Tamarices de hace un siglo

Buscando carteles antiguos de viajes para el post del otro día me encontré casualmente con la interesante historia de los magos Ching Ling Foo y Chung Ling Soo, dos prestidigitadores de principios del siglo XX que protagonizaron una famosa rivalidad digna de película (quizá The Prestige se basó en ellos, pero como no la he visto no puedo asegurarlo).

Ching Ling Foo, nacido en Pekín a mediados del siglo XIX, fue el mago más famoso de China en aquella época, y su fama cruzó fronteras, hasta el punto de que el ilusionista actuó en América y también allí causó furor.

Uno de los trucos más famosos de Ching usaba como elemento principal un gran cuenco o barreño del que salía cualquier cosa al taparlo con una tela. El mismísimo Edison grabó en aquel entonces una de las primeras «películas» de la historia imitando este popular truco del mago chino:

Dice la leyenda, y la Wikipedia, que Ching ofrecía en sus espectáculos estadounidenses un premio de 1.000 dólares a cualquiera de entre el público que pudiera repertir el truco. Al parecer, un joven aficionado a la magia llamado William Robinson se ofreció a intentarlo, pero Ching se lo impidió de mala manera.

Poco después, en Europa apareció un mago llamado Chung Ling Soo, que también llegó a hacerse muy famoso, aunque algunos de sus trucos eran claras imitaciones de los juegos de manos de Ching Ling Foo. Entre ellos estaba, por supuesto, el truco del barreño. Al parecer, a Ching no le hizo ninguna gracia que le saliera un imitador llamado Chung, y entre ambos magos nació una irreconciliable rivalidad.

Chung Ling Soo aseguraba venir también de China, y nunca hablaba ante el público, dando a entender que no comprendía ningún idioma que no fuera el chino mandarín.

Uno de los trucos que hizo famoso a Chung Ling Soo se llamaba «condenado a muerte por los Boxers» (un famoso grupo rebelde que en aquella época hacía estragos en China). En el truco, alguien disparaba contra Chung pero éste aparentemente atrapaba la bala en el aire y sobrevivía milagrosamente al fusilamiento. En realidad, la pistola no disparaba ninguna bala, y Chung guardaba una en la mano antes de ser «fusilado».

Parece que Edison no hizo ningún vídeo mostrando este truco, así que os pongo imágenes de Penn and Teller, célebres magos actuales, representando una versión actualizada:

En una representación de Chung en Londres, algo salió mal y durante el «fusilamiento boxer», la pistola relamente disparó y el mago fue realmente alcanzado por la bala. Las últimas palabras de Chung, en un perfecto inglés neoyorquino, fueron «bajen el telón». Se trataba en realidad de… ¡William Robinson! El mago al que Ching no había querido dar la oportunidad de ganarse 1.000 dólares, y que tras ese rechazo había pasado años haciéndose pasar por chino.

1 Comment

  1. nviado por Fu Manchú
    (Contacto Página)
    Waw! Vaya historia!!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    es que las historias de magos siempre molan mucho. A ver si veo «The prestige», me encantó «The Illusionist» y la otra aún promete más.

    ~~~
    Enviado por Dario
    (Contacto Página)
    Tienes razon, por lo que cuentas, The Prestige, esta basada en esta historia.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Me la tengo que pillar en DVD ya…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    He tardado tres años y ya he visto The Prestige… He comprobado que en ella hay un cameo de Chung Ling-soo, y que la peli, aunque habla de dos magos que nada tienen que ver con China, podría basarse en la rivalidad de los dos magos chinos. Gran película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.