Universiadas, boicots, incoherencia y desconsuelo

Hoy ha terminado la Universiada de Taipei. ¿No te has enterado? No pasa nada, son un acontecimiento deportivo menor. Aunque para Taiwán eran algo importante, dado que no es fácil para esa isla organizar cosas internacionales, debido a su largo enfrentamiento con China. La ilusión se podía notar estos días en Taipei, que estaba decorada por todas partes con motivos alusivos a estos Juegos Universitarios, casi como si de unos Juegos Olímpicos de tratara.

Bandera que usa Taiwán para participar en la Universiada (no es la nacional, ya que China acepta a la isla que participe en competiciones internacionales sólo si utiliza otros emblemas y el nombre de “China Taipei”).

China ha boicoteado encubiertamente estos Juegos. No es que haya dejado de participar en ellos, pero sí que ha mandado una delegación deportiva de segunda, lo cual se ha traducido en su modesta posición en el medallero (noveno lugar, con nueve oros, cuando en las anteriores ediciones ha ocupado los primeros puestos con decenas de metales dorados). Además decidió no enviar selecciones chinas a las competiciones por equipos, y en la inauguración de la Universiada los chinos no desfilaron por el estadio, en la tradicional parada de países participantes. Incluso ha “contraprogramado” contra la Universiada, ya que el pasado fin de semana se inauguraron en la ciudad china de Tianjin los Juegos Nacionales, una especie de Olimpiadas chinas, lo que hace que la atención de los medios deportivos, los espectadores y los atletas de China se concentre en Tianjin más que en Taipei. Y China ni siquiera ha tenido la decencia de anunciar abiertamente que boicoteaba a Taipei 2017, para que no hubiera protestas y todo pasara desapercibido, porque a veces al régimen chino lo que le gusta es eso, ser invisible.

No es que sea demasiado grave, las Universiadas son algo casi amateur en muchos deportes (que se lo digan a la selección femenina de fútbol de Colombia, que perdió sus partidos en Taipei 2017 por 17-0, 14-0, 7-1 y 5-0), pero a mí no me ha gustado nada la actitud de China. Y eso es porque yo mismo fui un encendido defensor de Pekín 2008 hace casi una década, cuando en aquel turbulento año 2008 para los chinos (revueltas tibetanas, terremoto de Sichuan, etc) algunas voces en la comunidad internacional hablaron de un posible boicot a Pekín y yo me puse tan en contra de ello que hasta coloqué este mensaje en la portada de Chinochano.

Por ello, porque me opuse a la politización del deporte y pedí unas Olimpiadas libres de conflictos ajenos a los atletas (como finalmente fueron, afortunadamente) me ha molestado mucho la actitud china en esta ocasión. Es de poco agradecidos, de poco deportivos, usar el boicot deportivo del que se libró en 2008, y hacerlo además en unas competiciones dedicadas a la gente más joven, a los universitarios. En fin, una decepción más de una China que, gobernada por el nada lúcido Xi Jinping, está comenzando a parecer desnortada.

Ha querido el destino que este boicot semioculto de China a Taipei 2017 tuviera como resultado un detalle que, irónicamente, le podría estar doliendo a más de un chino. Y es que la gran ganadora de la Universiada 2017 ha sido Japón, que con 101 medallas (50 de ellas de oro) ha ocupado el primer puesto del medallero. Japón colonizó Taiwán durante la primera mitad del siglo XX, y muchos edificios históricos de Taipei, entre ellos el palacio presidencial, los construyeron los nipones. Vamos, que si no quieres ir a la fiesta que organiza tu esposa, a lo mejor se presenta en ella su exmarido.

 

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.