Nueva era, nuevos viajes

Turespaña ha lanzado esta semana una web de promoción de nuestra bella Piel de Toro para los turistas chinos, y huyendo del tópico ha decidido colocar en su portada nada menos que una imponente silueta de la Basílica del Pilar de Zaragoza, con Ebro y todo:

No soy fácilmente impresionable por las autoridades, pero esta vez han sabido llegar a mi corazón aragonés: gracias mil por esta sorpresa. Me alegro además de que se huya del tópico del flamenco, la Sagrada Familia o los toros y se apueste por lugares menos turísticos (incluso para los propios españoles), que además son igual de bonitos o más. Si hubieran puesto San Juan de la Peña o la Plaza Mayor de Aínsa ya me hubiera caído de la silla, pero bueno, quizá es mejor no pasarse promocionando sitios pequeños en mercados tan grandes como el chino, a ver si van a quedar saturados en poco tiempo…

La web tiene un diseño muy millenial (sí, llegó por fin a esta web el gran palabro que de golpe y porrazo me convierte en viejo). Y está pensada para los turistas chinos jóvenes, que empiezan a salir de su país cada vez más, y que ya no viajan con agencias y en grupos, sino por su cuenta. Un tipo de viaje que siempre me ha gustado mucho más, aunque también recuerdo con cariño los únicos en grupo que he hecho en mi vida, que fueron los de estudios, durante el colegio y el instituto.

Mirando la web, con sus propuestas aventureras para los jóvenes turistas, me puse a pensar en lo mucho que ha cambiado la forma de viajar en los últimos años, incluso para los que siempre hemos gustado de ir por libre. En mi reciente viaje a la India ya reflexionaba mucho sobre ello.

Hace 10 años los “viajeros solitarios” íbamos a todas partes armados de una guía que aludía a nuestra soledad, la Lonely Planet: hoy en día casi nadie las usa, al menos no en plena calle. Yo ahora las he sustituido por la web Wikitravel, que continúa el mismo espíritu de guía confeccionada entre todos, práctica y sin fotos (porque una guía llena de fotos es una guía para la gente que nunca va a viajar a ese sitio).

Por cierto, cuando me aburro me gusta ver los artículos de Wikitravel dedicados a lugares complicados como Kabul, Alepo, Caracas, San Pedro Sula, Mogadiscio, y casi me parece viajar a ellos…

Mis viejas guías, con más de 10 años de rodaje la mayoría… La de Taiwán la robé sin querer en Taipei, y también tenía de Camboya, Vietnam y Filipinas, pero las regalé o las perdí.

Otro enorme cambio lo han supuesto los smartphones. Ahora cuando llego a un sitio lo primero que hago es comprarme una tarjeta SIM de allí (mi móvil ha acogido tarjetas indias, indonesias, japonesas, filipinas, mongolas, hongkonesas…) y con ello me aseguro no sólo el fácil acceso a Wikitravel, sino también a Google Maps, con lo que es más difícil que te engañen los taxistas. Además, ahora con Google Maps es casi imposible perderse aunque callejees sin rumbo durante horas (si bien a veces esta aplicación te propone enormes rodeos para ir a los sitios). El móvil también te permite estar conectado a las redes sociales, y mandar una foto del sitio en el que estás a tus amigos o familia, hablar con ellos del lugar en tiempo real… o revisar cuánto vale lo que te estás comprando en euros, dólares, yuanes o la moneda que mejor te vaya (yo suelo preferir pasarlo todo a yuanes).

Lo fácil que es ahora viajar, aunque quizá el hecho de “perderse” menos por el mundo ha provocado que el viaje tenga menos romanticismo… En fin, cómo hemos cambiado, que diría Quequé.

4 Comentarios

  1. Hola Antonio: Sí, no estaría de más que los chinos conocieran nuestro precioso Pirineo, Ansó, Hecho, Canfranc, Broto…
    Proponlo. Igual te hacen caso y todo.
    Un abrazo desde Zaragoza
    Guillermo

    • Bueno, no es fácil poner Huesca en el mapa a los chinos… no conocen más allá de Madrid o Barcelona la mayoría… Yo a nivel individual a algún chino le he dicho que mi tierra es muy bonita, pero no lo promocionaría a altos niveles, porque Huesca se vería negativamente afectada si llegaran grupos de turistas chinos a cascoporro. Que vengan, pero de a poquitos, y que sean mochileros, como los que se supone que consultarán la nueva web (o Wikitravel).

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.