Va Jaimito y le dice a un chino…

 

Durante mi reciente visita a España, me llamó la atención -o me la volvió a llamar, porque en otras ocasiones ya me había fijado- el amplio uso que de los chinos se hace en el humor televisivo. Incluso programas a los que se presume un humor inteligente (como Buenafuente, el programa del Gran Wyoming o los monólogos de Paramount Comedy) suelen acudir a los socorridos chistes de chinos en algún momento u otro.

Imagino que al vivir en China soy más sensible a todo lo que se mente sobre ese país en los medios españoles, así que igual no estoy percibiendo la realidad adecuadamente, pero yo juraría que los chistes sobre chinos son más abundantes hoy día que hace 10 años.

A mí, sinceramente, no me disgusta que nos riamos de los chinos, de la misma forma que lo hacemos de los madrileños, de los catalanes, de los vascos o de los franceses. El español es un pueblo irónico y socarrón, que se ríe de todo y hace humor de cualquier cosa, incluyendo de él mismo, algo que no debe de perderse. De hecho, me revienta la neocensura de lo políticamente correcto, los colectivos eternamente ofendidos y el puritanismo que a veces destilan ciertas querellas contra anuncios, revistas de humor y otras expresiones de cultura en las que parece que la libertad de expresión va en retroceso con el paso del tiempo.

Sí que he de decir, no obstante, que una vez has estado en China, los chistes de chinos que se cuentan en España no hacen mucha gracia. Pero no porque me ofendan, válgame dios, sino porque la mayoría giran siempre en torno a cuatro o cinco creencias erróneas o exageradas (ingesta de caniches, abuelos troceados en restaurantes, pieles de color amarillo, caras completamente idénticas, etc), por lo que al oírlos uno más bien piensa que el que los cuenta está fatalmente equivocado, y más que de reír le entran ganas de corregirle.

Un ejemplo para que los que no hayan vivido en China, con el fin de intentar que se pongan en mi lugar: imaginaos que vais a Madagascar y allí os cuentan un chiste de españoles en el que se afirma que los encierros de San Fermín son con avestruces: pues mucha gracia no os va a hacer, más bien os va a preocupar lo errónea que es la visión que los malgaches tienen de España, ¿no? No me reiré pero no porque me ofenda, sino porque la base es absurda y muestra, en el fondo, ignorancia.

Por otro lado, me pregunto muchas veces, y no he conseguido hallar aún la respuesta adecuada, por qué los chinos no han entrado todavía en ese club de colectivos de los que hacer chistes es políticamente incorrecto, colectivos de los que hace 20 años había grandes repertorios de chistes que se han ido retirando lenta y silenciosamente del mercado humorístico. Los negros, los magrebíes (antaño llamados “moros”), los gitanos, los gays, los gangosos de Arévalo…

La sociedad es como es, y creo que no se puede cambiar una tendencia así, pero por lo menos me gustaría reflexionar un poco sobre este extraño hecho. ¿Por qué los chinos no han obtenido el “privilegio” de que hacer chistes sobre ellos sea políticamente incorrecto, como sí han conseguido otras minorías?

Se me ocurren así a bote pronto algunas teorías para explicarlo, pero todas tienen sus pegas. Las expongo:

– Los chinos no se han quejado. Es cierto que el chino es un pueblo donde quejarse en general está hasta mal visto, por lo que es posible que los inmigrantes en España, aunque a veces les pueda hacer poca gracia un chiste sobre ellos, no digan ni mu. Quizá también piensen que al no estar en su país deben armar menos alboroto. Esta teoría falla por una razón: no parece que los chistes de negros o moros se dejaran de contar en los medios de comunicación masivos porque colectivos de estas etnias se quejaran, sino porque un día dejaron de ser graciosos, o se tornaron incómodos, cosa que al parecer no ha ocurrido con las bromas con chinos (y de aquí, por tanto, debemos pasar a la segunda teoría).

