Vietnam y sus lazos con el chino

Sigo disfrutando de unos días de descanso en Vietnam, un país que, por si no lo sabéis, guarda bastante parecido cultural con China. Esto se nota sobre todo en la religión: los templos vietnamitas, tanto en el interior como en el exterior, son muy parecidos a los chinos.

Templo en la zona de Trang An, en el norte de Vietnam.

Las similitudes culturales proceden, como ocurre en Corea, porque Vietnam fue durante siglos una región que si no fue totalmente controlada por los chinos sí fue un Estado vasallo de los chinos. De hecho, durante siglos los vietnamitas utilizaron para transcribir su lengua los caracteres de sus vecinos del norte (al igual que hacían los coreanos).

Sin embargo, en Vietnam, como en Corea, se acabó abandonando la escritura china. Mientras los coreanos inventaron un sistema propio de escritura de su lengua (el hangul), los vietnamitas adoptaron el alfabeto occidental, usando una romanización de su lengua que inventó el jesuita francés Alejandro de Rodas en el siglo XVII (aunque su generalización en el país no llegó hasta los siglos XIX y XX, con la dominación francesa de Vietnam). Como resultado, los europeos que visitamos Vietnam podemos leer lo que dicen los carteles vietnamitas, aunque no lo entendamos, algo que se valora bastante -aprendes aunque sea un poco de vietnamita básico- en un continente donde casi cada país tiene su propio sistema de escritura.

Uno de los pocos lugares donde los caracteres chinos aún se conservan en Vietnam es en los templos religiosos, ésos que os decía que se parecen mucho a los chinos, y que normalmente son budistas, aunque seguro que hay alguno confucianista o taoísta. La razón es muy sencilla: muchos de esos templos son de la época en que la escritura china aún era la más utilizada por los vietnamitas. Tristemente, ahora los habitantes modernos del país no pueden entender lo que dicen las paredes de esos templos, o los textos antiguos de sus escritores: es la pega de haber cambiado de un alfabeto a otro.

Al pasar por la zona de Trang An, de donde os he puesto la foto del principio, he podido ver que los vietnamitas, no sé si con finalidades turísticas o religiosas, están construyendo templos budistas a diestro y siniestro. Toda esa comarca, que es preciosa (una zona de verdes montañas kársticas, ríos y arrozales que no tiene nada que envidiar a la famosa región china de Guilin) está en obras de nuevos templos, algunos de ellos gigantescos.

Y en algunos de esos templos me encontré con una nueva y curiosa forma de escribir la lengua vietnamita.

Por ejemplo, si nos aceramos más a la puerta de la primera foto, observaremos que lo que de lejos parecen caracteres chinos en realidad no lo son:

Lo que más bien parece es un intento de “chinizar” palabras escritas con alfabeto latino, en el sentido de que cada una de ellas ocupe el mismo espacio, como los caracteres chinos, para que el resultado sea igual de armónico y simétrico que el que produce la lengua de Confucio.

Todavía lo vi más claro en otro templo de nueva construcción de la zona:

 

De lejos parecen caracteres chinos, pero de cerca, resulta que son palabras en alfabeto latino donde las letras se retuercen para caber en un mismo espacio. Es algo muy similar a lo que hace un artista chino llamado Xu Bing, que simula escribir chino cuando en realidad lo que hace es “chinizar” palabras en inglés.

En fondo negro, se esconden palabras como “fly” (la primera), “impossible” (la tercera) o “forgotten” (la sexta). A ver si averiguas lo que dicen las otras.

Regresando a la propuesta vietnamita, ésta se me antoja muy curiosa: ese pueblo abandonó la escritura china, pero en cierto modo parece “echarla de menos” e intenta emularla en sitios de enjundia, como los templos.

Esto no ha de ser visto como una claudicación de Vietnam hacia lo chino -los vietnamitas están orgullosos de haber ganado guerras a chinos, franceses y estadounidenses, ¡ejércitos de tres continentes!-, pero sí que al menos parece dar a entender que, en cierto modo, los vietnamitas no renuncian a su Historia, como todo pueblo que se precie debe hacer.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.