Una vieja rivallidad

 

Estos días se está celebrando sin pena ni gloria -por lo menos en España, donde no lo echan por la tele que yo haya visto- el Mundial de Atletismo, que se celebra en Daegu, Corea del Sur.

Una lástima, porque el atletismo es un bello deporte de puro simple, y en él a veces hay historias de rivalidad casi novelescas, como la que con los años están construyendo el corredor de 110 metros vallas chino Liu Xiang y el cubano guantanamero Dayron Robles. Una rivalidad que casi se diría que es más psicológica que física, porque Liu y Robles en realidad han corrido muy pocas veces juntos. Lo hicieron en Daegu (fue como si el Barcelona y el Real Madrid jugaran después de años sin hacerlo juntos) y, claro está, saltaron chispas.

La rivalidad comenzó en 2008, cuando Liu Xiang se preparaba para ser el gran triunfador de los Juegos Olímpicos de Pekín, para confirmarse como la gran estrella local. Liu había ganado ya el oro en los Juegos anteriores, en Atenas 2004, así como en los Mundiales de Osaka 2007, y había logrado el récord mundial en 2006. Todo ello en una especialidad tradicionalmente dominada por atletas de color (negro), en la que Liu era un raro especimen nunca antes visto.

Robles, cuatro años más joven que Liu, era entonces un jovencillo muy prometedor, que ya había sido cuarto en los Mundiales de Osaka, y había ganado una importante carrera del Grand Prix a finales de 2007, pero todavía no parecía la gran amenaza del vallista chino.

La enemistad deportiva probablemente se inició en España, concretamente en los Mundiales Indoor de Valencia, en marzo de 2008. Liu y Robles corrían en la ronda preliminar de los 60 metros vallas, en una de las pocas carreras que han disputado juntos en los últimos años. Robles, favorito a llegar a la final, perdió humillantemente en esa primera ronda, porque pensó que Liu había salido incorrectamente y el juez de la pistola iba a ordenar repetir la salida. Pero no fue así, por lo que el cubano salió tarde y mal, no pasando siquiera a las semifinales. Liu acabó ganando el oro.

La «venganza» de Dayron se sirvió fríamente tres meses después, cuando el cubano, en una carrera menor en la que Liu no corría, batió el récord del mundo que ostentaba el chino, cuando quedaban menos de dos meses para los Juegos de Pekín. Y ello trajo cola…

Todos imaginaron que la pérdida de la plusmarca iba a ser un mazazo psicológico para Liu, y probablemente lo fue… Liu llegó a los Juegos visiblemente presionado mentalmente, a lo que se añadía presión física, porque una vieja lesión en el tendón de Aquiles reapareció. El resultado fue el que muchos, sobre todo en China, conocen… Liu ni siquiera corrió en los Juegos, retirándose antes de la primera carrera pero «a lo grande», en plena pista del Estadio Olímpico y llorando, una triste escena que para los chinos probablemente tiene el mismo toque dramático nacional que para los españoles puede tener, digamos, el codazo de Tassotti a Luis Enrique en 1994. Por supuesto, el oro olímpico se lo llevó Robles.

Desde aquel épico 2008, Liu ha vivido muchos años de recuperación, en los que dejó de estar en la elite mundial, aunque ya en 2009 y 2010 ganó torneos chinos y asiáticos (el nivel de la velocidad en Asia es bajo, así que no cuentan mucho). Curiosamente, como si el uno no pudiera competir si no es contra el otro, Robles también ha estado bajo de forma o atenazado por las lesiones en estos años: en los Mundiales de 2009, al estilo Liu, se retiró cuando tenía que correr las semifinales, aquejado de molestias musculares.

Liu y Robles atravesaron sus procesos de recuperación particulares (en 2010 ya corrieron juntos en los Mundiales Indoor, y ganó el cubano, pero Liu aún no estaba como para ganar), y así llegaron esta semana a la final de los Mundiales de Daegu, en los que se confirmó que la rivalidad entre ambos va camino de convertirse en legendaria…

En una de las primeras carreras de renombre mundial en la que Liu se veía con posibilidades de ganar tras años de lesión, Liu, que iba ligeramente más adelantado que Robles, fue agarrado no una sino dos veces por el cubano, quien llegó primero a la meta. Dayron, nada más llegar, se llevó las manos a la cabeza, como diciendo «qué he hecho», y yendo inmediatamente a disculparse ante Liu, quien no aceptó estrechar la mano de Robles. Para colmo, esta materialización de años de rivalidad llevó a los dos a la ruina en esta final: a Robles le desposeyeron del oro, pero Liu tampoco se lo llevó, pues los agarrones lo habían relegado al tercer puesto en la meta, por lo que, tras la sanción, se tuvo que conformar con la plata. No os digo quién se llevó el oro, porque, ¿qué importa en esta historia de dos?

En fin, que la relación entre ambos no es de amor ni de odio, it’s complicated… Una larga historia, que, esperamos, continúe en los Juegos Olímpicos de Londres (los últimos que correrá Liu, según él mismo ha prometido) y, quizá, aunque el chino ya será un poco mayor, en los Mundiales de Pekín 2015, en el mismo Estadio Olímpico que lloró al verlo llorar. Sería épico ver a ambos, por fin, correr una carrera «limpia», y que uno de ellos ganara… aunque no lo televisen en España.

1 Comment

  1. Enviado por Anónimo
    (Contacto Página)
    ¿Quién ganó el oro? Dilo, por favor.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    El estadounidense Jason Richardson… que creo que no estaba en las quinielas para nada, no tenía grandes triunfos en su palmarés. El bronce fue para el británico Andy Turner.

    El campeón mundial de 2009, Ryan Brathwaite, cayó en las preliminares… Parece que la especialidad de 110 metros vallas está bastante caótica en los últimos años y no hay un rey indiscutible desde hace bastante tiempo, sólo en los 90 hubo un dominador bastante claro, el estadounidense Allen Johnson.

    ~~~
    Enviado por Esperanza Chen
    (Contacto Página)
    oye tio, ah perdona soy una china desde guangzhou, me gustaria saber si tienes weibo”÷”Ž jaja pq sabes mas sobre China q yo, eres una persona muy Chao ’ª(osea muy cool,genial. por cierto, soy tu fan hace mucho tiempo ya….saludos

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Hola… pues no soy muy microbloguero, tengo Twitter pero no lo uso nada. El Weibo lo he oído nombrar muchísimo en China y sé que está muy de moda, pero no me decido a usarlo, porque entre el blog, Facebook, el email y demás, bastante tiempo me pego ya socializando en la red…

    ~~~
    Enviado por Alejandro
    (Contacto Página)
    Antonio, si algo me gusta de tu blog es por la investigación que pones cada vez que vas a hacer un post. Tremendo periodista.
    Felicidades y que sigas así (un seguidor tuyo desde el 2006)
    En weibo puedes registrarte y poner las entradas nuevas en el blog para aquellos que tenemos weibo 😉

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    gracias por la amable palabra… sí que me gusta documentarme bien de las cosas, aunque no siempre hay tiempo… esta vez sí que me miré todas las carreras que hicieron, ¡costó pero valió la pena! Aunque seguro que me dejé alguna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.