– Los chinos son más graciosos. Ciertamente, que los chinos sigan siendo material de chiste no tiene por qué ser visto como algo negativo, también puede contemplarse como algo positivo para ellos: quizá los españoles ven a los chinos como un pueblo amable, tranquilo y con ciertos detalles cachondos que hacen reír. A veces se toma el pelo a la gente que más se aprecia, ¿no? De hecho, a mí los chinos me han dado muy buenos ratos de risas, y ciertamente en mi blog a veces me he carcajeado de sus excentricidades, sin pasarme pero sin quedarme corto. Pero esta teoría me falla por razones similares a la anterior. ¿No pueden caer graciosos y simpáticos los negros o los magrebíes, por ejemplo? En el caso de los negros, por ejemplo, me cuesta entenderlo: con lo sonrientes que son, su forma de gesticular, o esa jerga cachonda que tienen por ejemplo los afroamericanos… En EEUU hay un buenísimo humor sobre negros, a veces elaborado por ellos mismos, que raramente genera tensiones, es ampliamente aceptado por miembros de dentro y fuera de la comunidad de color (negro).

– Los medios actúan pensando que los chinos, al no entender los chistes, no se ofenden. Es una explicación razonable: muchos chinos que viven en España no acaban dominando el idioma español, porque siempre socializan con otros inmigrantes de su país. Por otro lado, aprender español es fácil, pero entender el humor español no tanto, es posible que no entiendan casi ningún chiste, ni los de chinos ni los de Jaimito. Entonces, siguiendo el principio “ojos que no ven, corazón que no siente”, puede que los medios opinen que no pasa nada por hacer chistes de ellos. Si ésta es la razón que algunos pueden aducir, mucho ojo… hay muchos chinos en España que saben español, y de hecho hay un importante colectivo de esta etnia que lo habla perfectamente y entiende su humor: los niños adoptados (en cambio, no son muchos los niños adoptados de otros colectivos cuyos chistes se han convertido en “políticamente incorrectos”, como los negros o los magrebíes).

– Los chinos no han sufrido lo que otros colectivos, así que son un colectivo menos sensible. Es cierto que los gays o los gitanos han sufrido décadas o siglos de discriminación, que los negros vienen en muchos casos de las zonas más pobres de la Tierra y en Sudáfrica soportaron el apartheid, que los judíos sufrieron el Holocausto, etc… Quizá se piense que los chinos son un pueblo que ha sufrido menos discriminación históricamente hablando, por lo que no hiere tanta sensibilidad reírse de ellos. Un razonamiento así se basa en desconocimiento de la historia china: los chinos sufrieron en la II Guerra Mundial, de manos de los japoneses, un tratamiento similar al que los judíos recibieron de los nazis. Por no hablar de los millones que murieron durante el maoísmo, o las dificultades que siguen viviendo hoy en día en su país. También han sido discriminados en muchas ocasiones, aunque no hayan salido tanto en los diarios: a principios del siglo XX hubo duras campañas contra los inmigrantes chinos en EEUU, por ejemplo, y también han sido un pueblo con muchos problemas en países donde, como antaño los judíos, prosperaron sus negocios y acumularon riquezas (en Indonesia, por ejemplo, ha habido varias olas de ataques a comunidades chinas).

En fin, supongo que es un tema muy delicado, los cruces de culturas son complejos y tratar unos sobre los otros es difícil. Se corre el peligro de ser tan neutral que no se diga nada de interés, o en el lado opuesto, de ser excesivamente directo y ofender. Los chistes, pilar de la cultura ibérica, no son una excepción en este peliagudo asunto.

Por cierto, ¿sabéis de qué color es un chino al que le están apretando los hueveciglios? Amarillo chillón.

3 Comentarios

  1. Enviado por Fang
    (Contacto Página)
    La verdad es que a mi, personalmente, un buen chiste no me importa para nada. El problema está en la abundancia de chistes malos que sobreviven en el tiempo (Hoy mismo han vuelto a contarme el de la lata que determina el nombre de los niños chinos, con la cantidad de tiempo que dedican nuestros progenitores a intentar encontrar un nombre que no concuerde con ninguno de nuestros venerables ancestros, pá que luego el mérito se lo lleve una lata cualquiera).

    Más me molesta el que la gente me hable en indio(“Mi Paco, ¿tú?”. Mientrás te señalan con el dedo), me grite o me hable lentamente, o me hable lentamente vocalizando mucho, mientrás me gritan en indio. Naturalmente, yo todo ese esfuerzo comunicativo lo agradecería un montón si no les entendiese, pero “alma de cántaro, pá que me hablas así, si yo te contesto en un perfecto español” (Todo lo perfecto que puede resultar de vivir en Graná). Por supuesto, la conclusión a la que llego, es que son sordos, sordos a la apariencia extranjera.

