Unos se marchan, otros llegan, Xi permanece

Señoras y señores, por fin ha terminado el plenario anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP), la reunión política más importante de China, y este año más importante que en ejercicios anteriores porque han cambiado muchas cosas en ella, comenzando por la Constitución, donde se ha introducido una enmienda que permitirá a Xi Jinping quedarse en la presidencia el tiempo que quiera.

(Mención especial al periodista Dani Esparza, a quien he plagiado esta imagen).

Se ha hecho larga la ANP, o las “dos sesiones”, como las llaman los chinos (porque en estos días se celebran las reuniones de la ANP, que sería algo así como la Cámara Baja del régimen chino si éste fuera democrático, y también las de la CCPPCh, comparable también con muchos matices a una Cámara Alta). No es extraño que se nos haya hecho larga, porque lo ha sido más que otras veces: en lugar de ser del 5 al 15 de marzo como en años anteriores ha terminado el 20 de marzo.

Dicen las malas lenguas que gracias a esta duración extra ha habido cinco días más de calefacción en Pekín de lo que es normal (en los sitios con calefacción comunitaria ésta se enciende a mediados de noviembre y se apaga a mediados de marzo). Nos ha ido bien porque, como os conté en el anterior post, el sábado tuvimos hasta nieve.

Mucho se ha escrito y hablado de la ANP de este año, así que me detendré sólo en dos detalles quizá “menores” al lado de la entronización de Xi pero también interesantes. El primero de ellos es que entre los nuevos ministros que han sido nombrados en estas reuniones está un viejo amigo de este blog, E Jingping. Digo viejo amigo porque hace 12 años hablé de él, en un post donde hablé de la letra E en el idioma chino (y su difícil pronunciación) al comentar que la letra E así de solitaria puede ser un apellido chino, como demostraba ese político. El señor E es el nuevo ministro de recursos hídricos y en sus manos están las presas y canales del país, que no son un asunto pequeño en China.

Su peculiar nombre hace que sea difícil buscar información de él en internet. Si pongo “E Jingping” en Google, el buscador piensa que estoy escribiendo mal el nombre del presidente chino Xi Jinping (añadiéndole una G extra), cosa que es harto frecuente en los periódicos, y me da resultados de éste. Si busco imágenes de E Jingping también en Google, se figura que soy italiano o brasileño y me ofrece fotos de Xi con Lula, Dilma, Temer o Renzi.

Otro destacable hecho de las reuniones de la ANP es que en ellas se ha nombrado nuevo gobernador del Banco Popular de China, el banco central de este país, con lo que abandonaba este cargo el veterano Zhou Xiaochuan, tras más de 15 años en él. Se habla mucho estos días del largo gobierno que nos espera de Xi, pero recordemos que en uno de los bancos más importantes del mundo el señor Zhou también ha tenido un longevo reinado, que ha resistido tres presidentes (Jiang Zemin en sus últimos años de presidencia, Hu Jintao en toda ella, y el actual Xi en su primer lustro en el poder).

Zhou en sus primeros años de gobernador.
Zhou recientemente. Los líderes chinos suelen teñirse las canas, pero él dominó las cuentas chinas y desde el poder que eso le brindaba hizo lo que le vino en gana con su pelo.

Zhou parecía eterno como ahora lo parece Xi, y en sus tres lustros de gobierno bancario (más o menos lo que llevo yo en China) vio auparse al país del séptimo al segundo lugar de las economías mundiales, y consiguió que el yuan se internacionalizara (durante años yo no podía cambiar mis yuanes en los países donde viajaba, ahora lo puedo hacer prácticamente en cualquier parte).

Con una noticia del Diario del Pueblo publicada el día de su nombramiento, un Día de los Inocentes de 2002, concluyo este minihomenaje para con él y me despido hasta la próxima.

 

 

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.