Todo llega, hasta 1997 y 2046

«Made in Hong Kong». Probablemente es la primera frase que aprendí en inglés, de pequeño, porque aparecía en muchos objetos de la vida cotidiana de un niño ochentero. Juguetes, relojes digitales que se convertían en robot, rotuladores de marcas raras que no fueran Carioca o Stadtler, estuches de plasticote, gomas de borrar con aromas tan dulces como tóxicos… Ahí se podía leer, escondido en una esquina, eso de «made in Hong Kong» (que era pronunciado exactamente así, nada de «meid in»). Eso sí, no tenía muy claro lo que era Hong Kong.

Un día, una página de pasatiempos me prometió que si pintaba las áreas marcadas por puntos y dejaba en blanco el resto, me aparecería Hong Kong, y lo hice esperanzado en que me saliera de la nada un mono gigante, pero no, lo que se acabó viendo -de forma un tanto precaria, porque aún me salía mucho al pintar- fue una especie de puerto con barcos de extrañas velas. Confundí Hong Kong con King Kong, y aún pasé varios años sin acabar de diferenciarlos bien del todo, de la misma manera que sigo confundiendo los nombres de los mosqueteros de Dartagnan con los de los mosqueperros de Dartacán, que me sé bastante mejor.

Mi padre me explicó que Hong Kong era un lugar de China, pero que no era chino, sino de los ingleses. Que los ingleses se lo tenían que devolver a los chinos después de 99 años (qué cifra más mágica), y que eso ocurriría, más o menos, en el año 2000. Buf, qué lejos quedaba todo eso, en el tiempo y en el mapa.

Pero ay, el reloj corre, y esta semana se han cumplido 17 años de aquel hecho al que parecía imposible llegar en mi niñez, el retorno de Hong Kong a China, que fue el 1 de julio de 1997. Un día que los chinos seguramente eligieron, maquiavelicamente, por ser también el día en el que, en 1921, se fundó el Partido Comunista de China.

Desde aquel 1997, cada 1 de julio, los hongkoneses marchan por las calles de la ciudad, pero no para celebrar el regreso a China, sino para defender su diferente sistema político, ante los eternos temores a que China un día acabe con él e imponga el mismo régimen comunista que rige en el resto del país. China prometió a Hong Kong, al regresar, que tendría amplia autonomía política, bajo el principio de «un país, dos sistemas». Pero que sólo sería así durante 50 años: en 2046, China y Hong Kong deberían unirse del todo.

La fecha de 2046 pudo ser en tiempos, para chinos y hongkoneses, un poco como lo del año 2000 cuando yo era pequeño: una fecha lejana, un plazo amplio para ir con tranquilidad e ir arreglando las cosas sobre la marcha, sin estrés. Buf, lo que iba a llover hasta entonces, pensarían en los 90 los ciudadanos de Hong Kong. Quién sabe si China seguiría siendo comunista paado todo ese tiempo, o si iba a haber fronteras a mediados del siglo XXI…

El tiempo sigue avanzando con inexorable crueldad, ya ha pasado más de un tercio de aquel cómodo colchón de años prometido, y China y Hong Kong no han conseguido la armónica unión que Pekín quería. Tampoco los hongkoneses tinen muy claro lo de que Pekín esté por la labor de cambiar su régimen, ni han logrado para ellos unas instituciones lo suficientemente fuertes para darles tranquilidad, tales como un presidente local elegible por sufragio universal (ellos lo llaman jefe ejecutivo), una asamblea realmente representativa… Lo que sí ven es que China crece económicamente, y que Hong Kong empieza a perder, lenta pero paulatinamente, aquel protagonismo de «dragón asiático» de los 70 y 80, cuando muchos productos en tu casa y en la mía tenían aquel «made in Hong Kong».

Los nervios aumentan… Este año la manifestación del 1 de julio, que es una especie de demostración de rebeldía frente a China, ha reunido más gente que nunca, medio millón de personas (eso según los convocantes, claro, la policía lo reduce bastante).

Días antes, 800.000 personas en ese territorio votaron en un referéndum no vinculante y muy criticado por China, aunque no por ello prohibido, (qué raro que Artur Mas no lo haya seguido) que querían sufragio universal antes de 2017. Entretanto, el recelo de los hongkoneses hacia los chinos, lejos de reducirse con el mayor contacto, va aumentando con los años. Alarma en Hong Kong, por ejemplo, que muchas madres chinas viajen a la excolonia británica para tener allí sus hijos y que sean ciudadanos de Hong Kong, propietarios de uno de los pasaportes más adecuados para viajar por el mundo (mientras que los chinos se ven muy limitados en sus movimientos).