    ~~~
    Enviado por Jose (Melilla)
    (Contacto Página)
    Los chistes pueden ser ofensivos o no, los hay con muy “mala leche” pero todo depende como se lo tome el supuesto “chisteado”, permitirme la expresion. Los de Vascos, en los que se les pone de brutos,suelen gustarles, pero los de catalanes agarrados con el dinero, en cambio no les hacen gracia a sus protagonistas

    En España se cuentan muchos chistes de Lepe, un pueblo del sur de la penisula, en la provincia de Huelva, y en todos el “lepero” siempre es el mas bruto y cateto, parecidos a los que cuentan los franceses de los belgas, o en USA de los canadienses.

    Pues bien en LEPE le han dado la vuelta al asunto y han organizado, (ya llevan varias ediciones), un festival del humor en que las estrellas son precismente los chistes sobre sus paisanos y tiene bastante exito.

    Quizás el aumento de la poblacion de origen chino que se ha visto en España desde hace unos años también puede influir en el aunmento del número de chiste sobre chinos.

    ~~~
    Enviado por Taty
    (Contacto Página)
    Ayer mismo echandole un vistazo al libro de texto de asturiano de mi hija para este curso , me encuentro con un ejercicio que pide relacionar lo que queda mejor con cada nombre chino:
    Ta calvu, ye mentirosa ,nun se llava ,ye mui alta (está calvo,es mentirosa , no se lava ,es muy alta)
    Y los nombres chinos son:
    Ta gochin
    Nium Pe Lin
    Llar gu ka
    Troli Na
    No se si necesitareis traducción, creo que se entiende, si acaso decir que gochin es un cerdo pequeño, y llamar gochu a alguien un insulto bastante serio.
    No me hizo ni pizca de gracia, pero no se si tiene mucha importancia y veo cosas que no hay. Aunque creo que lo peor para mi es que sea el texto de asturiano.

    ~~~
    Enviado por Ergoth
    (Contacto Página)
    Entiendo perfectamente lo que dices de que quienes exponen el chiste no tienen ni idea, no te hace gracia y lo que ocurre es que ten entran ganas de corregir… Estudio filología árabe, y hace poco me llegó un mensaje al correo de broma, en el que había un “poema árabe” hermosísimo, todo escrito en árabe, y comentando algunos versos en castellano, que no tenían nada que ver con el supuesto poema.

    ~~~
    Enviado por astrochinico
    (Contacto Página)
    En esto de los chistes, hay un subconjunto que se basa en la información que se tiene sobre un cierto tema.

    De ellos, unos tienen su gracia en el escaso conocimiento que se posee sobre una materia en concreto y en la respuesta del cerebro que tiende a realizar conexiones y relacionar con la poca información (puede ser en base a prejuicios). Así, los chistes de idiomas se basan en la relación del sonido (“¿cómo se dice X en Y-idioma?”) con lo que nos parece más semejante. Si el oído está entrenado, alguno de los chistes a priori pueden parecer faltos de humor (el chiste se basa en la primera impresión).

    Por otro lado, están los que requieren poseer un conocimiento más o menos profundo sobre un tema: son los chistes para matemáticos, informáticos, físicos, etc. ¿Alguien sabe alguno para sinólogos?

    Fang, parece que el cerebro nos funciona a todos los seres humanos de forma más o menos similar. Un caso parecido suele ocurrir cuando algunos chinos hablan con extranjeros.

    ~~~
    Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    Yo pienso que los Chinos en España son todavia un colectivo “neutro” en lo que a sensibilidades se refiere. Si, tienen su historia de sufrimiento (como todos) de gloria, de vergüenza, de gran cultura… pero si lo metes todo en la batidora te sale una mezcla bastante neutra.
    Luego estan los topicos, de los que se hacen chistes; catalanes agarrados, vascos brutos, andaluces vagos, chinos amarillos, iguales, confunden r y l al hablar… pero como todos los topicos tiene mas de verdad que de mentira, pero ahi queda, cria fama y echate a dormir. Yo no he escuchado muchos chistes de Chinos en España… sera que llevo demasiados años fuera (16), y el tuyo es gracioso, aunque igual, no deja de ser topico, los unicos Chinos o Taiwaneses amarillos que yo he visto son los que tienen ictericia debido a alguna enfermedad. Algunos mas claros que yo otros mas tostados… pero, amarillos? Como mucho bronce cuando les da el sol, y bonito color, si señor; las cremas blanqueantes les estropean el color

