Sin noticias

Vamos camino de cumplir una semana desde que el avión MH370, con 239 personas a bordo, de las que 154 eran chinas (estos tres números en China ya nos los sabemos todos de memoria) desapareciera sin dejar rastro, o al menos un rastro que sea fácil de encontrar. Barcos y aviones de una docena de países de la región rastrean de momento las aguas donde se supone que pudo caer el avión (ójala no haya caído). El misterio comienza a convertirse, si esto se prolonga mucho más, en uno de los más inexplicables de la Historia reciente. Carne de programas de Íker Jiménez y de teorías sobre un triángulo de las Bermudas en el sureste asiático, región donde el único polígono de tres lados que conocemos hasta ahora es el Triángulo de Oro (el lugar donde se cruzan las fronteras de Birmania, Tailandia y Laos).

Las informaciones cada día son más desesperadas y desesperantes. Forzadísimos intentos de culpar a un piloto de lo que aún no se sabe con pruebas añejas (que recuerdan en precariedad a aquellas búsquedas en la página de Facebook del maquinista del tren accidentado el año pasado en Santiago). Presuntos pedazos de avión que descubre cada día un barco, un avión o un satélite de alguno de los países que buscan, pero que luego acaban indefectiblemente por ser una falsa alarma. Espiritistas malayos que van al aeropuerto de Kuala Lumpur a ver si pillan tajada. Falsas reivindicaciones de atentados por parte de supuestos grupos terroristas con nombres que parece que se acabe de inventar un niño de primaria. Ante la incertidumbre, la información comienza a caer en esta espiral de rumores y habladurías tan habitual de los fenómenos mediáticos en los que hay menos noticias de las que la gente quiere. Y los redactores jefes lo van a comprar todo.

En China, donde debe haber ocurrido el extremo contrario y es probable que la censura china haya prohibido publicar en exceso este tipo de informaciones con poca base, los periodistas nos hemos topado con una de las semanas más extrañas en décadas, informativamente hablando. Se podría decir que en China no ha pasado NADA, o que no se ha contado NADA, y no ya del avión, sino del resto de lo que haya podido acontecer en el país. Ha sido una semana prácticamente en blanco. En Pekín se reunían estos días los legisladores chinos, como cada año, para decidir las políticas de los próximos 12 meses, pero ni los medios oficiales chinos han prestado demasiada atención a un hecho que para ellos en otras ocasiones suele suponer dos semanas de artículos larguísimos sobre las bondades de la reforma y apertura. Ni siquiera se ha recordado apenas estos días otro triste y reciente suceso, la matanza de la estación de ferrocarriles de Kunming, el 1 de marzo.

O eso, o todos estamos tan aturdidos por el avión desaparecido, que el resto nos ha pasado por la espalda como si fuera un sueño. Pocas veces un tema ha dominado tanto nuestras conversaciones, casi me remontaría a los tiempos de la epidemia del SARS (2003) para poder recordar un momento en el que sólo habláramos de un tema día tras día.

Muchas veces he escrito posts en este blog que han quedado obsoletos casi a la hora de publicarse… ojalá que esta vez también ocurra, más que nada por el bien de los familiares de los pasajeros, que deben estar pasando los peores días de su vida, y ya han empezado a salir en las televisiones perdiendo los nervios y llorando en reuniones con los responsables de Malaysian Airlines. Puestos a pedir, que se cumplan las hipótesis más «optimistas» que manejan los investigadores (el secuestro, o un accidente con supervivientes).

1 Comment

  1. Enviado por javier
    (Contacto Página)
    Acabo de hacer una escala de cinco horas en el aeropuerto de Kuala Lumpur y desde que he llegado hasta que me he ido, todo ha sido Kafkiano. China es Suiza comparada con Malasya. Espero que lo encuentren pronto pero si depende de Malasya,…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Yo en el aeropuerto de Kuala Lumpur sólo estuve en un vuelo Medan-Kuala Lumpur, del que no recuerdo nada excesivamente malo. Sólo que de ahí mi intención era ir en tren a Singapur pero no había billetes y tuve que ir en autobús. Malasia en general me pareció un sitio bastante desarrollado y ordenado, especialmente en relación con Indonesia, que es el lugar más parecido culturalmente hablando.

    ~~~
    Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    Y 29 desaparacidos en un tunel de Shanxi…
    pero tu por tu trabajo sabes que hay directivas, no?

    State Council Information Office: Take heed to delete the article “39 Missing in Shanxi Tunnel Explosion.” Related print and broadcast content must only use information from related government authorities and Xinhua wire copy. Do not hype this story.

    国信办:注意删除《山西隧道爆炸39人失踪失联》一文,有关内容只可采用有关部门权威信息,新华社通稿刊播不炒作。(March 12, 2014)

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Sí, pero vamos, eso ocurrió el 1 de marzo, antes de lo del avión… Reconozco que es un poco alucinante que hayan escondido este accidente dos semanas, o que tardaran tantísimo en contar las víctimas. Me parece que ha sido porque como coincidió con el atentado de Kunming no querían que cundiera el pánico (aunque lo del túnel no parece más que un accidente).

    ~~~
    Enviado por Curioso
    (Contacto Página)
    Veo que tiene una gran tirria a David Jimenez……

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Es una conclusión algo precipitada ésa, pero reconozco que no es mi corresponsal en Asia favorito.

    ~~~
    Enviado por Curioso
    (Contacto Página)
    Y quien es? Mojese.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Yo voy picando de aquí y de allá, no soy acérrimo seguidor de ninguno, y por mi condición de agenciero suelo leer más noticia pura y dura que crónicas elaboradas… Pero en fin, me gustan bastante los temas que toca Zigor Aldama (lo que no significa que esté de acuerdo al cien por cien en lo que escriba). Me gustaba el blog de Rafael Poch, aunque esto ya es algo añejo decirlo, pues se marchó de China por la época de los JJOO. Diego Torres, en El Mundo, acaba de empezar pero apunta maneras.

    Y en inglés me gustan los temas que toca el blog fijo de China del New York Times, aunque no sé quién lo firma, o si siempre es el mismo. (Sé que suena algo cliché nombrar el NYT, pero prometo que no lo hago por postureo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.