Una rebelión cada tres minutos

En el anterior post, mejor dicho, en los comentarios, me pidieron que comentara algo sobre las protestas de Wukan, un pueblo pesquero del sur de China (Cantón) que literalmente se ha rebelado contra las autoridades locales. Han echado del pueblo a los líderes comunistas de aldea, han cerrado los accesos por carretera… Para colmo, uno de los jefes de las protestas ha muerto durante una detención de la policía, con sospechas de que fue torturado, aunque las autoridades dicen que le dio un infarto (no es la primera persona que «tiene la mala suerte» de morir en una detención en China).

Me preguntaban los comentaristas que qué me parecía, y yo les decía que, la verdad, no me parece nada nuevo. En China hay aproximadamente 500 protestas al día (180.000 al año, y eso según las cifras oficiales, imaginaos las que serán de verdad), así que es una más… Ésta tiene el toque trágico de que ha habido un muerto, pero no es la primera vez, ni siquiera este año. En Mongolia Interior, se cargaron a dos líderes de los pastores mongoles que protestaban contra la expropiación de pastos. También este año, un líder local famoso por su activismo murió sospechosamente bajo las ruedas de un camión (en China nos acordamos de las horribles imágenes de su cuerpo espachurrado).

La protesta de Wukan, si acaso, es llamativa por el hecho de que los lugareños hayan «fortificado» su pueblo cerrando las carreteras. También es especial por lo que está durando, ya que el enfrentamiento al parecer tiene varios años de antigüedad, aunque las cosas no se habían vuelto especialmente violentas hasta ahora.

Muchas de las protestas que hay en China giran en torno a la tierra. Es increíble como una de las cosas por las que más lucha un chino no es el dinero, o la política, o la religión, sino el suelo que pisa y pica con su azada. Hombre, está claro que es el sustento de muchos (más de la mitad de los chinos todavía son campesinos), pero me gustaría pensar también que a lo mejor tiene también trasfondos culturales y tradicionales. A fin de cuentas, en la escritura china, un hombre (masculino) se define como «la fuerza del campo». La tierra es mucho para un chino…

力(fuerza) +田 (tierra) = 男 (hombre)

Esa tierra por la que protestan tantos a veces es expropiada por los gobiernos locales para construir de todo, con gran predisposición por los campos de golf (la inmensa mayoría de los campos de golf chinos son ilegales). A veces es porque las autoridades reciben sobornos de promotores, pero yo, que soy cándido, creo que en otras ocasiones es por sincera intención del ayuntamiento de revalorizar el pueblo con algún bien de lujo, para atraer visitantes. En fin, en todo caso, muchas veces estas expropiaciones se acompañan de violencia -de los que protestan, de la policía, de todos a la vez- y se convierten en revueltas. Y es curioso, porque en China no hay propiedad individual de la tierra, en realidad por lo que luchan los agricultores es por el arriendo, o por la propiedad comunitaria.

Retomando lo dicho en párrafos anteriores, no creo que la protesta de Wukan sea gran novedad. Yo creo que lo que sucede es que el resto del mundo ahora está más sensible por ver si hay protestas en China. Y es que los medios de comunicación este año han hablado de manifestaciones en muchos lugares pero no en China: en Oriente Medio, en España, en Reino Unido, en Grecia, en Rusia, en Wall Street… Ahora les faltarían manifestantes chinos para poder completar la colección del año de las protestas (aunque, como digo, protestas hay de sobra aquí).

El manifestante, persona del año en Time.

También se percibe en esta ansiedad por ver protestas chinas ese cierto deseo en algunos, siempre presente, de que a China le vaya mal y se hunda en el caos, un deseo que se entiende cada vez menos porque con lo mal que están todas las grandes economías, lo que les faltaría es que se vaya a la porra la única que ha aguantado el zarpazo de los mercados sin alma. Cada vez dependemos más de China y ella de nosotros…

Y está también el deseo nostálgico por revivir Tiananmen y «vengar» a los que allí perdieron… Las imagenes de las protestas de Pekín nos impresionaron mucho en Occidente y aún identificamos fuertemente a China con ellas, aunque dentro de China es un tabú y mucha gente jamás las ha visto.

Sea cual sea la intención de muchos por querer protestas en China, lo cierto es que no hay muchas imágenes de manifestantes chinos. Pero no será por protestas, como digo. El problema es que muchas de ellas se producen en lugares relativamente remotos, pueblos o ciudades de cuarta o quinta categoría. Para cuando los medios internacionales quieren ir a ver que está pasando, a las autoridades ya les ha dado tiempo a cerrar a cal y canto los accesos. O ya han despejado el lugar, o han alcanzado acuerdos con los vecinos que implican estar calladitos… Si pasara en Pekín y en Shanghái, otro gallo cantaría, pero este año los escasos intentos que hubo fueron frenados de inmediato. A veces hay algún peticionario aislado, pero poco más.

