonesia: «banjir», eso es, inundación. ¡Cómprate un chubasquero y disfruta de la ciudad y del país!

    ~~~
    Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    To te pierdas de comer todo lo que puedas de comida Padang y no dejes de ir a Bali, es el lugar más hermoso en la tierra. Bueno Sumatra Occidental y Sulawesi no se quedan atrás.

    ~~~
    Enviado por Chinochano
    (Contacto Página)
    Guillem: en Java central la cosa ha mejorado, menos mal!

    Diego Ivan: Sumatra ya la visité, Sulawesi (Celebes) la dejo para otra ocasión, Indonesia es un mundo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.