Ya vuelvooooo

Hola a todos y todas después de dos semanas de parón en este blog, el paréntesis más largo en la historia de Chinochano. La semana pasada estuve de viaje y, por una vez, no me llevé ordenador ni visité cibercafés, por lo que he estado ausente tanto del blog como de las redes sociales, y la verdad es que me ha venido bien. La razón de todo ello: unos amigos de España vinieron a visitarme y me fui con ellos a Qingdao y Shanghái.

Shanghái, ciudad que llevaba casi dos años sin visitar (en 2013 no cumplí con mi tradición anual de ir a la ciudad enemiga) estaba realmente bonita el día que llegamos. Nunca había visto en ese lugar cielos tan azules, y encima con nubecitas aborregadas. Será que de tanto sufrir nieblas y smogs en Pekín, me impresiona más ver estas cosas…

La gran novedad de Shanghái desde que la visitara hace dos años es, como se ve en la foto anterior, que ya tiene casi terminado su nuevo megarrascacielos, que creo que se llama la Torre de Shanghái y será el segundo edificio más alto del mundo, con 120 pisos. Lo inaugurarán en 2015, y si necesitan propuestas para ponerle motes, a mí esa forma de cilindro un poco retorcido y ancho por abajo me recuerda a un percebe, por si les apetece bautizarlo así en la jerga popular…

El Percebe condena al Abrebotellas (la torre SWFC, el rascacielos del agujero trapezoidal), que hasta ahora era el techo de Shanghái, a un papel segundón, de la misma forma que ese edificio «empequeñeció» a la torre Jinmao cuando fue inaugurado. En este viaje subí al Abrebotellas, quizá por última vez, y comprobé que el Percebe no le tapa las vistas, así que aún podría atraer a los turistas.

Jinmao, Percebe y Abrebotellas vistos desde abajo.

Una cosa que hice esta vez en Shanghái y que no había hecho nunca antes es salir de noche por los edificios coloniales del Bund, donde yo no sabía (los de Shanghái se reirán de mí) que hay muchos clubes pijillos, algunos con terraza, a donde acude lo más granado de la ciudad. A muchos de ellos (el famoso Rouge, por ejemplo) no me dejaron entrar porque llevaba zapatillas deportivas o alguno de mis amigos iba en pantalón corto, por unos estrictos códigos de vestimenta que en Pekín veríamos intolerables. Al menos sí pudimos entrar a un local bastante curioso que se llama Cirque du Soir y que tiene una estética así como decadente, con gogos maquilladas de forma siniestra que bailan mientras se vierten cera caliente de velas, un enano, un gigante, camareros que hacen malabarismos con botellas ardiendo mientras la barra está en llamas y otras rarezas.

Por lo demás, regreso de Shanghái, como siempre, con los bolsillos muy pesados, porque en la perla del Yangtsé casi todo el cambio pequeño lo dan en monedas de un yuan, no en billetes. No sé muy bien por qué en Shanghái son más de moneda y en Pekín de billete, pero siempre ha sido así. Antes pensaba que era porque en Shanghái las máquinas automáticas de venta de billetes de metro iban sobre todo con monedas (y en Pekín no existían), pero ahora que también las hay en la capital china, no me vale esa explicación.

1 Comment

  1. Enviado por HongBei
    (Contacto Página)
    En 2007 hice un curso de verano en Shanghai Jiaotog , y no existia el dress code en el Bar Rouge, al menos entre semana….
    Quizas estaba lleno el dia que intentasteis entrar… es una pena que te hayas perdido las vistas desde su terraza… bien merece la pena la «overpriced» Qingdao, creo recordar que costaba lo mismo que un cocktail en el Jazz bar giratorio del hotel Rassmussen en Peoples Square….

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Tampoco me dejaron entrar en el Mint, y en otro que está en el mismo edificio que el Rouge nos ofrecían comprar unos pantalones largos por 200 yuanes… En fin, muy elegante todo pero un poco excesivo.

    ~~~
    Enviado por Leo
    (Contacto Página)
    Ya te vale, venir a Shanghai y no avisar… ; )

    ~~~
    Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    Yo alguna vez he escuchado que lo de papel/metal es porque en Pekin esta hay fabrica de papel moneda y en Shanghai hay de papel y de metal moneda.
    http://www.cbpm.cn/English/Branch/

    Durante la Republica de China la fabrica de moneda se establecio en Shaghai en 1920 (y luego se fue a Taiwan con CKS).

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Pues es una explicación bastante creíble, similar a la que explica por qué en Shanghái todos los taxis (o casi todos) son Volkswagen Santana, mientras que en Pekín son Hyundai Sonata.

    ~~~
    Enviado por Dani (zaichina)
    (Contacto Página)
    El tema de los billetes y las monedas yo creo que no sólo es de Pekín-Shanghai, no? A mí me pasa cada vez que voy por el sur, a ciudades como Hangzhou, Guangzhou, Guilin… nunca me pasa sin embargo cuando estoy en el norte. Habría que investigar si existe esa división norte-sur.

    ~~~
    Enviado por HongBei
    (Contacto Página)
    En Haikou no he visto ninguna moneda de yuan… incluso los maos que te dan son en billetes… a excepcion de los grandes supermercados que te dan peseticas plateadas 🙂

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    No sé a qué espera la Academia China de Ciencias para estudiar a fondo este asunto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.