Varsovia sin pactos

Ya estoy de vuelta en China, tras cinco semanas en España y alrededores (me di una escapadita a Londres, ya que allí tengo familia también). No voy a hablar de depresión postvacacional porque no la tengo: ayudó mucho el tener a Once en Pekín y pasarme todas las vacaciones teniendo ganas de regresar para verla (lo que no significa que no disfrute en España ni que no la añore cuando estoy en China, que conste).

Si en la ida hice escala en Bruselas, en la vuelta me he detenido una noche de sábado y una mañana de domingo en Varsovia, lo que me dio la oportunidad de reforzar mis prejuicios y ver a polacos borrachos de vodka en la noche sabatina y llenando las iglesias católicas en la mañana dominical (supongo que unos y otros no eran los mismos). No me dio más tiempo que para visitar la zona antigua (Stare Mesto y alrededores) y el centro, con el Palacio de la Cultura y la Técnica y otros edificios de aires comunistas. Lo poco que vi de Varsovia me gustó, con esas casitas de colores que me recuerdan a otras ciudades del este de Europa por las que también pasé brevemente, como Moscú, Budapest o Liubliana.

Por relacionar un poco Varsovia con China, el sempiterno tema del blog, recordaré que Polonia no es precisamente uno de los países europeos que más simpatizan con el gigante asiático. De hecho, muchos países ex comunistas recelan de una China que aún lo es, especialmente aquellos donde se intentaron sonadas rebeliones contra Moscú, caso de Checoslovaquia en 1968 (uno de los líderes de aquéllas, el fallecido Vaclav Havel, fue uno de los mayores críticos de China en la pasada década) y Polonia en los años 80, con el sindicato Solidaridad y Lech Walesa.

La desconfianza de Polonia o la República Checa (que además son dos de los mejores amigos de Estados Unidos en Europa) no suele notarse mucho en el día a día diplomático, aunque sí se hizo patente en 2008, cuando los gobiernos polaco y checo fueron los primeros en decir que sus líderes boicotearían la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín, a raíz de la contundente respuesta de China a las revueltas tibetanas de marzo de aquel año (aunque luego todo se moderaría, especialmente con la ola de solidaridad hacia el país asiático por el terremoto ocurrido dos meses después).

Por no hablar sólo de política, diré que en Varsovia comí unos ravioles rellenos llamados pierogi, que al parecer son una comida muy típica de todo el este de Europa, y que se asemejan mucho a los jiaozi chinos (aunque los orientales quizá son un poco más suaves, que los europeos del este comen bien pesado).

Para terminar, como no podía ser de otra manera, alguna foto más de mi breve pero intenso paseo varsoviano.

Casa natal de Marie Curie.

La Plaza del Mercado, uno de los más famosos rincones de Varsovia, que como suele pasarme cuando viajo, estaba en obras (al igual que la catedral).

Monumento a Copérnico.

Edificio de aires comunistas, ya fuera del casco antiguo (había una maratón, por eso la gente corriendo).

Torre de la Cultura y la Técnica, igualmente de aires comunistas.

1 Comment

  1. Enviado por hongbei
    (Contacto Página)
    Se te olvida el vinculo gastonomico… el plato tipico de Varsovia los Pieroggi son los Jiaozis/dumplings de toda la vida…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    ¡Oye, que lo he puesto en el penúltimo párrafo!

    ~~~
    Enviado por hongbei
    (Contacto Página)
    laleche…. perdon!!!
    el clima hainanes me reblandece las neuronas…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    No pasa nada, de hecho el ver que no soy el único en establecer la comparación jiaozi-pierogi me ha animado.

    ~~~
    Enviado por luis
    (Contacto Página)
    El casco antiguo de Varsovia está totalmente reconstruido, no quedo nada tras la guerra pero todo lo que reconstruyeron lo hicieron con una fidelidad asombrosa. Ojala tomen ejemplo los chinos algún día y embellezcan un poco sus ciudades.

    ~~~
    Enviado por Chinochano
    (Contacto Página)
    Entiendo lo que dices, pero ten en cuenta un factor: la recontrucción de Varsovia tiene más de medio siglo, ya se ha avejentado y se ha convertido en el paisaje natural del lugar. Las reconstrucciones de China (por ejemplo, la calle Qianmen, al sur de Tiananmen) tienen como mucho 10 años, aún no han tenido tiempo de integrarse y de quitarse el olor a nuevo.

    ~~~
    Enviado por luis
    (Contacto Página)
    Totalmente de acuerdo pero sigo pensando que hay ciudades en china que no han puesto el mínimo interés. Por ejemplo Xian es una vergüenza lo que hay dentro de las murallas. Pudieron al menos haber recreado una zona antigua en los alrededores de las dos torres y mejorar la apariencia.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Ya sabes, los chinos tuvieron un turbulento siglo XX en el que lo viejo era burgués y maldito…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.