Transformanía

No hay ninguna duda de que en China hay una desenfrenada pasión por los Transformers, esas historias de robots que se transforman en vehículos, que empezaron siendo juguetes en los 80 para después pasar a los comics, los dibujos animados y, en los últimos años, superproducciones de Hollywood que en China tienen a su público más fiel. Hasta que llegó Avatar, la película más vista de la historia de los cines chinos era Transformers 2, pese a que hasta su director dijo de ella que era pura basura. En España creo que estos bichos nunca tuvieron mucho éxito, yo de pequeño sólo los conocí por el álbum de Panini que me hice más por inercia que por afición, pero está claro que en China son un fenómeno mucho más extendido.

Fans chinos en el estreno de la última peli de la saga, la pasada semana.

Una amiga china que el otro día, cómo no, se fue de cabeza a ver el estreno en China de Transformers 3, me contaba que para ella era muy importante ir a ver esas películas, porque en su infancia ella y su hermano pasaron muchas horas jugando con estos robots de juguete, así que no iba a verla por la historia, sino más bien para rememorar sus años mozos. Vamos, como si en España nos pusieran un día una película de los clicks de Famóbil, yo desde luego no me la perdía (no sé cómo aún no se le ha ocurrido a Hollywood, será que los clicks en EEUU no triunfaron).

El caso es que esta pasión de los chinos por los Transformers no sólo se expresa con «fanboys» yendo a las películas con caretas de Optimus Prime, sino que también, de vez en cuando, aparecen en calles y plazas de muchas ciudades del país estatuas gigantes de estos robots:

En un centro comercial de la ciudad de Jinan. (donde, por cierto, han copiado malamente nuestro supertoldo pequinés).

En una escuela de Bellas Artes (esto es arte, y no el Guernica).

 

En Pekín, por cierto, han colocado estos días uno de estos mamotretos junto al Estadio Olímpico de Pekín, que según dicen es el Transformer más alto que ha habido en China hasta la fecha (que haya una clasificación por alturas de Transformers en las ciudades de este país dice también mucho del éxito de estas estatuas). La semana que viene me he de pasar por allí para sufrir un partido de Supercopa italiana entre el Inter y el Milan, así que miraré a ver si lo encuentro, me da que no será difícil.

Pero no sólo se pueden encontrar en China Transformers «profesionales». También salen en la prensa, de vez en cuando, fotos de mecánicos, artistas o aficionados varios que con paciencia y un destornillador se montan ellos robots transformables a su gusto:

Menos espectacular, pero también graciosa, fue la imagen que el otro día publicó el Chainadeili, de dos ganadores de la lotería china que, para no ser identificados por posibles extorsionadores futuros, cubrieron su cara con caretas de Transformers al ir a cobrar sus boletos. El pie de foto era «Los Transformers ganan la lotería». Y como decía un comentarista en el Facebook al enlazar esta noticia, pues bien merecido lo tienen, por todo el bien que han hecho a la humanidad, oye…

Así que ya veis, si un día vais caminando por Pekín y un triciclo se os transforma en una máquina de matar, preguntadle si es Autobot o Decepticon.

1 Comment

  1. Enviado por Jorge
    (Contacto Página)
    oyeeeeee!!! un poco de respeto. Que transformers tenía muchos fans en España! Mis recreaciones de transformers usando tente (si, tente, no esa mierda de lego) son uno de mis mejores recuerdos de peque.

    ~~~
    Enviado por Nihilista
    (Contacto Página)
    Me uno al comentario anterior en cuanto a los seguidores de Transformers en España,yo tenia unos cuantos, (pero no en cuanto a comparar a los miticos Lego con Tente…).

    Por cierto, a mi los Transformers que me llamaron la atencion bastante fueron los del 798 en Beijing que vi el a;o pasado. No se si es que han movido al señor Optimus cerca del Nido, pero juraria que es el mismo robotejo que vi yo.

    ~~~
    Enviado por Nacho_Shanghai
    (Contacto Página)
    Sí, Chinochano, lo siento, pero creo que aunque a ti no te llegaran, muchos en España estábamos locos por los Transformes, jugábamos con ellos y veíamos la sería de dibujos animados que ponían en la tele…
    gracias por seguir informando, te sigo desde el otro lado del nuevo tren bala

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    A ver si va a ser una cosa de diferencia generacional… porque yo en los 80 vi muy pocos Transformers en las jugueterías o en mi casa o en la de mis amigos. Hasta que me hice aquel álbum no había oído hablar apenas de ellos, y después de él seguí sin saber mucho de ellos. Pero bueno, todo es posible…

    ~~~
    Enviado por Maikel Nait
    (Contacto Página)
    Coincido con los demás : los Transformers en España también tuvieron su momento de esplendor. Yo tengo prácticamente toda la colección de cómics, donde en los primeros números se anunciaban los juguetes , que al principio tenían bastante calidad , con bastantes partes metálicas en lugar de plasticucho barato. Durante bastantes años usé el nombre de Bumblebee como nombre de usuario en muchas de mis cuentas de correo jajaja. Qué tiempos, qué tiempos … y estoy hablando de los 80 !!!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    pues nada, está claro que no estaba «al loro» de lo que ocurria en los 80… en fin, por lo menos creé polémica, jejejejejeje

    ~~~
    Enviado por Aorijia
    (Contacto Página)
    Así es, la fiebre te pilló tarde, Chinochano: Mi hermano (que hoy tiene 29) estaba flipao con los transformers de los h… (y lo digo porque yo era más de ver ñoñadas, y me tocaba tragarme a los Transformers o Bola del Dragón por su culpa).

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    tendré que ir en máquina del tiempo a 1984 y regalarle un Optimus Prime y un Megatron al Chinochano niño, para cambiar esta triste realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.