Triste y delicado

 

Me ha pillado aún en tierras españolas (aunque ya me quedan pocas vacaciones) el macabro suceso del que esta semana -y especialmente hoy- hablan todos los medios en España, la muerte de la niña Asunta Basterra, de 12 años. Aunque el caso lleva ya varios días en los informativos, no me había enterado hasta hoy (al ver fotos de la víctima en el telediario) de que Asunta era una niña de origen chino, adoptada en China cuando tenía un año.

El caso está bajo investigación, así que la prudencia manda en estos momentos, aunque por ahora la policía maneja la tesis de que sus padres (un periodista y una antigua diplomática) son los principales sospechosos. Subrayemos lo de sospechosos, que en estos casos con víctimas infantiles (recordemos el caso Madeleine, el de Rocío Wanninkhof o el de Marta del Castillo) el corazón a veces va por delante de la razón, y el titular por delante de la sentencia. Prudencia, y que sean la policía primero y los jueces después los que trabajen.

En nuestro Grupo de Facebook muchos comentaristas han opinado que los medios han subrayado con demasiado énfasis el hecho de que Asunta fuera una niña adoptada, lo cual según ellos podría mover a mentes irreflexivas a pensar que hay un problema con las adopciones, así, en general. Yo he opinado allí que en las noticias que he visto del tema, en la tele y en los diarios web, no he visto cargar las tintas al fenómeno de la adopción, como mucho se ha mencionado que la niña era adoptada y punto (una aclaración que creo era necesaria si se mostraban imágenes de Asunta, de rasgos claramente asiáticos frente a los caucásicos de sus padres). El hecho de que yo me haya enterado de que es adoptada días después de ocurrido el suceso muestra que no ha sido un dato repetido hasta la saciedad, creo (aunque como estoy de vacaciones mi atención no es la mejor, ni en éste ni en muchos otros temas).

En todo caso, admito que es posible que medios o programas sensacionalistas sí exploten la idea, por aquello de que el morbo y el buscarle tres pies al gato ayudan a vender diarios y a atraer espectadores, tristemente (aunque quiero ser optimista y creer que con los años la gente está cada vez más informada y entra menos a esos trapos).

Por lo poco que yo sé, en España los padres adoptantes son sometidos a entrevistas, pruebas psicológicas y otros tests para asegurarse de que son emocionalmente fuertes y aptos para una empresa tan complicada como es la de criar a un niño adoptado, y más aún cuando se trata de uno venido de una cultura totalmente diferente (lo que seguramente hará que muy pronto, antes del tiempo recomendado por psicólogos y deseado por padres, sepa que es adoptado).

Esas pruebas minimizan los riesgos para los niños adoptados, pero claro, nunca podrán reducirlos a cero. Hoy La Voz de Galicia publicaba -y no creo que haya sido casualidad de que lo haya hecho hoy, cuando es un asunto del que medios de otros países han hablado meses antes- la existencia de varios casos de abandonos de niñas chinas abandonadas por sus padres adoptivos en Estados Unidos. Aún no sé si es adecuado publicarlo hoy o no, pero el asunto debe preocupar, al menos en EEUU.

El tiempo nos dirá cómo acaba el caso de Asunta, y si afecta o no -esperemos que no- a una institución por ahora necesaria en la sociedad, como es la adopción. En todo caso, lo importante ahora es que se haga justicia en este terrible caso, y que se tomen todas las medidas posibles para evitar que vuelva a ocurrir, una vez se sepan las circunstancias exactas y cuáles son los puntos en los que se pueden tomar esas medidas. Sonará obvio y nebuloso, pero más no se puede decir mucho más cuando el caso está aún en fase de investigación.

1 Comment

  1. Enviado por Dani (ZaiChina)
    (Contacto Página)
    Yo tampoco me había enterado de que era de origen chino!! Lo he leído hoy por primera vez en tu Facebook.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    La historia está tomando unos aires rocambolescos que recuerdan a Agatha Christie. Que si los abuelos pudieron ser asesinados también, que si la niña empezó un blog sobre asesinatps y fantasmas en el mismo mes en que murieron los abuelos… Ay omá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.