A principios de este año, incluso ha habido casos de xenofobia hacia los muchos turistas chinos que van a Hong Kong, con manifestaciones contra ellos que fueron denominadas, con un humor bastante desafortunado, «marchas anti-langosta«. En aquel entonces, hasta el hecho de que una turista china hiciera orinar a su hijo en una calle de Hong Kong (práctica muy habitual en China, pero no tanto en Hong Kong) desató agrios debates entre chinos y hongkoneses.

¿Empeorarán estas tensiones en las décadas posteriores, hasta 2046, o habrá algún hecho histórico mayor que haga olvidar el asunto? Lo veremos, y si no nosotros, nuestra progenie, porque 2046 también acabará llegando.

1 Comment

  1. Enviado por Viajero
    (Contacto Página)
    Y los hijos de continentales criticando tanto a los «chinos» y olvidando que sus padres se jugaron la vida por una vida mejor como muchos siguen haciendo hoy en día (obviemos a los pijos que van a comprar a la ex-colonia). Cuando leo de algunos Hong Kong para los hongkoneses se me pone la carne de gallina. Claro que si lees de donde viene ya se sabe de que pie cojea y a que altura sube la mano. Eso y que si eres filipina o indonesia y trabajas por una basura y no te dejas mangonear si se te deja entrar. Que hipócritas son en Hong Kong, madre de Dios.

    ~~~
    Enviado por Viajero
    (Contacto Página)
    Me refería que si que te dejas mangonear.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Abierto estoy a que gente de Hong Kong comente lo que piensa del asunto, que en Pekín lo tenemos un poco lejos y a veces no sabemos muy bien el sentir de la excolonia. ¡Adelante!

    ~~~
    Enviado por Viajero
    (Contacto Página)
    El sentir de la excolonia es muy sencillo. Pasta y estatus, elitismo y soberbia. Y te lo dice alguien que ha vivo allí una temporada y cuya novia es hongkonesa.

    ~~~
    Enviado por Experiencia en China
    (Contacto Página)
    También hay que entender a los de HK, hay una presión enorme de millones de chinos por entrar y saquear todo lo que tienen. No creo que sea hipocresía, han evolucionado, son más ricos y educados. No hay nada malo en afirmar eso.

    ~~~
    Enviado por Viajero
    (Contacto Página)
    Si, si. Y cuando bajaban la cabeza ante los bitránicos, estando prohibidas las manifestaciones. Entonces todo estaba bien. Mira, lo que me repatea y con mi propia novia he tenido peleas por eso es que los hijos de continentales, no chinos, porque todos son chinos, ahora escupirían a sus padres si quisieran ir allí. Si, son unos hipócritas de miedo.

    ~~~
    Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    Todavía recuerdo a una damisela que me decía:
    «I’m Not Chinese, I´m from Hong Kong, China is totally different»
    Para la mayoría «rica» de Hong Kong, las filipinas son verdadera basura que trabajan de sirvienta y le hacen dormir en la tina.
    Hongkongneses y taiwaneses no quieren saber nada de nada con ser parte de China continental. Por algo será…
    Explícame ChCh cómo no puede empeorar el asunto..

    ~~~
    Enviado por javier
    (Contacto Página)
    les odian cuando gritan, cuando escupen, cuando comen como animales, cuando se saltan las colas,…le aman cuando pagan, en metálico o por Union Pay. Eso es Hong Kong, básicamente.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Quizá, por lo que decís, se trate de un problema de clase, económico, más que político o nacionalista… Es un poco como el barrio rico de un país en desarrollo, que quiere rodearse de muros y guardias armados para evitar a los pobres.

    Pero también estaría bien que China aprendiera algo de la experiencia de Hong Kong, y no sólo al revés…

    ~~~
    Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    y básicamente es la mejor ciudad que «tiene» China…

    ~~~
    Enviado por Leo
    (Contacto Página)
    CH-CH en Estado Puro. Excelente post.

    ~~~
    Enviado por Anónimo
    (Contacto Página)
    Javier ha dado en el clavo completamente. La palabra que mejor define a los hongkoneses (en general) es hipócritas. Money, money, money…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.