Unidos por tragedias ferroviarias

Mal cuerpo y peor cabeza se nos ha puesto a todos, también en Pekín, con las terribles imágenes y noticias sobre la tragedia ferroviaria de Santiago de Compostela, la peor que sufre España en más de 40 años. El accidente ha ocurrido un 24 de julio, casi la misma fecha en la que China sufrió el que también fue su primer (y hasta ahora único, que yo sepa) accidente de un tren de alta velocidad, el que causó 40 muertos en las cercanías de Wenzhou (23 de julio de 2011). Wenzhou y sus alrededores, por cierto, son un lugar del que provienen muchos inmigrantes chinos que viven en España.

Por si España y China no quedaran lo suficientemente unidas por estas dos desgracias, también ha habido hoy un punto en común, aunque éste bastante kafkiano: el Gobierno español, en uno de los gestos más feos que le recuerdo en mucho tiempo, ha hecho un cortapega de comunicados, o ha usado una plantilla sin alma, o qué se yo que ha hecho, pero ha mezclado por error el accidente de Santiago con el reciente terremoto de Gansu (provincia del noroeste de China). Ello ha conseguido que Gansu o China fueran trending topic en Twitter buena parte del día (irónico, porque el lunes, día del seísmo, creo que no lo fueron), pero también ha dejado la sensibilidad del presidente español, o de su equipo de comunicación, a la altura del betún. ¿Cómo ha podido el gallego Rajoy dejar en manos de un frío equipo de burócratas las palabras de dolor por una gran desgracia que ha ocurrido en su tierra?

Pero bueno, volviendo a los accidentes, es triste ver cómo los dos países que más fuerte han apostado en el mundo por la alta velocidad ferroviaria, un medio de transporte que a mí personalmente me agrada mucho más que el avión, han pagado esta apuesta muy cara, con accidentes muy graves y aparatosos. China tiene 9.000 kilómetros de líneas de alta velocidad -casi las mismas que el resto de países del mundo juntos- que se han convertido en un común método de transporte para millones de chinos (yo mismo las he usado en mis recientes viajes a Hunan y Hubei, este año). España tiene la tercera parte que China, 3.000, aunque teniendo en cuenta la diferencia de tamaños y poblaciones entre los dos países, su kilometraje quizá todavía es más espectacular, y todos los años le doy uso también, cuando viajo de Madrid a Huesca. A estos dos países les siguen en el ranking los dos que en los 60 y 70 fueron los pioneros de este tipo de transporte, Japón y Francia. Y sorprende ver que en toda América, por el momento, no hay ni un sólo kilómetro de este tipo de trenes.

En China, muchísimo ha llovido tras el accidente de Wenzhou, que trajo mucha cola (pocos sucesos le han costado más criticas al Gobierno chino en los últimos años). El que fue ministro de Ferrocarriles en la época en que más líneas de tren bala se construyeron, Liu Zhijun, está condenado a cadena perpetua por corrupto desde principios de este mes (y por poco no fue condenado a muerte). El otrora gigantesco Ministerio de Ferrocarriles desapareció en marzo de este año, precisamente para quitarle poder y evitar que fuera un imán de sobornos. Entretanto, los trenes de alta velocidad chinos han reducido su velocidad máxima, que antes del siniestro de Wenzhou era de 350 por hora y ahora no supera los 300.

Sin embargo, las líneas de «aves chinos» se siguen inaugurando con grandes fastos (a finales del año pasado la Pekín-Harbin, además de la Pekín-Cantón, que es la que he usado tanto para ir a Hubei como a Hunan). ¿Se aprendió de los errores? Esperemos que sí, y que tanto en España como en China no tengamos que lamentar más tragedias en las décadas que vendrán.

1 Comment

  1. Enviado por weiyi
    (Contacto Página)
    que poco comentarios ultimamente. Se nota que es epoca estival y la gente tiene otros quehaceres mejores.
    Es una pena que China y España compartan tan triste acontecimiento, puediendo compartir otras mejores.
    Estaba pensando que, España para ser lo pequeño que es, tiene muchas catastrofes con muchas muertes. Que si autobuses, que si aviones, que si metro que si alvia…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Bueno, ya se sabe, los blogs ya no son la moda… pero también estoy en Facebook y Twitter, en realidad sigue habiendo comentarios pero más diversificados en las redes.

    Mirándolo por el lado bueno, también se ha reducido mucho el spam, que en 2011 y 2012 fue un verdadero dolor de huevos para este blog (lo digo precisamente ahora que he recibido en otro post un comentario-spam y me he acordado del asunto)

    ~~~
    Enviado por paloma caballero
    (Contacto Página)
    El problema es que la linea Madrid-Galicia no es propiamente de alta velocidad, sino un hibrido pues a falta de financiacion para un trazado hecho en 2002 y con tal de inaugurarlo a toda prisa, mezclaron churras con merinas. En el trayecto hay tramos de alta velocidad verdadera y otros del trazado antiguo tradicional, como el de la curva donde ocurrio el descarrilamiento, es decir que el tren -y el maquinista- tienen que ir reconociendolos y ajustando velocidades-. Vamos, una chapuza con todas las de la ley por falta de inversion para hacer las cosas bien y destinada a saltar por los aires, como asi ha sucedido. ?Y a partir de ahora que? ?Seguira la chapuza? Ah y lo del comunicado de corta y pega otra chapuza.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Pues de momento poco me parece que ha analizado la prensa española todo eso que comentas. Más bien parece que la han tomado con el maquinista, al cual han tenido la desfachatez de echarle en cara chorradas que escribió en su Facebook ¡hace un año! Esto parece digno de Snowden. Pero en fin, con tal de que España no reconozca errores estructurales (que no hubo problemas en reconocerle a China con su accidente) aquí paz y después gloria. Aunque haya que linchar a un pobre señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.