Una lección espacial y especial

 

 

 

 

El pasado jueves, la astronauta china Wang Yaping, muy risueña ella, daba una clase de física a 60 millones de niños chinos por vídeo-conferencia, desde el espacio exterior. La clase, gran acontecimiento en China, se emitió en directo por la televisión nacional, y si no la habéis visto os recomiendo que lo hagáis: fue un momento bastante emocionante y con cierto toque de ternura, relajando el habitual tono militar y propagandístico del programa espacial chino.

La clase en el cosmos fue especialmente emotiva si uno conoce un poco la triste historia de los pocos “maestros espaciales” que ha habido en la historia. La idea de dar clases en el espacio se le ocurrió ya a Estados Unidos hace 30 años, con Ronald Reagan como presidente, y en aquella ocasión se decidió llevar a un profesor de escuela de verdad (Wang Yaping lo hizo bastante bien el otro día, pero ella es piloto de las fuerzas armadas, no maestra profesional).

11.000 maestros estadounidenses se presentaron a las pruebas de selección a inicios de los 80, ilusionados con ser los primeros civiles en viajar el espacio. Tras muchos tests se eligió a dos mujeres, Christa McAuliffe y Barbara Morgan (quien quedó como pilota de reserva). Lo terrible llegó cuando Christa y otros seis astronautas despegaron en el transbordador Challenger, una fría mañana de 1986. Estoy seguro de que muchos de los que, como yo, superéis los 30 años, recordáis aquellas imágenes transmitidas en directo con el mismo pasmo que años después nos causaron los atentados de las Torres Gemelas…

McAuliffe y sus compañeros de vuelo murieron en una de las peores catástrofes espaciales de la historia, y la idea de las clases espaciales quedó tan teñida de tragedia que EEUU la abandonó, pese a que Reagan tras el accidente dijo que iba a continuar, y pese a que no era una mala iniciativa.

Barbara Morgan, la suplente de aquel trágico vuelo, tuvo que esperar muchos años hasta poder volar fuera de nuestro planeta, tantos que cuando lo hizo, en 1998 (con otro transbordador norteamericano, el Endeavour) ya había dejado la carrera docente y era astronauta full time. Morgan enseñó entonces a niños estadounidenses las maravillas físicas del espacio, pero no lo hizo desde una nave espacial, sino cuando regresó a la Tierra (y en Disneylandia, por cierto). La prensa china decía estos días que Morgan sí dio una breve clase espacial desde el cosmos recientemente, en otro vuelo que hizo en 2007, pero no estoy seguro de ello, en su biografía en Wikipedia no lo especifica.

En fin, sea Wang Yaping la primera profesora espacial o la segunda en la historia, lo cierto es que la clase del otro día fue un hermoso acontecimiento, que en cierto modo rindió homenaje a la pobre McAuliffe. Ah, además Morgan envió una emotiva carta de felicitación a Wang “en nombre de los profesores y estudiantes de todo el mundo”.

Ojalá que esta idea de las clases espaciales a los niños continúe, es una forma de difundir de forma entretenida el amor por la ciencia y por la exploración espacial, ahora que ambas cosas están de capa caída en algunos países (por los recortes dichosos, que afectan tanto a la educación como a la ciencia, y no digamos ya a los costosos vuelos espaciales).

Tampoco nos olvidemos de Chris Hadfield, otro genial cosmonauta que ese año nos ha acercado con simpatía y buen rollete a la vida de los astronautas “ahí afuera”.

1 Comment

  1. Enviado por Lambda
    (Contacto Página)
    Me parece genial lo que ha hecho Wang Yaping. Dar una clase en el espacio sobre propiedades materiales (física), mientras 30 alumnos lo seguían en una aula, y las cadenas de televisión retransmitían la clase. (Creo que también se siguió por radio, pero no estoy seguro)

    El caso, que gran idea. Ojalá en España viésemos algo similar . Mucha más gente se interesaría por la ciencia.

    Saludos!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Eso comentaba yo el otro día medio en broma… que España tendría que tener un programa espacial para animarse… Aunque claro, barato no es. Y como hoy en día todo lo que se hace en España está mal…

    ~~~
    Enviado por pablito clavó un clavito
    (Contacto Página)
    ¿escupirán los astronautas chinos bajo gravedad cero?, ¿les habrán hecho unas escupideras especiales para ello?, ¿la astronauta habrá viajado con los diez tipos de cremas y mascarillas para la cara?. Hay hay tema para investigar, Chino Chano.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Si un astronauta chino hubiera sacao un lapo en plena clase, habríamos perdido en emotividad, pero hubiéramos ganado en risas… Imagino que Wang Yaping se habrá puesto doble mascarilla blanqueante en estos días, por aquello de que estaban más cerca del Sol que nosotros y encima sin capa de ozono protectora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.