Un puente con tres extremos

El presidente chino, Xi Jinping, ha inaugurado hoy un complejo sistema de puentes, túneles e islas artificiales que unirá desde ahora por carretera los dos lados del delta del Río Perla, entre las ciudades de Macao, Hong Kong y Zhuhai. El hecho de que esta magna obra una tres ciudades y no sólo dos os puede ya dar una idea de lo complicado de la infraestructura: en su extremo oeste, la obra se bifurca desde una isla artificial en dos ramales, uno al norte que llega hasta Zhuhai y otro al sur que va hasta Macao (en todo caso, si no fuera por la frontera que aún separa a Zhuhai y a la excolonia portuguesa, casi podrían ser consideradas una misma ciudad, sólo les separa un muro urbanizado en ambos lados).

Las rayas azules discontinuas  del centro son un túnel subterráneo, y las dos grises a ambos lados de éste son otras dos islas artificiales edificadas para esta espectacular obra.

Esta infraestructura que según China será clave para dinamizar el próspero delta es un proyecto que ha tardado 15 años en construirse, cuya inauguración ha tenido que ser retrasada dos años y que ha tenido un enorme coste económico (15.000 millones de yuanes) y humano (nueve obreros fallecidos y 400 heridos, según cifras oficiales que según organizaciones sindicales quizás son aún mayores en realidad).

Puedo presumir de que antes de la inauguración he pisado ese puente, en una de las coberturas periodísticas más bizarras que he tenido el gusto de llevar a cabo últimamente: la extenista Stefi Graf fue llevada en 2016 al puente cuando éste estaba en obras, los chinos improvisaron para ella y para la tenista en activo Caroline García una pista de tenis allí mismo, y ambas pelotearon sobre la obra, en el pequeño tramo que hay cerca de Zhuhai (donde se juega uno de los más importantes torneos tenísticos de final de temporada).

En el vídeo aventuré, repitiendo lo que les gusta decir a los chinos, que se trataba del “mayor puente del mundo sobre el mar”, pero ahora tengo mis dudas. En realidad, es difícil de medir si lo es o no, dada la complejidad de un proyecto con tantos tramos de puente y túneles. Toda la obra mide, creo, 55 kilómetros, pero el tramo de puente continuo más largo creo que tiene unos 29 kilómetros, menos que otras construcciones en la misma China, en el delta del Yangtsé o sus alrededores. En fin, dejaremos que Wikipedia o el Libro Guinness decidan, yo estoy bastante confuso al respecto y ya me costó lo mío hacer una lista de grandes puentes chinos hace cuatro años.

Lo que sí es seguro es que este puente acortará bastante el viaje entre Hong Kong, en el este del delta, y Macao y Zhuhai, en el oeste (antes de aprobar el proyecto se pensó en incluir también tramos hasta Shenzhen, al norte de Hong Kong, pero al parecer se abandonó esa idea). Por carretera, antes se tardaban unas tres horas en ir de un lado al otro del delta, y ahora se podrá hacer ese trayecto en 40 minutos.

No sé si con el nuevo puente los turistas dejaremos de ir entre Macao y Hong Kong en ferrys que cubrían esa distancia en una hora, como se hacía habitualmente: yo personalmente aborrecía esos viajes, sobre todo por las largas colas del control de pasaportes (aunque igual pasando por el puente hay que seguir haciéndolas) y por lo mal situada y señalizada que estaba la terminal de ferrys en Hong Kong: por más que la usara, la siguiente vez ya se me había olvidado cómo llegar hasta ella, e incluso abrigo la sospecha de que era itinerante y me la cambiaban diariamente.

China, como decía al principio, busca con este puente unir más las excolonias europeas con el resto del país, en momentos donde crece el descontento hacia Pekín sobre todo en tierras hongkonesas. No parece casual que el puente se haya abierto un mes después de que Hong Kong comenzara a estar unida a China también por trenes de alta velocidad, con la apertura de la estación ferroviaria y el tramo para trenes bala entre la excolonia y la vecina Shenzhen, para desde allí enlazar con la extensa red nacional china. Mejor comunicada con China, Hong Kong estará más unida, piensa Pekín, que como sabemos quiere aplicar similares ideas a países vecinos y aliados con sus famosas y ultrapromocionadas Nuevas Rutas de la Seda.

2 Comentarios

  1. Yo estuve en Macao en agosto y no tuve que hacer ninguna cola. Cogí el Ferry en el aeropuerto de Hongkong y ni siquiera tuve que cobrir el papel ese de migración que se suele escribir al entrar. Me pareció raro. Me dijeron que era porque al no salir del aeropuerto no hacía falta.

    • ya veo, debe ser como si hicieras un tránsito… creo que a mí una vez también me excusaron de ese trámite cuando cogí una furgoneta desde el aeropuerto de Hong Kong a la frontera con Shenzhen (China)

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.