Un mono viajero que no se llama Amedio

Muchas civilizaciones han tenido sus epopeyas, relatos largos cual día sin pan en los que los protagonistas, héroes que encarnan el orgullo nacional, luchan contra todos los obstáculos que se cruzan en su camino y terminan victoriosos. Los griegos tuvieron su Odisea y su Iliada, los romanos la Eneida, los indios el Majabharata y el Ramayana, los españoles el Cantar del Mío Cid (o la antiepopeya del Quijote), los franceses el Cantar de Roldán, los alemanes la historia de los Nibelungos, los frikis el Señor de los Anillos…

Más cerca de China, los tibetanos tienen el Rey Gesar, muy curioso éste porque es todavía más largo que los anteriores (es el más antiguo y prolongado de todos, dicen que ocupa 120 tomos) y porque aún se transmite oralmente entre los pueblos del Himalaya. A veces salen en la prensa noticias de prodigiosos juglares tibetanos que pueden recitar toda o parte de esta gigantesca obra de memoria. A los que puedan ver YouTube, les enlazo un vídeo de un monje recitando este cantar (sólo un poco, tranquilos).

No sé si se puede afirmar que la civilización china tiene una gran epopeya nacional de este estilo, aunque quizá podría considerarse que tiene una historia que comparte ciertos aspectos con las anteriores: un largo viaje con muchas aventuras, héroes, villanos, algo de fantasía heroica y una misión. Se trata del Viaje al Oeste, una de las grandes obras literarias de la literatura clásica china.

Escrito en el siglo XVI, este largo relato cuenta el viaje de un monje budista, Xuanzang, por los caminos de la Ruta de la Seda para obtener unos sutras (libros sagrados del budismo) de la India y llevarlos a China, sorteando muchos peligros en una obra que es mitad relato de aventuras, mitad escrito religioso.

En su viaje le acompañan tres discípulos: un cerdo que habla, un humano llamado Sha Wujing, y el más famoso de todos, el Rey Mono (Sun Wukong), que probablemente es el personaje de ficción más popular de China y acaba robando protagonismo al resto de los personajes de la novela, incluido el monje Xuanzang.

El Rey Mono es muy querido por los chinos de cualquier generación: aparece en cuentos para niños, en óperas chinas para mayores, en caretas, juguetes, dibujos animados… Curioso que su popularidad sea tan grande, ya que es un personaje muy complejo.

Por ejemplo, no está claro que el Rey Mono sea bueno, de hecho en el principio de la novela es todo un Lucifer (se rebela contra los dioses del cielo y por ello es duramente castigado).

Después, cuando comienza el viaje junto al monje y sus otros peculiares discípulos, el Rey Mono parece decidido a ir por la senda del bien, pero en muchas ocasiones comete errores, es violento o desobedece a sus amigos. Es un personaje algo caótico y contradictorio… ¿Será por eso que gusta a los chinos, porque no es el típico héroe que siempre acierta y lo hace todo bien?

Los de mi generación seguramente recordarán una célebre serie de dibujos animados que se inspira, aunque sólo en los primeros capítulos, en el Viaje al Oeste chino. Se trata de Bola de Dragón, en la que el protagonista, Son Goku, no es otro que Sun Wukong (Son Goku es una adaptación japonesa del nombre chino).

Son Goku sólo tiene de mono la cola (salvo en las noches de Luna llena), pero sigue manteniendo ese carácter travieso y alocado, y hereda de su original chino la nube con la que puede volar a todas partes.

1 Comment

  1. Enviado por igo
    (Contacto Página)
    El libro de “Viaje al Oeste” lo podéis encontrar en español, en una versión íntegra, con notas, y traducido directamente del chino, en un único tomo de la editorial Siruela. Es un tochaco, 2260 páginas, pero realmente muy entretenido y aunque hay algunas partes un poco repetitivas, se lee muy bien. Mucho mejor que tostones como el Quijote.

