Tres paseos por la India central

Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).

En posts anteriores he hablado ya y sobre todo he colgado fotos de lugares de la India que visité en febrero, como Delhi, Agra, Udaipur, Bombay, Bhopal, Varanasi… Me quedan algunas fotos y lugares más por mostrar, pero voy a colocar varios sitios juntos en este post y a mencionarlos de forma más breve, no porque me gustaran menos que los antes citados sino para ir terminando pronto con el paréntesis indio de este blog, que estoy ya echando de menos hablar sobre China.

KHAJURAHO: Famoso por sus esculturas eróticas, que el Wechat (Whatsapp chino) no me dejó mandar a mis amigos de China. Es el pueblo con más pesados timaturistas por metro cuadrado de todos los lugares que conocí en la India (había un vendedor de tapices llamado Supermario que me resultó insoportable) pero al mismo tiempo tuvo su lado relajante (fue prácticamente el primer sitio más o menos rural en el que estuve después de visitar grandes ciudades indias).

ORCHHA: Así, con dos haches, es un bonito pueblo lleno de palacios y templos rutilantes, restos de un pasado en el que el lugar fue capital de uno de esos reinos de maharahás que había por toda la antigua India. Orchha fue el lugar más pausado de todos los que vi, y por eso me quedé tres noches aunque no hubiera mucho que ver. Bueno, hubo relax en general, pero en una de las noches allí hubo un partido televisado de cricket entre India y Australia y el pequeño pueblecito parecía Madrid o Barcelona el día en que sus equipos ganan la Champions.

AURANGABAD: En las afueras de esa ciudad de mezquitas y portones de viejas murallas están las cuevas de Ajanta y Ellora, dos maravillas del arte humano. Templos totalmente excavados en la roca viva, como Petra, y decorados con esculturas y pinturas hindúes, budistas o jainistas. Difícil de explicar con palabras y también con fotos, hay que verlo en primera persona.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.