    ~~~
    Enviado por Albert
    (Contacto Página)
    ¿Por qué no es incorrecto políticamente explicar chiste de chinos? Ni idea, pero de tus explicaciones me quedaría con la de que es un colectivo que no protesta y que nuestros chistes son difíciles de entender para ellos y añadiría que además les importa poco, su lista de prioridades es muy diferente.
    El humor chino es verdaderamente diferente al nuestro, creo que ni la mitad de los chistes que cuento les gustan, la mayoría de las veces ni lo entienden. En reciprocidad ni el 10% de los que me cuentan y consigo entender me parecen graciosos a mí. La mayoría de las veces son chistes de lenguaje, jugando con el tono de las palabras y con el doble sentido y si tus conocimientos de chino no son profundos te quedas con cara de tonto. Si ChCh tiene el conocimiento de un niño –no te enfades, me refiero al lenguaje- los míos según mi novia son los de un adolescente que es mal estudiante, lo que según ella debería enfadarme mucho porque me acusa de ser adolescente (inmaduro) y además mal estudiante (sin voluntad y esfuerzo) y no soporta que me haga gracia cuando me lo dice. En venganza, yo le pido un bolígrafo (pî) con el tono (pi) y entonces me llama guarro y me descojono del todo. ¿Qué difícil es el humor chino? ¿Alguien me cuenta un buen chiste chino?

    ~~~
    Enviado por Daniel
    (Contacto Página)
    “En EEUU hay un buenísimo humor sobre negros, a veces elaborado por ellos mismos, que raramente genera tensiones”…
    Recuerdo trabajando en el Chicago Options Board Exchange que nos comunicaron que al dia siguiente seria fiesta porque celebraban el dia de Martin Luther King, I yo dije en alto… Eso es que el director de todo esto debe ser negro. No sento nada mal, de hecho algunos (negros) levantaron la cabeza desde para ver quien habia hecho el chiste desde su cubiculo.

    Todos los chinos del mundo jugando a futbol contra todos los rusos del mundo. El partido se celebra en una cabina de telefono. De repente… GOOOOL de los rusos, y el portero chino dice: Es que me dejais solo!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Kailing: sí, el chiste se basa en un tópico erróneo, pero siempre me ha hecho gracia por lo tontín que es, no sé… Creo que se lo oí al Señor Barragán, el mejor chistero que España ha dado en las últimas décadas (como alguien me diga que es el insufrible Chiquito de la Calzada…).

    En cuanto a chistes de sinólogos y chistes chinos que puedan hacer gracia a un español, ahora no caigo, ¿a alguien se le ocurre?

    Bueno, de sinologos me puedo inventar uno sobre la marcha…

    -Hola, me llamo Boris y llevo dos semanas en China…
    -¡Hombre, un sinólogo! Bienvenido.
    -Hola, yo me llamo Luis y llevo 30 años en China…
    -¡Hombre, un loco! Le acompaño en el sentimiento…

    ~~~
    Enviado por Inconexo
    (Contacto Página)
    Yo creo la clave está en que los chinos son muy discretos. Van a su rollo y cuanto menos follón se arme al lado de ellos, mejor.

    Estas reflexiones que haces, yo las pensé hace más de 10 años, cuando, en esto difiero, estaba mucho más de moda meterse con ellos. Hacía no tanto que lo de meterse con negros había dejado de molar, y los chinos empezaron a aparecer en spots de televisión, generalmente en papel de bobos que no se enteran de nada.

    Recuerdo especialmente un anuncio que destacaba por su estupidez. Un banco regalaba cuchillos y los chinos los recibían y ponían cara de “¿pero esto qué es?”, con bocas abiertísimas. También regalaban un jamón y los chinos intentaban, infructuosamente, arañarlo con los palillos intentando arrancar algún pedazo de manjar.

    Volviendo a los motivos, cualquiera que implique conocimiento a las circunstancias chinas deberá ser descartado. Si algo saben los españoles sobre los chinos es nada. Para empezar, cualquier asiático es chino. Así que circunstancias como la historia, situación, carácter amistoso, etc son irrelevante.

    En mi opinión son dos los motivos:

    1- Los chinos no hacen ruido. Si se ofenden, no dicen nada.
    2- Los chinos se relacionaban menos con los españoles que otros colectivos, tenían menos trato con nosotros, tanto para lo bueno como para lo malo. No había tantos españoles con amigos chinos. Esto último creo que está cambiando últimamente y quizá el próxima década la sensibilidad hacia lo chino sea mayor.