    ~~~
    Enviado por Zeqk
    (Contacto Página)
    el personaje, es también el centro de la película americana el Reino Prohibido, con Jackie Chan y Jet Li

    http://www.screen-power.com/wp-content/uploads/2008/04/monkey-king-1.jpg

    ~~~
    Enviado por Zhenru
    (Contacto Página)
    No sé si ha llegado a España, pero ha salido en Pekín una Biblioteca de Clásicos Chinos edición bilíngüe chino-español en la que se incluye Peregrinación al Oeste con la versión española de María Lecea y Carlos Trigoso Sánchez, el problema es que son 8 volúmenes, pero por 710 yuanes full equipe…ver aqui. Se puede pillar más barato en dangdang…, lo digo por si alguien se decide a “exportarlos”. Saludos.

    ~~~
    Enviado por Daniel
    (Contacto Página)
    Si animos de polemizar…
    El Quijote no es ningun “toston” y si te lo ha pareceido es que no has entendido ni la mitad.

    ~~~
    Enviado por Inconexo
    (Contacto Página)
    Yo no diría que el mono roba protagonismo al monje. Él comienza como protagonista desde el principio, unas 200 páginas por lo menos (no recuerdo ahora exactamente).

    Me ha llamado la atención como libro religioso. Aunque te vende los valores taoístas y sus bondades (la inmortalidad), también es abiertamente irrespestuoso.

    El mono le da sopa con ondas a todos los dioses. Incluso tira de culo a Lao Tze, el maestro taoísta, y se mea en Buda.

    Aunque estos actos son calificados de horribles, se nota que el foco está en el humor de estos dioses ridiculizados.

    En Occidente por escribir una obra así, religiosa, pero en la que tiraran a Jesús de culo, cazara a la paloma, burreara a los Ángeles, engañara a la Virgen María, etc… le hubieran quemado en épocas anteriores y hoy le boicotearían todos los actos.

    Y aunque el cristianismo se basa en el perdón, no imagino que pudiera ser una historia de redención, porque la blasfemia es de lo que más les horroriza.

    ~~~
    Enviado por Inconexo
    (Contacto Página)
    También hay que señalar que en Dragonball no aparece sólo el Rey Mono. Se ve claramente al cerdo. Algunos dicen que Bulma sería la Bhoddisatva (salvando las distancias) o el monje, y que Yamcha sería un bandido que aparece más adelante, al parecer (yo no he llegado hasta allí).

    Goku, además de la cola, posee otras características famosas del Rey Mono: el bastón y la nube.

    De todas formas, aunque se haya inspirado en el Rey Mono al diseñar los personajes, y aunque incluso se menciona en las primeras viñetas, creo que ni siquiera esos primeros capítulos la historia tiene mucho que ver.

    Eso sí, Bola de Dragón tiene un tema fuerte que sí aparece en el libro: la redención. Y es que casi todos los protagonistas fueron malos en algún momento.

    ~~~
    Enviado por Anónimo
    (Contacto Página)
    Un granito de arena a la entrada de hoy, aprovechando que hice una tesina sobre el tema. En realidad, la historia del Rey Mono que tan famosa se ha hecho está inspirada en una novela real que escribió el monje Fa-hsien Chuan en el 399 en su peregrinación desde China hasta la India para buscar el Vinaya Pitaka. La novela de Fa Hsien se editó en España en el 78.
    En Bola de Dragón aparecen infinidad de referencias a Viaje al Oeste, no sólo Son Goku, la nube o el bastón, sino la idea del viaje en búsqueda de algo; el maestro que comete errores pero en el fondo es sabio; el personaje pernicioso del cerdo, como ya ha anotado antes alguien; e incluso la figura femenina que es capaz de resolver problemas haciendo “milagros” (más tecnológicos en el caso de Bulma, peeeeero…).
    Nada de esto es raro, porque hay infinidad de adaptaciones de esta historia, tanto en China como en Japón, aunque la más famosa sea Bola de Dragón.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Gracias por vuestras ricas aportaciones, interesante lo que comenta Inconexo de Yamcha, el bandido que en efecto podría ser uno de los protas del Viaje al Oeste. Hay también un cerdo en esos dibujos animados, pero creo que no es un personaje muy importante. Quizá el otro acompañante importante de esa serie sea el calvete Krilin. Y el maestro Mutenroshi será Xuan Zang, imagino…

    Me interesa también lo de la redención como tema central de la novela y de los dibujos animados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.