Un cuento shino

 

Os escribo desde el dutifrí de Moscú (camino de Pekín ya, tras unas largas vacaciones), un lugar nuevo para este blog. Pero no voy a hablaros de las matrioskas o las botellas de vodka que pueblan las tiendas de este lugar, sino de una película que vi hace unos días en Madrid y me encantó, por lo que la recomiendo a todos: Un Cuento Chino.

La película tiene como protagonista a Ricardo Darín, actor argentino muy querido a ambos lados del Atlántico y que últimamente es garantía de calidad. También a un casi desconocido (por lo menos en España) actor argentino-taiwanés llamado Ignacio Huang. Cuenta la historia de un chino que viaja a Argentina con una mano delante y otra detrás y es acogido a regañadientes por Darin, quien encarna a un amargado pero a la vez muy gracioso ferretero.

La película tiene momentos de reírte a carcajadas (los cuatro contados que estábamos en el cine lo hicimos media docena de veces) y uno de shorar también mucho, y es una preciosa historia de cruce de culturas china e hispana. En ese sentido me recuerda a Tapas, otra historia con gruñones y chinos. Es posible que Biutiful sea similar, pues me han dicho que los inmigrantes chinos también son protagonistas de esa aclamada peli, pero no la he visto todavía, así que no puedo asegurarlo.

«Un Cuento Chino» demuestra una vez más que se puede hacer buen humor, y nuevo, en historias protagonizadas por chinos, y con esto retomo lo comentado en el post anterior, en el que hablábamos una vez más (ya se ha hecho mucho en este blog) del tema del humor sobre chinos en España.

La película argentina tiene un «bonus» para aquellos que estudiéis chino o sepáis algunas palabras en este idioma: el protagonista oriental, Jun, habla todo el rato en mandarín, pero no hay subtítulo ninguno, porque el director quiere que los espectadores nos sintamos tan perplejos ante sus palabras como el ferretero argentino. Sin embargo, el chino que habla Jun es muy sencillo y con un acento muy estándar, por lo que a nada que hayáis estudiando un poco de chino, lo vais a entender perfectamente. Así que podéis enteraros de un pelín más que el resto de mortales… Tampoco es que lo que diga Jun sea vital para la película, pero al menos podréis fardar.

Por ponerle alguna pega a la bonita historia (pega que sólo pondremos los pesaos que conozcamos China), habría que decir que las escenas iniciales, en las que Jun va en barco con su amada, parecen sacadas del siglo XIX, o como mínimo de un carnaval, y son un poco cantosas. En cuanto a la vaca que ilustra el cartel de la peli (arriba lo tenéis), y que es vital en la historia, pues es muy mona… pero siendo china, quizá debería ser marrón, pues en China no tienen esas tópicas vacas suizas blanquinegras.

1 Comment

  1. Enviado por Carlos
    (Contacto Página)
    Chinochano, no tuve aún la oportunidad de ver la película (muy mal lo mío siendo argentino). Después de tu crítica, seguramente la voy a ver ya que siempre que recomendaste alguna, me terminó gustando (como la del nuevo Karate Kid).
    Respecto a la vaca, es simple: Es una Holando-Argentino, muy comunes en nuestra cuenca lechera.
    Saludos!

    ~~~
    Enviado por Inconexo
    (Contacto Página)
    ¿Y no hubiera sido más digno sacar al chino en lugar de la vaca en la portada?

    Porque vamos, viendo la portada y a pesar del nombre, no me hubiera imaginado que iba sobre la convivencia de un chino y un argentino.

    ~~~
    Enviado por Carlos
    (Contacto Página)
    Inconexo, acabo de ver la película y te puedo asegurar que la vaca está más que justificada en el póster. Te recomiendo que la veas. Es muy buena. Saludos!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    sí, la vaca es importante… bueno, en este mundo de cuotas igual lo mejor hubiera sido poner al chino, el argentino y la vaca, pero oye, tampoco vamos a ser tan estrictos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.