Taiwán 2 – China 0

Mientras en China la lucha por los derechos civiles va cada año a peor, en la vecina Taiwán están a punto de conseguir dos grandes hitos en este sentido, que prueban que la distancia entre ambas, en el aspecto social, es todavía de bastantes años luz.

En primer lugar, Taiwán está cerca de convertirse en el primer lugar de Asia donde será legal el matrimonio gay. El proyecto de ley ya se está discutiendo en el parlamento de la isla, y podría aprobarse antes de final de este año. Aunque los matrimonios entre personas del mismo sexo no tienen por ahora validez legal en Taiwán, lo cierto es que se celebran a veces bodas gays en la isla, aunque sea con carácter simbólico o festivo. Incluso con ceremonia religiosa incluida, como en este enlace de dos chicas en 2012:

En China también ha habido alguna ceremonia en este sentido, como la que dos famosas activistas, Li Tingting y Teresa Xu, celebraron esta semana (casualmente, el mismo día en el que se conmemoraban los 10 años de la legalización del matrimonio gay en España). Li Tingting estuvo detenida este año más de un mes por protestar pública y pacíficamente contra el acoso sexual a las mujeres. Lo dicho, en China la lucha por los derechos civiles se encuentra en el periodo prehistórico.

El segundo gran hito en lo social que Taiwán va a protagonizar próximamente, si no hay grandes sorpresas, será el de tener una mujer presidenta, aunque en este caso no va a ser el primer sitio de Asia (ya ha ocurrido en Indonesia, Pakistán, Corea del Sur, India, Filipinas…). En 2016 la isla celebra elecciones presidenciales, y tanto el partido gobernante KMT como el principal opositor, el PDP, van probablemente a presentar a mujeres como candidatas: Hung Hsiu-chu es la principal candidata del Kuomintang (aunque deberá competir con otros aspirantes), mientras que por el Partido Demócrata Progresista ya es seguro que la candidata presidencial será Tsai Ing-wen. Conviene matizar que China tuvo en los años 80 una presidenta (Soong Qing-ling, viuda de Sun Yat-sen), aunque con carácter honorífico y durante sólo 12 días.

Hung y Tsai.

Cuando todo esto ocurre en Taiwán, una isla con cultura y tradiciones chinas, en la vecina China no se pueden defender públicamente los derechos de las mujeres (ni cualquier otra cosa), las ONGs extranjeras van a ver próximamente limitados sus ya pocos derechos para trabajar en el país, y la gran expresión pública del año 2015 va a ser un desfile militar. China, te queda mucho por andar…

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.