Sweet Sixteen for Chinochano

Hoy voy a ser muy breve, porque ayer ya escribí un post que además fue larguísimo (sobre el asunto Peng Shuai), pero hay que respetar la tradición de celebrar el aniversario de este blog, que hoy cumple 16 años. ¿Cómo se pueden llevar 16 años escribiendo del mismo tema? No lo sé ni yo, supongo que debe ser un trastorno obsesivo-compulsivo del que no tengo cura. También te digo que muchas veces China es ya sólo un gancho, una excusa para tratar otras cosas.

Una cerveza a la salud de los lectores, que no son tantos como antaño (o por lo menos no comentan tan activamente) pero me consta que son fieles. Y a por los 17, que el blog iguale a los años que pasé en China.

Me despido con una canción bastante mala pero que tiene que ver con los 16 años, y que se publicó precisamente en el año en el que yo hice 16 años (el mítico 92), por lo que me impactó mucho. Realmente pensé entonces que se me acababa lo bueno por culpa de David Santisteban.

9 Comentarios

  1. Muchas felicidades!!
    Es complicado seguir manteniendo un blog tras 16 años. Y con actualizaciones casi semanales. Tiene mérito.
    Hale, a seguir, a ver llegamos a los 20 o incluso 30 años.
    Un abrazo.

  2. ¡Muchas gracias a todos! Sabed que oficialmente son las «bodas de hiedra», y en 20 años, si se llega, habrá que celebrar las «bodas de cuarzo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.