Una china en Pixar

Hoy ni mencionaremos el temita, lectores. Un poco de tregua.

El otro día os escribía sobre películas de Estudio Ghibli, y hoy voy a seguir hablando de cine de animación, que es uno de mis géneros favoritos. En esta ocasión me centraré en otro estudio maravilloso, Pixar, del que han salido algunas de las mejores películas de este siglo (no sólo estoy hablando de pelis de dibujos) y que ha ganado 10 de los 19 Oscars a la mejor película animada, categoría creada en 2001 por la Academia.

Pixar ha tocado todo tipo de temáticas en sus films, pero todavía no lo ha intentado con guiones de temática oriental para intentar atraer a las audiencias del gigantesco mercado asiático. En esto se diferencia de su matriz Disney, que sacó en la década pasada Mulan, o de la gran rival Dreamworks, que triunfó tanto con Kung Fu Panda que convirtió al personaje en franquicia y ya hay tres pelis suyas.

Lo que sí tiene Pixar es un cortometraje animado de temática china, llamado Bao (por los «baozi», esos deliciosos bollos hervidos y rellenos que tanto echo de menos) y que además ganó el pasado año el Oscar al mejor corto animado, una categoría a veces olvidada pero en la que hay también grandes tesoros (bao también puede significar «tesoro», por cierto).

El cortometraje, que como casi todo lo que hace Pixar es una obra de arte y te hará soltar una lagrimita, se puede ver en Youku, el Youtube chino. Sólo dura ocho minutos (más el anuncio del principio, que no se puede quitar), y aquí tenéis el link para verlo, diría que es obligatorio que lo hagáis. Por favor, no intentéis verlo a través de las cuentas de Youtube que dicen tenerlo completo: mienten como ratas y os pueden destrozar el corto, lo ponen a trozos y rompen toda su estructura.

La autora de Bao es Domee Shi, una animadora que nació en Chongqing aunque su familia emigró a Canadá cuando ella tenía dos años y ha vivido toda su vida en Norteamérica. Sin embargo, su bagaje cultural sigue siendo muy oriental, como puede verse en el cortometraje, en el que como buena china da una gran importancia a la comida y además aborda, como muchos otros hijos de emigrantes chinos (recordemos en España a Gazpacho Agridulce) el conflicto cultural de esa generación que aún está a caballo entre la cultura oriental de sus padres y la occidental de los lugares donde se han criado.

Domee trabajó antes haciendo storyboards (los borradores iniciales de las películas animadas) para grandes éxitos de Pixar como Toy Story 4 o Inside Out, otros dos filmes oscarizados, aunque a Toy Story 4 me hubiera gustado que este año le ganara la española Klaus.

Bao ha sido el primer proyecto del estudio que encabeza, y con lo bien que lo ha hecho, deberían apostar por ella para dirigir un largometraje. En una entrevista confesó que para el corto se inspiró en películas de Ghibli como El viaje de Chihiro o Mis vecinos los Yamada: se cierra el círculo.

2 Comentarios

    • Gracias!

      Y los que tengan Disney Plus también lo pueden ver en esa nueva plataforma. En la que hay otro corto de Pixar de temática asiática, en este caso indio: Sanjay Super Team. Mola mucho también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.