Un guardia rojo que pidió perdón

El pasado 28 de febrero falleció en la playera ciudad de Sanya a los 71 años Chen Xiaolu, una interesante figura política cuya muerte ha pasado relativamente desapercibida estos días en una China donde sólo se piensa en las actuales reuniones de la Asamblea Nacional y en la reforma constitucional que va a traernos un largo reinado de Xi Jinping, si su salud se lo permite.

Chen fue hijo de uno de los grandes aliados de Mao Zedong en los primeros años del Partido Comunista y los inicios de la República Popular, el mariscal Chen Yi, que también fue alcalde de Shanghai y ministro de Exteriores en los primeros años del régimen que fundó Mao. Chen Xiaolu fue por tanto un “príncipe”, un hijo de los primeros líderes guerrilleros maoístas, y como muchos príncipes destacó como político en los años de reforma y apertura de Deng Xiaoping, además de como empresario. Sin embargo, el principal motivo por el que merece ser recordado Chen es porque ya en sus años de retiro, en 2013, se convirtió en la primera persona que de forma pública pidió perdón por haber sido guardia rojo y haber maltratado a alumnos y profesores en el instituto de Pekín donde estudiaba en los años de la Revolución Cultural.

Chen Xiaolu (el único que está de frente) en esa época de guardia rojo, junto al primer ministro chino Zhou Enlai.

Chen utilizó para ello la web del instituto de Pekín donde fue estudiante en aquella época. En el foro de antiguos alumnos de esa página uno de sus compañeros publicó fotos de los años de la Revolución Cultural que le provocaron sentimientos de aflicción y arrepentimiento.

Una de esas fotos, con profesores siendo conminados por los alumnos a cavar. En agosto y septiembre de 1967, los peores tiempos de la Revolución en Pekín, unas 1.800 personas murieron en linchamientos públicos, muchos de ellos maestros.

A modo de pie de foto de esas imágenes, Chen publicó un comentario que en esta web fue traducido al inglés y yo subsiguientemente os traduzco al español. Creo que en un día como hoy, en el que la Constitución china va a ser cambiada quizá para convertir a Xi en un segundo Mao, es apropiado recordarlo:

Quiero agradecer a nuestro compañero por conservar estas valiosas fotografías, y a Huang Jian por publicarlas. Ese periodo es difícil de recordar, pero son días que tendremos que enfrentar durante el resto de nuestras vidas. Como líder de los estudiantes del Instituto Número Ocho y director del comité revolucionario de la escuela, asumo responsabilidad directa por denunciar y criticar a líderes del instituto, a algunos profesores y a estudiantes. En las primeras etapas del movimiento me rebelé activamente y organicé las denuncias de los líderes del instituto. Más tarde, cuando trabajé como líder del comité revolucionario, no fui lo bastante valiente como para detener las persecuciones inhumanas, porque temí ser acusado de proteger los modos antiguos y ser contrarrevolucionario. Era una época terrorífica.

Hoy quiero usar internet para expresar mis disculpas más sinceras a esa gente. El sindicato de estudiantes del Instituto Número Ocho está organizando una fiesta para líderes del instituto y profesores. Espero poder representar a aquéllos que hirieron a líderes del instituto, profesores y estudiantes a la hora de expresar mis más profundas disculpas a ellos. Quiero preguntar, ¿me permiten mis compañeros a hacer esta petición de perdón?

Recientemente podemos ver en la sociedad una tendencia a cambiar el veredicto de la Revolución Cultural. Creo que la forma en que uno interpreta ese periodo es una cuestión de libertad individual, ¡pero esas violaciones de los derechos humanos inconstitucionales e inhumanas no deben repetirse de ninguna forma en China! ¡Si se repiten, no podemos siquiera hablar de la felicidad del pueblo, del fortalecimiento de la nación o del “Sueño Chino”! Mi petición de disculpa oficial llega demasiado tarde, pero con el fin de purificar el alma, del progreso de la sociedad, del futuro de la nación, tengo que pedir este perdón. ¡Sin reflexión, cómo podemos hablar de progreso!

Como prometió en el texto, Chen participó en actos del instituto donde su disculpa también se expresó con el tradicional gesto oriental de inclinarse ante los que debían perdonarle. El acto, contaron incluso medios oficiales como China Daily, fue muy emotivo y hubo muchas lágrimas.

Y debió conseguir el perdón que pedía, porque en esos días Chen también posó con algunos profesores jubilados y antiguos alumnos a los que denunció o humilló públicamente. El guardia rojo acabó tomándose unos Red Bulls con sus víctimas: la complicada historia reciente de China, y las dificultades que enfrenta a la hora de ser recuperada, produce estas situaciones.

Después de Chen, otros antiguos guardias rojos siguieron su ejemplo pidieron perdón públicamente, aunque los medios chinos no prestaron mucha atención a este fenómeno, o directamente censuraron el asunto, más cuando en 2016 se cumplieron 50 años del inicio de la Revolución Cultural. Ahora en China sólo hay sitio en las noticias para el engrandecimiento de Xi, que recuerda al que Mao alcanzó en 1966.

6 Comentarios

  1. Es propio de valientes reconocer los errores y pedir perdón.

    La revolución cultural es para mí uno de los periodos mas negativos de la historia reciente de China y el origen de algunos males o deficits que acarrea aun hoy en día esa sociedad.

    Podría preguntarte cuál es la posición oficial del PCC respecto a esta etapa histórica?

    • No es un acontecimiento tan tabú como la matanza de Tiananmen o el Gran Salto Adelante, que son innombrables en China: de la Revolución Cultural se han hecho películas chinas, se han escrito libros, se menciona en discursos políticos, se considera oficialmente un gran error…

      En teoría se juzgó (el famoso proceso a la Banda de los Cuatro) y en ese proceso se contaron miles de casos de muertes y torturas, pero al mismo tiempo ese juicio sirvió para dar carpetazo al asunto echando la culpa de todo a cuatro líderes y olvidando la responsabilidad de Mao, en mi opinión el verdadero responsable (aunque de todas maneras ya había muerto cuando se celebró el juicio).

      Escribí bastante del asunto cuando se cumplieron 50 años de la Revolución Cultural, por si te interesa ampliar algo más:

      http://chinochano.org/10-cosas-que-quiza-no-sabessobre-la-revolucion-cultural/

    • también se cuentan en los medios, pero a veces quedan enterradas entre Cataluña y Trump… recordad, mortales, ¡en el mundo también ocurren otras cosas!

Responder a Guillermo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.