En fin, es de entender que mucha gente en el campo de China no esté contenta con la corrupción en el tema de las tierras, o de ver que la gente de las ciudades se enriquece más rápido que ellos. Pero yo también me pongo del lado de los que gobiernan, y pienso que si me tocara lidiar con un país que tiene 500 protestas al día, me volvería loco. China sigue esa lucha interior, sin que apenas se note desde fuera, y mientras, intenta dar al mundo sensación de estabilidad para que su economía siga teniendo la fama de ser la única que aguanta el temporal. No es tarea fácil, nada va a ser fácil para China (entendida como Gobierno y como pueblo).

1 Comment

  1. Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    Yo del lado de los que gobiernan no me pongo mucho, ni aqui, ni alli, que cuando nosotros vamos ellos ya estan de vuelta. Cierto que hay muchas protestas, pero en gran medidad la culpa es del sistema. Si en algo falla el gobierno Chino es en procurar una evolucion de la sociedad hacia formas mas participativas y de responsabilidad ciudaddana. Cierto que son muchos y la historia y demas, pero me parece que aparte de las toneladas de maquillaje propagandistico, en esencia, no ha cambiado mucho: Yo ordeno y mando, tu obedeces y asientes. Cierto que ya no es el emperador y sus eunucos o Mao y sus «gangs», pero en el fondo sigue igual.
    Como salir de esta? empezar transformaciones sociales reales. El gran problema: que empiece otro, que si sale mal… me va a tocar pasar a la penumbra de la historia (y de algun cuarto), y si no que pregunten a Zhao Ziyang. Cuando Sun empezo a alborotar el corral pocos le apoyaron (no sea que no triunfe…); cuando el corral se libero… todos intimisimos.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Yo tengo un problema, y supongo que es patológico: siento empatía por los gobernantes, los españoles, los chinos, los americanos… siempre pienso que su tarea es complicadísima, y que hagan lo que hagan van a sufrir los embates de la historia… ¡Si hasta sentí pena por Enrique VIII al ver «Los Tudor»!

    Creo que la política es una tarea titánica (además de tiránica).

    ~~~
    Enviado por Josema
    (Contacto Página)
    Hombre, esta bien sentir cierta empatia por los gobernantes, pero cuando tienes 500 protestas al dia, y protestan contra ti o lo que tu haces, es hora de pensar que igual estas haciendo algo mal y tienes que dejar el puesto a otro… y no estaria mal que ese otro lo elija el pueblo, que es al fin y al cabo de quien emana el poder. Diselo a los del PcCh. En fin.

    ~~~
    Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    @ ChCh eso seguro que es algun «sindrome», haha. Yo empatia no mucha. Entiendo lo complicado que es dar gusto a todos, y como es algo utopico y dificil; hace falta vision, y mucha. Pero con gente como Franco, Stalin, Hitler, Mao, Chiang, Mussolini, Bush Jr… me cuesta empatizar; una de dos o cobardes que no supieron afrontar la realidad cara a cara, o bien egolatras que sacrificaron naciones enteras a su locura. Los «pezqueñines» estilo Camps y demas energumenos tampoco me causan ninguna emocion postiva. Quiza mi ideal sea el del gobernante filosofo de Platon o algo asi.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Sí, o el presidente Sheen de El Ala Oeste de la Casa Blanca… pero ésos sólo existen en los libros y en las películas, la realidad es más árida. Bush Jr me dio penica en «W.», de Oliver Stone. Si es que estoy muy mal…

    ~~~
    Enviado por woni
    (Contacto Página)
    Este verano estuve en un sitio donde me comentaron que al anterior alcalde le dieron la del pulpo por corrupto, problemas con las recogidas de basura (de hecho quemaron como protesta las montañas de basura que se acumulaban) y lo gracioso es que la gota que colmó el vaso me dijeron que fue que el tio se caso con una chavala mucho mas joven y con la juerga bodil a cargo del ayuntamiento.

    ~~~
    Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    CHCH lo tuyo tiene futuro… Creo que a muchos politicos les gustaria tener a alguien a quienes les dieran pena… y seguro que pagan bien… en lugar de spin doctor, the «sorry doctor». 😉

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Es que pase lo que pase vas a acabar mal visto por la historia… a menos que te asesinen, claro, y quedas como un mártir. No lo veo nada claro, yo el puesto de presidente no lo pillaba ni loco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.