Tiembla, Mundial de Tute

Vaya racha para los chinos: si hace justo una semana celebraban su elección como sede de los JJOO de Invierno de 2022, que serán en Pekín, hoy ya han conseguido otro gran evento deportivo, el Mundial de Baloncesto de 2019 (ya quisieron el de 2014, pero en aquella ocasión perdieron ante la candidatura de España). En lo poco que llevamos de siglo China ya ha tenido o va a tener Olimpiadas de Verano y de Invierno, Mundiales de baloncesto, de atletismo (los de este mes en Pekín), de natación (Shanghái 2011)… Ya sólo les va a faltar un Mundial de Fútbol, ¡y ahora que la FIFA está tan patas arriba, cualquiera sabe!

Yao y Pacquiao.

Y ya que he mencionado los Mundiales de Natación, a China le está yendo bastante bien en los que actualmente se celebran en la ciudad rusa de Kazan (Rusia, otro país con muchos grandes eventos deportivos en los últimos años). Al habitual dominio chino en saltos de trampolín y las también habituales platas de natación sincronizada (el oro siempre se lo llevan las rusas) hay que sumar una por ahora muy aceptable cosecha de cuatro oros en las pruebas de natación. A los triunfos de Sun Yang, que ya es un habitual de los podios en los últimos años, se han unido otras jóvenes promesas como Ning Zetao, un chaval hasta ahora desconocido que triunfó ayer en los 100 metros libres.

Ning Zetao, de nombre bastante curioso, es además, como quizá habéis podido advertir en las fotos, un deportista bastante guaperas, y las chinas ya están loquitas por él. Ya les hacían falta ídolos así, porque las grandes leyendas del deporte masculino chino hasta el momento no habían destacado precisamente por su belleza…

Sun Yang, el mejor nadador chino de la historia, necesita al mejor dentista chino de la historia.
Yao Ming, el mejor baloncestista chino de la historia (lo sé, a Sun y a él les he pillado en malos momentos, pero es que esta imagen es con diferencia la más famosa de Yao).
Liu Xiang, el mejor atleta chino de la historia (quizá no tan callo como los anteriores, pero el pelo Bruce Lee y su cuerpo larguirucho nunca le beneficiaron).

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.