    ~~~
    Enviado por Inconexo
    (Contacto Página)
    Respecto a los sanfermines de avestruces, me ha recordado precisamente a una broma de ayer del Intermedio que consistía justo en eso: en engañar a los guiris con costumbres falsas españolas. En concreto:

    – Una fiesta análoga a la Tomatina, donde se arrojan sandías en lugar de tomates.
    – Una fiesta en la que en lugar de lanzar una cabra desde un campanario se lanzan gatos.
    – Una fiesta donde la poli le hace control de alcoholemia a la gente, sancionando al que no esté lo suficientemente ebrio.

    Supongo que la cuestión es no tomarse demasiado en serio las identidades y no escocerse por tonterías, como parece hacer el amigo Fang (primer comentario).

    ~~~
    Enviado por Inconexo
    (Contacto Página)
    Por último, no quiero ponerme pesado, me he puesto a buscar al hilo un vídeo del programa de Juan y Medio que venía perfecto.

    Un señor mayor fue ayudado por unos vecinos chinos para ir a su pueblo natal a China para escoger una esposa. El señor se volvió con las manos vacías, dado que dijo que las chinas eran feas como para echarle estiércol, textualmente. Al presentador le indicaron que podían molestarse los telespectadores chinos y el guasón dijo que imposible, porque estaban en los todo a 100.

    Lamentablemente no he podido encontrar la joya de vídeo, pero sí he encontrado uno de los pocos momentos televisivos que recuerdo defendiendo a los chinos:

    http://www.youtube.com/watch?v=bYyvrnmQC3U

    Mi crítica: hubiera quedado mejor si hubieran usado chinas de verdad, que en España tenemos algunas guapísimas.

    ~~~
    Enviado por Javier
    (Contacto Página)
    No hay más que ir al refranero español o a las típicas expresiones informales españolas:

    “No te hagas el sueco”, “me engañaron como a un chino”, “tu marido es un poco moro”, …

    Las expresiones populares y los chistes se suceden por algo. A parte de que España es un país de la crítica fácil y de poner a parir siempre al vecino.

    En cualquier caso, los españoles en el extranjero tienen fama de vagos, fiesteros y de no lavarse. No sé qué es peor. Ah, y las españolas que tienen bigote (como dicen los belgas, dos cervezas por favor)

    ~~~
    Enviado por Nexustar
    (Contacto Página)
    Yo sin embargo no comparto tu visión optimista del pueblo español, más bien al contrario. Creo que somos muy provincianos al reírnos del extranjero en los chistes y en otros ámbitos. Y aunque somos muy quijotes en grandes desastres naturales, somos más bien mezquinos y un poco racistas cuando hacemos chistes de otras culturas.

    ~~~
    Enviado por Lego y Pulgón
    (Contacto Página)
    “Es cierto que el chino es un pueblo donde quejarse en general está hasta mal visto”
    ¡Anda! Pero si es que los chinos y los españoles somos igualicos…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Sí vamos, en el blanco de los ojos… ¡En España quejarse debería ser deporte olímpico!

    ~~~
    Enviado por Gorki
    (Contacto Página)
    Hay el dicho, “No 0fende quien quiere, sino quien puede”.
    Para mi, que los cuinos tiene una buenísima opinión de si mismos, a la vez que íntimamente consideran a los “extranjeros”, inferiores. A los europeos nos consideran bárbaros tecnicamente gigantes, pero moral y culturalmente enanos. Por ello diganos lo que diganos les resabala. Los gitamos o los moros, si sufren con nuestros chistes, porque ellos mo se ven superiores a los “blancos”,

    Por cierto, algo parecido nos pasa a los nadrileños. en “provincias” pueden decir lo que les plazca, que, ¡pobrecitos!, bastante desgracia tienen.

    ~~~
    Enviado por chen
    (Contacto Página)
    Vaya comentario más malintencionado.

    Ahí va la ostia, que me da que eres vasco y no de Madrid.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Gorki: precisamente lo que estábamos diciendo es que los chinos NO parece que se ofendan con esos chistes, y por ello sería una de las teóricas razones de que siga habiendo chistes sobre ellos.

    En lo de que los chinos se consideran superiores, estoy completamente en desacuerdo. La modestia es una de las principales virtudes de este pueblo. Eso sí, entre los chinos que conozco cunde actualmente la idea de que Europa está económicamente peor que China (cosa que no es cierta, pero es lo que creen).

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.