Una docena de chinochaños

 

Como cada 21 de noviembre, esta web (antes la denominaba “blog”, pero he decidido dejar de usar esa palabra al estar un poco pasada de moda) cumple años, en esta ocasión doce, que se dice pronto. Ya me he puesto nostálgico en anteriores aniversarios, así que en esta ocasión voy a cortarme un poco, aunque eso sí, voy a dar un pequeño repaso a lo sucedido desde el anterior aniversario.

Qué duda cabe que este año ha tenido grandes cambios para Chinochano, ya que tras mucho tiempo de dudas por fin me decidí y traspasé esta web desde Zoomblog, donde estuvo más de 10 años, a WordPress. Tras unas semanas dubitativas a principios de este año, viendo tutoriales sobre diseño de webs y buscando por Google mil y una soluciones, di por fin con el diseño que quería, lo puse en marcha con más dificultades de lo que esperaba y después llegaron cinco meses de tardes y más tardes trasladando los posts de la web antigua a la nueva. Fue un largo y monótono trabajo, pero en el fondo me encantó pasar uno a uno todos los posts antiguos, eso me ayudó a recordar viejos tiempos y hacerme una idea aproximada de la evolución de todo esto.

Durante la renovación de la web no tuve, irónicamente, tanto tiempo para llenarla de contenidos, pero aun con todo intenté contar cosas como la inexorable destrucción del pequeño comercio que este año se está perpetrando en Pekín, o la invasión de las bicis de alquiler, el gran fenómeno social de la China de 2017. Además, me atreví a usar la lengua de Shakespeare en un par de posts, para intentar debatir con los angloparlantes el espinoso tema de los ojos achinados, que aún colea y coleará.

Terminada ya la mudanza a finales de junio, dispuse de algo más de tiempo para algunos posts, por lo que llegaron entonces algunos de los que más trabajo me dieron en los últimos 12 meses, como el del vigésimo aniversario de la vuelta de Hong Kong a manos chinas o la elegía a la repentina y triste muerte del nobel Liu Xiaobo. Más tarde Chinochano quedaría también enfangado en el conflicto catalán que tanto nos obsesionó a todos el mes pasado (afortunadamente ya se nos ha curado la fiebre a todos un poco) y poco después me desahogaría aquí de las tres horas y media que tuve que soportar escuchando un discurso de Xi Jinping.

Fuera de esta web, para mí ha sido un año muy movido, con muchos y muy intensos viajes (Mongolia, India, EEUU…) y cambios tanto en mi trabajo como en mi familia, con alegrías y alguna lágrima. Cosas que me han hecho pensar, y lo que he pensado seguramente tendrá consecuencias futuras, pero si las hay ya las sabréis, paciencia.

No ha acabado aún el año 2017 pero sí el duodécimo chinochaño, y de éste puedo decir que ha sido uno de los más vivos de esta década para mí, y me alegro por ello. Continúo por aquí si de vez en cuando seguís interesados en leerme.

12 Comentarios

  1. Feliz cumpleanios! Sheng ri kuai le!
    Y felicitaciones por tu blog. Lo leo desde hace hace anios y espero que continues con tu brillante trabajo. Sigue con esa mezcla de humor y rigor que te caracteriza.

  2. !Felicidades por tu duodécimo cumpleaños de tu web! 🙂

    Ya te dije que me gustaba mucho tu enfoque del blog y espero poder leerte durante muchos años mas.

  3. FELICIDADES retrasadas!!
    Te sigo desde hace años y me encanta tu enfoque, amenidad y variedad de temas. Gracias x tus articulos y x tu web, gracias Chinochano !

  4. Muchas felicidades!!! Yo te leo desde tus primeros posts. Que rápido ha pasado el tiempo!!. Enhorabuena conocer de tus nuevos emprendimientos y desafíos profesionales y logros personales. Mucha suerte en todo.

  5. Muchas gracias por esa fidelidad, Marcelo, Leila, Leo… En este mundo de los efímero y lo rápido saber que la gente te sigue durante tanto tiempo es oro puro.

    • Antonio, durante todos estos anios te digo lo mismo. Saca tu libro que hoy por hoy, el self publishing ya no necesitas las editoriales y ese mundillo de poleras a lo Steve Jobs. Don’t be so 90’s ! 😉

      • Si algún día saco un libro, que no sé si llegará ese día, me gustaría que fuera una novela, y para ello necesito más tiempo del que ahora tengo. Pero si lo hago, os aviso, que necesitaré promoción…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.